Al instante

¿Ya descubrió su fobia?

Por Guillermo Romero Salamanca

Imagen pixabay.com

No vaya a creer que está ajeno a ciertas fobias o temores por algo. Luego de una serie de sesiones con el sicólogo descubrirá sus miedos y él le dará el nombre científico para que lo vaya asimilando.

Por estos días, sin necesidad de recurrir a un especialista de la salud mental que estudie el comportamiento humano,  la fobia más común entre los colombianos es la politicofobia, miedo o aversión hacia los políticos.

Imagen archivo GRS

Las fobias más comunes pueden ser la claustrofobia o temor al encierro; acrofobia, a las alturas; aerofobia, a volar; xilofobia a los objetos de madera; telefonofobia, a los teléfonos y numerofobia, a los números.

Los feos, por lo general, somos venustrafóbicos, es decir que le tenemos escama a las mujeres bonitas. Nos da tembladera, coscojina o simplemente, atortole.

Hay casos especiales como la crometofobia o crematofonia que es el miedo al dinero. ¡Quién lo creyera! Y hay también quien le teme al oro y se les dice que es aurofóbico.

Seres especiales los enofóbicos que le tienen pánico al vino. Mientras que  otros padecen de dipsofobia, miedo a las bebidas alcohólicas y a estar borracho. Fagofobia: aprensión a comer y tragar. Turofonia, desconfianza al queso.

Somnifobia es prevención al dormir y hay unos que padecen de clinofobia, susto de ir a la cama. Los noctifónicos se desesperan cuando llega la noche y los onirofobicos, les da impresión que nunca despierten.

Muchos jóvenes padecen de sofofobia, miedo a recibir nuevos conocimientos.

Antes de ennoviarse es bueno peguntarle a la dama si sufre de antrofobia, porque de pronto, usted como buen detallista le manda flores y ella reacciona de una manera indescriptible.

Hay quienes padecen de agirofobia, miedo a cruzar la calle. Y otros son ambulofóbicos, porque les da miedo caminar.

Otra común, por obvias razones, se reavivó en estas semanas y es la gefirofonia, miedo a cruzar puentes, mientras que la ombrofobia, es el odio a la lluvia.

Quienes se han roto un hueso o se han caído pueden sufrir luego de basofobia.

Hay fobias para todo hasta por el origen de las personas o las razas. Xenofobia a los extranjeros y gringofobia a los norteamericanos.

Xantofobia es el miedo al amarillo y eritrofobia al rojo. Coulrofobia, miedo a los payasos.

“El gran masturbador” Salvador Dalí.
Imagen archivo GRS

Bromidrosifobia: al mal olor corporal, tanto propio como ajeno. La ablutofobia la padecen quienes no quieren lavarse o bañarse.

Ecofobia: recelo al hogar. Uno ruega nunca tener genofobia: miedo al sexo.

Latrofobia: miedo al médico.

La ergofobia es el miedo al trabajo y en los últimos años la logicomecanofobia miedo a los computadores. Vestifobia miedo a la ropa.

Hay unas raras, de verdad como la omfalofobia: miedo a los ombligos, la hilofobia: temor a los árboles. Triscaidecafobia: ir contra el número 13. Uranofobia: al cielo. Pogonofobia: a las barbas. Tripofobia: a los agujeros

La eisoptrofobia representa el pánico irracional a verse reflejado en los espejos. 

Pero las más curiosas son la hipopotomonstrosesquipedaliofobia: temor a las palabras grandes hasta difícil de leer es y la hexakosioihexekontahexafobia, miedo al número 666.

Haga examen y diga cuál sufre.

 

Acerca de Revista Corrientes (2933 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas