“Chuzadas” más allá de los periodistas

Imagen kaosenlared.com

Por William Giraldo Ceballos

El “Perfilamiento”, de periodistas, dirigentes políticos, líderes sociales, funcionarios y hasta militares mediante “chuzadas” y seguimientos estaba dirigido al origen de las informaciones, a las fuentes, que alimentaron las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos, a los acuerdos de paz en Colombia.

Saber quiénes desde adentro filtran estrategias, y la corrupción también.

Con seguridad se quería precisar, mostrar el contorno de algo, no de las personas más visibles en “Las carpetas”, sino de las que estaban detrás de las noticias y de las opiniones expresadas públicamente contra hechos que avergüenzan no solo a la sociedad sino a las instituciones y entre ellas a las fuerzas armadas, en particular al Ejército.

Parecería una acción de solidaridad de cuerpo, instinto de conservación para frenar el deterioro institucional.

Los blancos del espionaje están coyunturalmente relacionados: Abogados de organizaciones defensoras de derechos humanos, congresistas, líderes sociales, sindicalistas y militares relacionados con la negociación de los acuerdos de paz con las FARC.

Todos ellos, fuentes de información de los periodistas colombianos y extranjeros “perfilados” en las carpetas que reveló Semana, porque estaban llevando a conocimiento de la opinión pública tácticas y operaciones militares como los falsos positivos, la connivencia con grupos paramilitares y el espionaje a quienes de una u otra manera, políticos o funcionarios estuvieran alimentando el desprestigio del Ejercito.

Querían -¿quieren?- saber cómo acceden los comunicadores y columnistas a informaciones delicadas como el manejo de los contratos y sus eventuales o probadas maniobras de corrupción, las diferencias de criterio entre los altos mandos para el manejo del orden público en el marco de los acuerdos de paz y la lucha contra el narcotráfico.

Saber también cómo los reporteros contactan y entrevistan a los líderes de los grupos armados que los militares no han logrado localizar.

Al espiar a congresistas y funcionarios tan cercanos a la Presidencia de la República como el ex secretario general Jorge Mario Eastman, lo que querían -¿quieren saber? es cómo, quiénes y cuál información relacionada con las fuerzas armadas y del Ejército llega a conocimiento del Presidente.

Inteligencia, por ninguna parte. Nada menos

Sobre Revista Corrientes 3748 Artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*