Columna Desvertebrada: Vidas para lelos: CER y Livia

Foto tomada de su página en Facebook

Por Oscar Domínguez Giraldo

Carlos Enrique Ruiz,  CER, y señora, Livia González, viven en eterno 14 de febrero, día de San Valentín.   

Todos los días se mandan flores, en forma de versos de este corte: Estando los dos estamos todos; te quiero tanto, amor, que cuando estamos juntos, te recuerdo (citas hechas de memoria).  

El uno es el primero y el último amor del otro. Estornudan al tiempo, se enferman y se alivian al unísono.  

Solamente permanecen juntos tres veces al día: siempre, siempre, siempre. Sostienen sus amigos. El uno es el corrector de vida del otro. Desde un principio convirtieron el matrimonio, su amor, en otra de las bellas artes.  

En Manizales, donde ejercen su idilio de nunca acabar, desfilaban por la Avenida Santander. La pandemia  los mandó pal monte. Sostienen sus amigas que los ven como el punto y coma del amor. 

De ella dijo él: “Quiza sea Livia mi única cómplice con quien puedo leer y releer lo escrito para pulir y para saber que estamos vivos, gozosos”. Ella dice lo mismo en un suspiro. 

En las montañas se dedican a la cacería  de “crepúsculos con arreboles”, como en el poema de De Greiff. Arrebol que se le pasa al marido,  “su dulce enemiga”, como diría Don Quijote, se lo canta. No en vano fue profesora de canto y de piano en la Universidad de Manizales. Además, canta que da gusto. Sostienen sus escuchas.  

Retratados, los arreboles, poemas de viento, nube y colores, van a parar a la revista virtual Aleph y a Facebook.  Todos van con leyenda. 

“Un crepúsculo suele ser la exaltación de la nostalgia, con serenidad reflexiva y espíritu en sosiego”, dice reciente pie de foto redactado por el ensayista, exdirector de la Biblioteca Nacional, exviceministro de educación, exrector de la Universidad Nacional de Manizales, etcétera.  

La revista, pura literatura y pensamiento, es quizá la más vieja en su género en Locombia: 55 años cumple este año impar que ojalá no sea copia al carbón del 2020. La publicación está capando estatua.  

Primero se editaba en papel. Su pasta tenía el color y el olor de la nostalgia. Al dueto CER-Livia le tocó hacer el tránsito del papel al ciberespacio. La pueden bajar en www.revistaaleph.com.co donde el columnista de La Patria se declara inventor de crepúsculos e imaginero de caminos.  

Ni siquiera su condición de ingeniero de vías, le arruinó al poeta que lleva por dentro. Por alguna rara alquimia la ingeniería le mejoró su prosa y su poesía.   

 Como los dos, ante todo, son profesores, siguen sin parpadear al exrector y excandidato Antanas Mockus. Lo avalan políticamente desde mucho antes de que el hombre que se casó en una jaula rodeado de tigres hambrientos exhibiera en público los jardines colgantes de su babilonia sexual. CER  y Livia son la encarnación manizaleña de Antanas. Sostengo yo.  

Aleph, que incluía partituras de grandes compositores y autógrafos exclusivos de los autores, tal vez arrancó con la temprana lectura que hizo CER del libro de Cervantes, en una edición proletaria de TOR. Quedó tatuado de por vida.  

No hay que ser Sherlock Holmes para descubrir que el nombre de Aleph salió de una costilla de un cuento de Borges. Otras influencias que han padecido son las de Sócrates, Confucio, Montaigne, Einstein… Con tales amistades cualquier romance es eterno.  

Sobre Revista Corrientes 5178 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*