Autoridades morales en periodismo

"Valores morales" frente a la independencia periodística. Foto Las2orillas

Por Cecilia Orozco Tascón, Diario El Espectador, Bogotá

El 19 de marzo de 2018, la revista Semana publicó un artículo con el siguiente título: Trino de Álvaro Uribe contra Daniel Coronell desata dura controversia (ver). La atención de la revista se centró en el escándalo que produjo un trino que Uribe había publicado y en el que expresaba sus intenciones de desaparecer el noticiero que descubrió que su reelección, en 2006, había sido bastarda y corrupta por cuanto se logró mediante la compra de votos en el Congreso (yidispolítica).

El expresidente ordenaba en su mensaje cortarle la cabeza a Noticias Uno: “Daniel Coronel, político y contratista de Santos, tiene pánico y con razón; un Gbno de Iván Duque manejará con transparencia las concesiones de televisión”. Hoy, el sueño de Uribe podría convertirse en realidad puesto que tiene poder sobre el jefe de Estado. No obstante que Duque aseguró, de inmediato, que su Gobierno respetaría la libertad de prensa, los —y las— coyotes de la bancada uribista en el Congreso han reiterado, día tras día, semana tras semana, mes tras mes, las tres mentiras del trino de su superior para darles apariencia de verdad. Truco conocido desde el siglo de Maquiavelo. Sin embargo, la tarea de descrédito a Noticias Uno, cuyo buen nombre profesional ha crecido en sentido totalmente opuesto al esperado por sus detractores, ha permanecido en el ámbito del uribismo y sus secuaces, falsos comunicadores vendidos, monetariamente, a esa causa.

Néstor Morales, director de noticias en Blu Radio, cuñado presidencial. Foto Blu Radio

Y esta semana el director de una cadena radial, es decir, un periodista con serias responsabilidades sobre lo que afirma al aire porque compromete no solo su respetabilidad profesional sino la de la “casa editorial” que representa, difamó a Noticias Uno y a sus reporteros copiando las falsedades del señor Uribe. Ese directivo mediático pretendía atacar una columna de Coronell en Semana, qué coincidencia, la misma revista que había difundido la venganza que Uribe preparaba y a la cual se incorporó, tarde ya, el director periodista como si las frases de su editorial fueran suyas y no de autoría politiquera: “Daniel, que está (sic) tan amigo del escrutinio público de los medios de comunicación, le voy a hacer una pregunta: su noticiero —porque Daniel es propietario y dueño (sic) de un medio de comunicación—, su noticiero de televisión ¿por qué no hizo denuncias en el gobierno de Santos que ‘premió’ a Daniel Coronell con un noticiero de televisión? ¿Puedo suponer yo… que ese fue un favor de Daniel y de los periodistas de Noticias Uno… con el gobierno que lo ‘premió’ adjudicándole un noticiero ‘gratis’ para competir en la televisión colombiana?”.

Quien escribe esta columna dirige Noticias Uno hace ocho años y asume, junto con su respetabilísima sala de redacción, las fallas y los éxitos que en esta época haya tenido. Así como puedo dar fe de que el accionista histórico de Semana, Felipe López, nunca cercenó mi libertad de dirección en el Noticiero de las 7, de su propiedad y adjudicado a él en condiciones tan profesionales como cuando se le adjudicó recientemente una concesión al Canal Uno (del cual Noticias Uno posee solo el 20 %), afirmo tajantemente que Daniel Coronell (accionista mayoritario pero no único de Noticias Uno, o sea de menos del 20 %) jamás ha intervenido en el contenido de este informativo desde cuando se fue del país a dirigir a 600 periodistas de la cadena Univisión, en Estados Unidos. Algo ocupada estará su mente en otros asuntos, por favor. No defenderé a Noticias Uno. Esta se defiende a sí misma cuando —para nuestro honor— los días lunes, después de nuestras emisiones de fin de semana, varios medios, incluido el de nuestro nuevo enemigo, nos hacen el homenaje de retomar o desarrollar nuestra agenda noticiosa. Aporto tres detalles que indican la falta de rigor profesional del director-periodista y que descubren su fondo ideológico, que no ético: 1. El Canal Uno no obtuvo una “concesión gratis”: les costó a sus accionistas más de $117.000 millones por utilizar una red estatal deteriorada y sin las ventajas de los canales privados. 2. Él, que pese a lo que dijo nunca fue director de Noticias Uno, se molestó cuando le ofrecieron el cargo a esta columnista porque, según confesó enardecido ante dos directivos de la empresa, “él era el director-presentador ‘natural’” de Noticias Uno. 3. Quien aquí firma renunció a la dirección del Noticiero de las 7 al otro día de que su entonces esposo, Darío Restrepo Vélez, fuera nombrado por el presidente César Gaviria como su director de Inravisión, poderosa entidad que tenía funciones de vigilancia sobre la televisión. Había una clara incompatibilidad moral y por eso me fui. ¿El cuñado del presidente Duque, aliado “natural” de la causa uribista, tiene autoridad para hablar de otros? La amenaza del senador expresidente va tomando forma…

* Aclaraciones necesarias:

– Esta columna se escribió antes de conocerse la decisión del socio de revista Semana, Felipe López, de retirar de su medio la columna de Daniel Coronell. Doloroso capítulo del periodismo colombiano, muy a tono con los tiempos políticos actuales en que prima la censura y los censores sobre la libertad y los defensores de las libertades.

– La poseedora del 20% del Canal Uno no es, en estricto sentido, Noticias Uno. Es la empresa NTC S.A., uno de cuyos productos es Noticias Uno. En lenguaje accionario, esto es diferente.

También le puede interesar: “The New York Times y los falsos positivos: ¿A quién es que le sirve la prensa?”

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*