Colombia: Cifras que inquietan, acuerdos que tranquilizan

Gloria Inés Ramírez, ministra del Trabajo, en su oficina de Bogotá, el 9 de septiembre de 2022. / DIEGO CUEVAS

LUCAS REYNOSO

Entre los villancicos y las carreras de la temporada navideña, la vida entra en el conocido ritmo decembrino. La actividad política y económica del país se desacelera, sin que por eso deje de sorprender. Dos postales de esta semana resumen la situación en la que está Colombia: las cifras económicas preocupantes son una; los acuerdos esperanzadores entre actores diversos que buscan amortiguar la crisis son otra.

La postal preocupante se dio el viernes tras la reunión de la junta directiva del Banco de la República. La entidad subió de 11% a 12% sus tasas de interés, con la aspiración de enfriar el consumo y reducir la inflación. La medida era predecible, pero no por eso deja de preocupar. La tasa en la que el Banco de la República presta dinero a otras entidades financieras es la más alta de los últimos 23 años. Eso aumenta el costo de los créditos para todos a la vez que evidencia la inquietud que produce el aumento disparado del costo de vida: la inflación interanual del 12,5% que se registró en noviembre es la más alta desde 1999, los mismos 23 años. Y se espera que suba más en diciembre, cuando hace apenas menos de dos meses el ministro de Hacienda nos dijo, en una entrevista, que esperaba que empezara a bajar en noviembre. No pasó.

El aumento de las tasas de interés se da en un amplio contexto de incertidumbre económica. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) no baja pese a que en otros países como España o Brasil retrocede hace meses. Además, las cifras de desempleo se estancaron y el Gobierno prevé una desaceleración de la economía en 2023. La alta tasa de crecimiento del 8% del Producto Interno Bruto (PIB) con la que se espera cerrar este año tiene fecha de caducidad.

Pero no todo es preocupante. La segunda postal es la esperanzadora, acontecida apenas un día antes, el jueves, tras el acuerdo entre centrales obreras y gremios para subir el salario mínimo. La ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, anunció junto al presidente una subida del 16%, de 1.000.000 a 1.160.000 de pesos (alrededor de 260 dólares), más un aumento del 20% del auxilio de transporte. Así, más de 3,4 millones de trabajadores recibirán 130.000 pesos mensuales.

La negociación, en palabras de Ramírez, fue llamativa. La primera dirigente comunista en ocupar un ministerio logró crear una relación de confianza con los representantes gremiales, que aceptaron un incremento de tres puntos más que la cifra de inflación. No es algo menor: en los últimos 10 años, no hubo acuerdo en seis ocasiones y el Ejecutivo tuvo que realizar el aumento por decreto.

La capacidad de la ministra para conciliar con empresarios que muchos ubican a la derecha no solo evidencia que el Gobierno de Gustavo Petro no ha sido “el apocalipsis”, como comentó el exministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo en conversación con EL PAÍS. También muestra lo que Yolanda Ruiz señala en su columna como “una imagen saludable de la democracia colombiana”. Varias medidas se pueden cuestionar de los primeros meses de Gobierno, pero es un cambio positivo que el que piensa diferente ya no es un enemigo. Las imágenes de diálogo son “mensajes positivos a una sociedad que sigue muy dividida”, afirma Ruiz.

La postal de la ministra se suma a otras escenas de estos meses. Algunos ejemplos son los diálogos entre Petro y su némesis política, el expresidente Álvaro Uribe, el acuerdo en octubre que lograron la ministra de Minas y las empresas de energía para reducir las tarifas, y el convenio ese mismo mes entre Petro y su archienemigo, el líder ganadero José Félix Lafaurie, para sacar adelante la reforma agraria. Todas estas escenas evidencian una predisposición de actores diversos a dialogar, pese a las dificultades que enfrenta el país.

La frenética agenda del Gobierno promete reiniciar con fuerza. Hay reformas previstas en el sistema pensional, salud y derechos laborales en fila para que las lleve al Congreso en el primer semestre, además de que se debatirá el Plan de Desarrollo y seguirá avanzando al reforma política. Será esencial, entonces, mantener en 2023 las dinámicas evidenciadas al filo de esta temporada navideña.

Sobre Revista Corrientes 6871 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]