30 frases del recordado Joan Manuel Serrat

El adios de Joan Manuel Serrat. Foto El País

Por Guillermo Romero Salamanca

El 1 de diciembre, la disquera Sony Music lanzó un comunicado en el cual anunció el retiro de las tarimas del gran Joan Manuel Serrat:

“Después de una inactividad forzosa, obligada por la pandemia global de covid-19, Serrat regresa a los escenarios con una última gira, ‘El vicio de cantar 1965-2022’, con la que quiere despedirse personalmente del público con el que ha compartido vida y canciones durante más de medio siglo”, dijo la multinacional.

José Vicente Arizmendi siempre ha sido uno de sus fanáticos. Lo mismo, Ricardo Rondón. Quedaron perplejos con la noticia. Pero, así como ellos, miles de seguidores de Serrat en Europa y América recordaron algunas de sus frases sacadas de sus temas musicales.

Por sus obras los conocerán y quedan las canciones, composiciones y sus conciertos. En estos días sus videos han multiplicado las visitas. La radio ha vuelto a poner sus temas y miles de páginas de internet hablan de su vida musical.

30 FRASES PARA RECORDAR

Serrat en concierto. Foto El Periódico

* Nunca perseguí la gloria, ni dejar en la memoria de los hombres mi canción; yo amo los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón.  Cantares

* Harto ya de estar harto, ya me cansé de preguntar al mundo por qué y por qué, la rosa de los vientos me ha de ayudar y desde ahora vais a verme vagabundear, entre el cielo y el mar, vagabundear. – Vagabundear

* Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ti. – Hoy puede ser un gran día

* No escojas sólo una parte, tómame como me doy, entero y tal como soy, no vayas a equivocarte. – Sinceramente tuyo

* No sé si me gusta más de ti lo que te diferencia de mí o lo que tenemos en común. – Te guste o no

* Sin utopía la vida sería un ensayo para la muerte. – Utopía

* La mujer que yo quiero me ató a su yunta para sembrar la tierra de punta a punta, de un amor que nos habla con voz de sabio y tiene de mujer la piel y los labios. – La mujer que yo quiero

* Penélope. Tristes a fuerza de esperar, sus ojos parecen brillar si un tren silba a lo lejos. Penélope, uno tras otro los ve pasar, mira sus caras, los oye hablar. Para ella son muñecos. – Penélope

* Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma, nuestros rencores y nuestro porvenir.  Por eso nos parece que son de goma y que les bastan nuestros cuentos para dormir. – Esos locos bajitos

* Colgado de un barranco duerme mi pueblo blanco. Bajo un cielo que, a fuerza de no ver nunca el mar, se olvidó de llorar. – Pueblo blanco

* Y con la resaca a cuestas vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas. – Fiesta (El estreno)

* Lo común me reconforta, lo distinto me estimula. – Te guste o no

* Fue sin querer, es caprichoso el azar, no te busqué ni me viniste a buscar. – Es caprichoso el azar

* Bienaventurados los adictos a emociones fuertes porque corren buenos tiempos para la gente marchosa. – Bienaventurados

* Murió el poeta lejos del hogar. Le cubre el polvo de un país vecino. Al alejarse le vieron llorar. – Cantares

* Si un día para mi mal viene a buscarme la parca. Empujad al mar mi barca con un levante otoñal y dejad que el temporal desguace sus alas blancas. – Mediterráneo

* Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas, ansiado por el plomo. – Canción del esposo soldado

* Prefiero los caminos a las fronteras y una mariposa al Rockefeller Center. – Cada loco con su tema

* Corren buenos tiempos, buenos tiempos para esos caballeros locos por salvarnos la vida a costa de cortarnos el cuello. – Buenos tiempos

* Quiero cantar al amor. Al primero. Al último. Al que te hace padecer. Al que vives un día. – Ahora que tengo veinte años

* Pero hoy sólo tengo veinte años. Hoy aún tengo fuerzas, y no tengo el alma muerta, y me siento hervir la sangre. – Ahora que tengo veinte años

* Mi corazón echó a volar como un cometa presintiendo que rondabas por allí. Fa, Sol, Fa, Mi, Re, Do, Re, Mi. – Bendita música

* De los infiernos, fuego y ceniza. A las tinieblas, ceniza y fuego. Caricias vueltas papel de lija. Así en la guerra como en los celos. – Así en la guerra como en los celos

* La gente, jefe, es mala y el mundo, un desatino. Mire, sin ir más lejos, este sujeto vendería a su madre por un cartón de vino. – Benito

* Y las olas sembrarán caracolas, arena y algas entre tus pies. Los besarán y se irán después hacia otra playa. –  Cuando me vaya

* Barquito de papel, sin nombre, sin patrón y sin bandera, navegando sin timón donde la corriente quiera. – Barquito de papel

* Me iré silbando aquella canción que me cantaba cuando era un crío, un marinero lleno de ron por si en verano sentía frío. – Cuando me vaya

* Podrán, limo y arena, por ver la luna llena rasgar el negro manto del asfalto. – Arena y limo

* Para el hijo será la paz que estoy forjando. Y al fin en un océano de irremediables huesos tu corazón y el mío naufragarán. – Canción del esposo soldado

* Y una tórtola, cegada por un sol que muerde, se pierde salpicando la mañana preñada de verde. – Arena y limo. (GRS-Prensa).

Sobre Revista Corrientes 6526 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*