Al instante

Y…¿De aquello qué?

Por Octavio Quintero, El Satélite

Clara López, Ministra de Trabajo. Foto static-flickr.com

 

Por alguna razón inexplicable, de momento, parece que los periodistas que usualmente cubren las noticias del Ministerio de Trabajo, no saben que los pensionados llevan, si mal no estamos, cinco años luchando por su reivindicación de igualdad y equidad, injustamente lesionadas al fijarles un aporte obligatorio a salud del 12 por ciento de sus mesadas, entre otros atropellos sociales.

La oficina de prensa del Ministerio informó que “No es cierto que se le vayan a poner impuestos a las pensiones”, desvirtuando así, también de momento, las versiones que en tal sentido se vienen propagando en diversos medios impresos y virtuales, pero especialmente a través de las redes sociales.

Y decimos “también de momento” porque, en el largo trajinar que nos ha deparado esta profesión de periodista, hemos visto que usualmente resulta cierto el dicho ese de que… “cuando el río suena, piedras lleva”.

Ojalá esta vez estemos equivocados…

A lo largo de una hora, los periodistas foguearon a la ministra Clara López, solo sobre la cuestión del impuesto a los pensionadas, al parecer, según la noticia difundida por la oficina de prensa; y solo alguien se salió del libreto y le preguntó sobre el tema de las horas extras, otra promesa de campaña de Santos en su reelección del 2014, que tampoco ha tenido tiempo de cumplir.

A lo mejor le preguntaron sobre el proyecto de ley que cursa en tercer debate en la Comisión Séptima del Senado, y la oficina de prensa de la ministra no halló interesante incluir lo que haya dicho.

Aunque en el concepto rendido por ese Ministerio a la comisión senatorial, se mal reencaucha el concepto dejado por su antecesor, el “simpático Lucho”, en el que parece adivinarse que la reducción podría hacerse en forma progresiva, y lo que hace ahora la ministra Clara, es decir que podría empezarse por los pensionados de un salario mínimo… ¡Vaya progresión! Como en la frase de Keynes, cuando lleguen a los pensionados de tres salarios mínimos, que no cubre siquiera el costo básico de la canasta familiar, “ya todos estaremos muertos”.

Ahora tratan de darle la vuelta al tema en el sentido en que, debemos estar muy agradecidos con la ministra que, supuestamente gracias a su gestión, a juzgar por la intención marcada en la noticia difundida por su oficina de prensa, no va a permitir que en la próxima reforma tributaria se graven las pensiones, y con eso, ya los pensionadas se olvidarán del tema de su lucha de hace cinco años: al reducción del aporte a salud del 12 al 4 por ciento.

Que ni lo crea: aquí, a través del Grupo Ges, que, entre otras cosas tiene muchos interlocutores de la tercera edad, seguiremos preguntando como loros con el disco rayado: ¿Y de aquello que?

Fin de folio.– El Espectador tuvo en alguna ocasión una exitosa campaña que preguntaba: “¿Dónde está Javier?” No sé si alguna vez alguien lo encontró. Pero lo que sí sé es que hace muchos años los colombianos venimos preguntándonos ¿dónde están las centrales obreras?, y nadie ha podido decirnos.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page