Columna Desvertebrada. Historias de locos bajitos (52)

Los "autorretratos" de los nietos

Por Óscar Domínguez G.

Sin preámbulos, vamos al grando: los bajitos tienen la palabra:

“De niña, no quería ser negra” (La vicepresidenta Francia Márquez, en entrevista con CNN. Lo decía al ver la discriminación que sufrían los de su raza).

En un paradero de  buses  me tocó presenciar una bella escena protagonizada por Martín, de 3 años,  y su mamá:

  • Mami, mami, mira la luna.  
  • ¿Cierto que es hermosa?
  • Quiero tocarla, gritó Martín.  
  • No, tesoro, dijo Susana, está muy alta.
  • Corramos, mami, el abue  tiene  escalera. 

Cuando Vida, de 8 años, y su familia, comieron en la mesa del comedor y no en la tradicional mesita de la cocina… comentó: “Mami, cuando comemos en esta parte de la casa parecemos ricos”

Mis cuatro nietos, por petición de su abuelo, accedieron a dibujarse a ellos mismos. De izquierda a derecha, Ilona Lu,  bogotana (8 años), Patrick George (12 años, de Melbourne), Sofía Mo (10 años, nacida en Río) y Mateo (12 años, mellizo con Patrick). En la otra foto, con los nietos con el abuelo . (Foto Andrea Domínguez Duque)

Mi sobrino Roberto, de 3 años y medio, es increíble en su razonamiento y en el uso del lenguaje.  Un día que salió con algo gracioso, le dije:

  • Tu eres un cuento.
  • ¿Por qué me dices eso: acaso tengo hojas?

Felipe, de 6 años, dialoga con su padre:

– Tu tío Carlos no come helados.

–  ¿Por qué?

– Porque cuando era niño sufrió de bronconeumonía y el frío le hace daño.

-. Entonces,  ¿a mi tío le calientan los helados?

Jacobo,  de 5 años,  al escuchar que su  abuelo , Pacho Semillas, en estado comatoso,  permanecía  sin despertar  en la Clínica León XIII, nos propuso pedirle  de regalo al Niño Dios un ¡reloj despertador!

“Tú me quisiste desde  niño y eso quiere decir para siempre”. (Raúl Gómez Jattin, poeta).

La mamá de Camila, ejecutiva de un banco, llega un poco preocupada por un asunto pendiente. Su hija de 6 años, al verla, le dice: Mami nos contaron la historia de David y Goliat. ¿Sabes qué pienso?  Que el Goliat es un problema difícil, y que hay que buscar el puntico que lo ayuda a resolver. ¡Mañana concéntrate como David en ese puntico!

  • Catalina, de 3 años, va en el carro con su papá:
  • Mira va una “gruba”,
  • Hija, se dice grúa.
  • No, es que ya le cambiaron el nombre.

David, 4 años, al despedirse de su abuelo, después de celebrar el día de la madre: Feliz día del madro.

El niño cogió un pedazo de carbón y escribió en el cemento una palabra fea.  La madre que leyó el texto lo reprende: Te vamos a lavar la boca con jabón. Respuesta del chiquillo: No dije la palabra, la escribí. No deben lavarme la boca, sino las manos. 

Los «autorretratos» de los nietos

Un día en el jardín infantil la lonchera se componía de arepa de garbanzos, lechuga y brócoli. Ante semejante banquete vegetariano, Candelaria, de 3 años, comentó: “Nos están dando la lechuga de las gallinas”.

Mi nieta Ilona, todo un tsunami de ternura, a sus  8 años, le salió con este piropo a su madre: “Mami, eres una estrella fugaz que llegó a la tierra”.

Sobre Revista Corrientes 6567 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com