Al instante

Vuelven los discurseros, como hace 30 años

Por Elkin Mesa

Los "discurseros" del momento. Imagen panampost.com

Otra vez el país, como en los últimos 30 años, dice a través de sus voceros, especialmente los mercantilistas, que se disfruta plenamente de las fiestas navideñas, ahora pobladas de ruidos reguetoneros acreditados como música, ajena a la verdadera, la tradicional  integrada por cumbias, porros, fandangos, mapalés, merecumbés,  o inclusive alabos chocanos, para celebrar no se sabe ahora –¿qué?—pues  hasta lo religioso ha sido remplazado por las pajas discurseras de unos políticos que sin saber desempeñar el oficio, porque no lo aprendieron bien, se limitan a inventar  ilusiones para los desesperanzados e indiferentes hasta conseguir llevarlos al fin de año que les  pintan como prometedor los mentirosos, empezando por los de Cambio Radical, los que anuncian crecimiento económico de un cinco por ciento imposible si el timonero es un Vargas Lleras desapercibido de conocimientos que hagan factible el sueño masturbador.

Todo lo anterior es admisible, digerible si se busca reír, pero han aparecido anuncios que desconsuelan al más optimista  con el Acuerdo de Paz porque vienen de voces acostumbradas a disculpar el despojo de comunas campesinas, como una que vestida de Paloma ha llegado a pensar que todo lo que huela a tierra puede quedar en manos de los blancos , arruinando a los indígenas, o  lo más peligroso de todo: La decisión de un Ivan Duque, que gracias al ventrílocuo Alvaro Uribe Velez, amenaza con gobernar utilizando todo el legado de quien en una  maleta paisa logro apretarle  un equipaje  bien instrumentado para repetir Las tareas de chuzar teléfonos de periodistas, magistrados o políticos, perpetuar falsos positivos en la vida de indefensos, en la economía,  en la salud o la educación, repetir la ley 100 con el título de ley 200 para avanzar en la pena de muerte con empresas que cobran mensualidades pero no entregan remedios a los pobres, así condenados a humillante  desaparición ,  en un doloroso poco a poco sin reversa, en  la ejecución de otro Agro Ingreso Seguro que maltrate los derechos campesinos sobre la tierra que habitan y cultivan, o para la presentación de constructores superiores en habilidades a los Nules, los supremos blancos Builes traídos de Santa Rosa como herederos del monseñor que allí hacia correr a todos con los señalamientos infernales.

El fin de año partidista en Colombia se acerca con un espectro casi igual en protagonistas al que había en 1964 cuando acosados por los políticos ladrones de tierras  obligaron la aparición de las Farc que podrían volverse a sentir con otro nombre y con otros comandantes si siguen teniendo éxito en el Congreso los atracadores de curules destinadas por el Acuerdo de Paz a las victimas campesinas de la violencia comandados por Cepedas y Laras, con la inspiración nunca ajena del bien calificado como envidioso Andrés  siempre inadvertido Pastrana

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page