Al instante

Y los chamanes de la futurología, según Domínguez

Por Oscar Domínguez Giraldo

El Zodiaco (noticiariosur.com.ar)

A propósito de los “chamanes” de la meteorología que reseña Tomás Nieto en el Campanario, vale la pena mencionar que en algunos viejos diarios  los periodistas asumían “la responsabilidad” de elaborar el horóscopo cuando el “astrólogo”  del momento no enviaba oportunamente el horóscopo que se publicaba diariamente.

Yo lo hice y el zodiaco no me rectificó, por ejemplo este:

FUTUROLOGIA

Aries: Si cree que va a conseguir plata sin trabajar, se montó en el bus que no era. Alguien dijo que nunca tuvo más suerte que cuando trabajó de sol a sol. En el amor, no desee la mujer de su prójimo. “Ni a su prójimo”, según la receta de Les Luthiers. En salud, procure seguir la mejor de las dietas: comer de todo…, si le alcanza la quincena.

Géminis: Está predestinado a ser un rico sin plata. Recuerde que el amor llega cuando dos ojos que no se buscan se encuentran. En cuanto a la salud, el auténtico Géminis come lo que quiere, no lo que cree que le puede hacer daño.

Leo: No me meto con este signo porque tengo dos “enemigos íntimos” y tres “culebras” nacidos bajo el paraguas de leo. Pero para no dejarlos colgados de la brocha, pueden leer su futuro mirándose al espejo, ese inmejorable horóscopo de pared. Dime cómo te levantas y te diré cómo será tu día.

Libra: El signo de los que no sabemos si vamos o venimos, como los gallegos. Lo digo por experiencia propia. Un auténtico libra se pasa el tiempo tratando de ser el fiel de la balanza en la salud, en el dinero y en el amor. Para este año puede intentar ser el infiel de esa balanza. Nos puede ir peor, pero se hizo el intento.

Sagitario: Para tener un buen año, siga el viejo consejo de los que son fieles, por sustracción de materia: si no me alcanza para la fidelidad, muchos menos para la infidelidad. Aplique esa receta en la salud y en el dinero. ¿Cómo? Bueno, los “horoscopistas” tenemos que guardar algo para nosotros por aquello de que la caridad entra por casa. (Aunque el perfecto horoscopista es aquel que sigue las predicciones de su competencia).

Acuario: ¡Qué buen signo para pescar exitosamente! Por ello lo recomendable es leer la última edición del almanaque Brístol. Si no pesca, consuélese con saber si esta tarde va llover. A propósito de partes climáticos, créales al Brístol y a su metereólogo de cabecera, pero no olvide llevar paraguas. (“Cree en Dios pero cierra bien tu carro”).

Piscis: El clásico Piscis tiene claro que querer es no poder. Esto me permite pasar al siguiente signo, sin más poesía. (Tampoco está prohibido cambiar de signo cuando las premoniciones del suyo no son las mejores).

Capricornio: Bueno, con el signo de Jesús de Nazareth, nacido el 24 de diciembre, como Marujta Vieira, es mejor no especular. ¿Qué tal tener a Dios en la oposición?

Escorpión: El signo de mis padres. Tan diferentes el uno del otro que duraron 63 años casados. Moraleja: si quieres tener pareja para siempre, consíguetela bien distinta de tí.

Virgo: Sospeche de esa persona que lo ama y lo mira como con un ojo de vidrio. Sabrá lo del ojo hechizo cuando se hayan casado. O usted haya bajado la guardia, sexualmente hablando. Aquí no hay mucho de predicción pero ¿quién no se ha equivocado alguna vez en la vida? Horoscopista que acierte siempre está perdido. Hay que equivocarse sin perder credibilidad.

Cáncer: El futuro está hecho de la suma de todos los hoy. Dicen – no me consta- que Shakespeare decía que “estamos hechos de la misma tela de nuestros sueños”. Por lo anterior, consulte con su Freud de cabecera que estará en capacidad de adivinarle su pasado, lo único seguro que tenemos.
Tauro: Perdón, tauros y taurinos, pero llegué agotado a este signo. Además, sólo me gustan los toros en bisté. (En todo caso, si las cosas no le salen bien, los nacidos bajo este – o cualquier signo- recuerden que siempre pueden cambiar de horoscopista. O dejar que el azar trabaje por nosotros. O leer el horóscopo de un vecino exitoso). Me largo con mi bola de cristal.

Ir a la barra de herramientas