Con Colombia Casi Perdemos – CCCP

Primera página de El Tiempo, 1962. Foto archivo El Tiempo

Por: Hernán Alejandro Olano García.

El 3 de junio de 1962, en la segunda de tres jornadas del Grupo A de la Copa Mundial de Fútbol Chile 1962, se desarrolló en Arica un partido que pasó a la historia y del cual, sesenta años después aún se habla.

La Selección Colombia se enfrentaba a la Selección de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas – URSS, cuya traducción es esa, pues en sus rojas y comunistas camisetas, se leía CCCP, en ruso, Cборная Советского Союза по футболу, que dio lugar al chistecito “Con Colombia Casi Perdemos”, pues al final del encuentro el resultado sería 4-4.

Previamente, Colombia se había enfrentado a la selección de Uruguay, perdiendo con un gol, frente a los de la nación de la banda oriental del Río de la plata y, en la última jornada del grupo, también sería vencida Colombia con cero goles, frente a los cinco que anotó el onceno de Yugoslavia, un Estado hoy día fragmentado en varias repúblicas.

De esa primera ocasión en la cual Colombia participó en una Copa Mundo, luego de vencer en la fase clasificatoria a Perú.

En el Estadio Carlos Dittborn de Arica, los jugadores colombianos, bajo la dirección técnica del argentino Adolfo Pedernera, se enfrentaron al grupo conducido por Gavriil Kachalin.

Los soviéticos, jugaban en el Dínamo de Moscú, el Dínamo de Tbilisi (actual República de Georgia), el CSKA de Moscú; el Lokomotiv de Moscú, el Spartak de Moscú; el Torpedo de Moscú; el Dínamo de Kiev (actual República de Ucrania) y el SKA Rostov del Don, Rusia.

Además del portero Lev Yashin y de sus suplentes el ucraniano Vladimir Maslachenko y Sergo Kotrikadze; estaban como defensas Valeri Voronin, Anatoli Maslyonkin, Leonīds Ostrovskis, Eduard Dubinski y el georgiano Givi Chojeli; como mediocampistas Ígor Chislenko, el tártaro Galimzian Jusainov, el georgiano Slava Metreveli, Yozhef Sabo, Albert Sesternéyov, Nikolai Manoshin y, el capitán del equipo 
Ígor Neto; actuando, igualmente en la delantera Gennadi Gusarov, Valentín Ivanov, los ucranianos Viktor Serebryanikov y Víktor Kanevskiy, el georgiano Mikheil Meskhi, Viktor Ponedelnik, Aleksei Mamykin.

Los colombianos, eran procedentes de equipos como el Independiente Medellín, Deportivo Pereira, Millonarios, Independiente Santa Fe, Deportes Tolima, América de Cali, Atlético Nacional, Once Caldas, y el Deportivo Cali, estaban en la portería Efraín Sánchez y Achito Vivas; los defensas Francisco Zuluaga, Aníbal Alzate, Jaime González, Ignacio Calle, Carlos Aponte, Óscar López y Héctor Echeverry; los delanteros Germán Aceros, Luis Paz, Ignacio Pérez, Eusebio Escobar, Marino Klinger, Antonio Rada, Héctor González, Jairo Arias y Delio “Maravilla” Gamboa, uno de los mejores jugadores colombianos de todos los tiempos.

Actuaron como mediocampistas Jaime Silva, Rolando Serrano, Hernando Tovar y el legendario jugador barranquillero Marcos Coll, la única persona que en la historia de los mundiales ha podido realizar un gol olímpico, jugada en la cual el balón enviado con efecto desde el saque de esquina entra directamente en la portería rival, particularmente la de Lev Yashin, considerado el mejor portero de la época y de la historia del fútbol profesional mundial, conocido con el apodo de la araña negra.

El padre de Marcos Coll fue el primer árbitro FIFA de Colombia y quien pitó el primer partido profesional en 1948. Su hijo, Mario Alberto Coll, también hizo parte de la Selección Colombia de Fútbol.

Sobre Revista Corrientes 5671 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com