Mi Café : ¡Amaneció !

Imagen Sociedad Interamericana de Prensa. SIP


Una semana de oscuridad no detuvo el propósito de mantener viva la libertad de expresión en nuestro medio y en nuestro país.

La Revista Corrientes que tienen en sus pantallas sigue en la plataforma. 

Y sigue  para que en ella quepan todas las corrientes de opinión con la posibilidad de disentir y hacer efectiva la participación política en una democracia que doscientos años después todavía está  en construcción.

Freedom House ha dicho que en Colombia la libertad de prensa es relativa: “La autocensura es común, y la calumnia y la difamación siguen siendo delitos penales. El gobierno no restringe el acceso a internet, ni tampoco  censura los sitios web. Twitter y otras plataformas  de medios sociales se han convertido en espacios importantes para el discurso político”.

La experiencia reciente les dice a ustedes, nuestros lectores y colaboradores, que -entre otras cosas- son los propios medios de comunicación los que se encargan de frenar la libertad de expresión convirtiendo en producto comercial, en mercancía, la opinión de sus columnistas  con la investidura  empresarial de remunerar al columnista y obtener para el medio los derechos de autor. Es otra manera de ejercer censura y obligar a los demás a autocensurarse. 

No les parece suficiente el reconocimiento o crédito de la procedencia –medio- y del autor, sino que se les paguen como mercancías  las denuncias de corrupción y por los concienzudos análisis de los pensadores de la actualidad  nacional que publican y que se convierten en temas de interés público para la sociedad.

Fiel a los principios de la libertad de pensamiento y de información, la revistacorrientes.com seguirá abierta a la exposición de las ideas con respeto a la dignidad, el honor, el buen nombre y la intimidad de las personas.

Amanecerá de nuevo muchas veces.

William Giraldo Ceballos

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*