Al instante

“Yo le hice el paseo millonario a Carolina Cruz y a Daniel Arenas”

Diario El Espectador, Bogotá

Fotocomposición El Espectador

En 2007, la presentadora y el actor fueron víctimas de robo y secuestro. James Eduardo Vargas Prieto dice que es él y no José Fabio Cano, quien cometió el delito. Cano lleva once años tratando de demostrar su inocencia.

En marzo de 2007 la noticia estuvo en las páginas de los principales medios de comunicación del país: La presentadora Carolina Cruz y y el actor Daniel Arenas, víctimas de paseo millonario en el norte de Bogotá, era el titular que daba cuenta de una información que aumentaba la sensación de inseguridad en la capital de la República.

Rápidamente las autoridades abrieron una investigación del caso y capturaron a un hombre llamado José Fabio Cano, a quien identificaron como ‘El Rey del Paseo Millonario‘. En septiembre de 2011, Cano fue condenado a 40 años de cárcel por los delitos de secuestro extorsivo agravado, hurto calificado y concierto para delinquir. Hoy está preso en la cárcel de Acacias, en el departamento del Meta.  Lea también: Ratifican condena contra autor del paseo millonario a Carolina Cruz

Sin embargo, este hombre que hoy tiene 55 años, lleva once tratando de demostrar su inocencia. En diálogo con el programa Testigo Directo, Diana Corredor, esposa de José, aseguró que, en una de las diligencias judiciales, la propia Carolina Cruz le reconoció que él no había sido el hombre que la robó y la mantuvo secuestrada, junto a su entonces novio, Daniel Arenas, la noche del primero de febrero de 2017.

James Eduardo Vargas Prieto, quien sería el verdadero culpable de este delito, dice que Cano no tuvo nada que ver. “Es injusto lo que está pasando con este señor. El de los hechos soy yo”, dijo Vargas Prieto a Testigo Directo.

Además: Los narcos y la farándula: breve historia de un matrimonio eterno

“La noche del primero de febrero de 2007 los intimido (a Carolina Cruz y Daniel Arenas) con una subametralladora. Opto por pasarlos del vehículo de ellos, al que íbamos nosotros. A ella la acuesto en la silla y a él lo siento en el piso. Siempre intimidándolos verbalmente y apuntándoles, preguntándoles por las tarjetas de crédito y por la alarma del carro, para que no dieran aviso a las autoridades”

Según su testimonio, en el rond point de la calle 100 con carrera 15, él, y los otros dos integrantes de la banda que lideraba, interceptaron la camioneta negra Mazda 3 en la que se transportaban Cruz y Arenas. “Les hago el hurto en la 92 con avenida Circunvalar. Opté por hacerles el paseo millonario en el transcurso de una hora y los dejo en el barrio La Alambra, en la 116 con autopista”

Según dice, esa noche, además del dinero que sacaron del cajero, robaron relojes y celulares de alta gama de propiedad de los famosos. Revela que la camioneta del actor, la vendieron en $3 millones.

“Nombres no puedo decir. Lo hago por mi seguridad, no puedo relatar nada porque es como si los estuviera entregando”, dijo James cuando se le preguntó por sus cómplices.

Quien sería el verdadero responsable del delito, señaló que fue en la cárcel La Modelo que le contó a José Fabio Cano que él era el “responsable de ese chicharrón”.

Jennifer Morales, abogada que trabaja en el proyecto Inocencia de la Universidad Manuela Beltrán, quien decidió investigar el caso, señaló que la Corte Suprema de Justicia decidió revisar el caso.

“En caso de que se admita la revisión y se dé un fallo donde se declare fundada la causal, se puede iniciar de nuevo el juicio, se llevan las pruebas nuevas, que en este caso la declaración de James podría ser absuelto José Fabio de cualquier cargo”, explicó Morales.

Acerca de Revista Corrientes (1172 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas