Al instante

Viernes de la luenga lengua: Un dicho, lenguaje incluyente

Por Efraim Osorio López, La Patria, Manizales

Imagen epimg.net

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA

Un dicho, añuscar-añusgar, lenguaje incluyente, perseverar-preservar

 

El lenguaje incluyente es ‘farragoso, nocivo, inútil y traicionero’.

 

Los dichos catalogados se cuentan por miles, entre ellos, éste: “No saber de la misa la media”, que Jacinto Cruz de Elejalde explica así: “Ignorar alguna cosa por completo, o ser incapaz de dar razón de algo. Se emplea para dar a entender la ignorancia de alguno, especialmente de su desinformación acerca del tema que se está tratando”. Transcribo lo que de este dicho, viejísimo, anota el señor José María Iribarren en su libro “El porqué de los dichos”: “Es frase vieja y aparece en el “Vejamen que dio don Juan de Orozco en caso del Contador Agustín de Galarza”, manuscrito del siglo XVII que se conserva en la Biblioteca Nacional y que publicó en su libro ‘Sales españolas’ don Antonio Paz y Meliá. Uno de los verso de este “Vejamen” dice: Misa digo y me parece / que tengo mala conciencia, / que aunque siempre estudio, nunca / sé de la misa la media”. Pues bien, el 11 de diciembre de 1937, un redactor de LA PATRIA, con un estilo muy de la época, escribió sobre las afugias económicas de “esta casa periodística (…). Aquellos que no lo vivieron… no sabe de angustias, ni de la misma media” (Ibídem, Historia Patria, Periodismo de otro tiempo, 11/12/2017). ¿“…ni de la misma media”? Parece que este redactor oyó doblar campanas, pero no supo por quién. ***

 

Durante una conversación de cafetería, uno de los contertulios mencionó el verbo ‘añusgar’. Metí la cucharada y dije ‘añuscar’, no muy seguro, porque, francamente, no lo conocía bien, apenas de oídas. Investigué, entonces, y encontré que los diccionarios viejos, viejos de verdad, asientan las dos grafías, con estas acepciones: “Atragantarse, estrecharse el tragadero. // Figurado. Enfadarse, disgustarse”. Como dato curioso, El Diccionario asienta en sus ediciones de 1970, 1984, 1992, el verbo ‘añozgar’, sinónimo de ‘añusgar’. ¿De dónde saló esa zeta? Como decía don Rafael Arango Villegas, no tengo ni ‘tifoidea’. Quizás por esta misma razón, la palabreja desapareció del diccionario. Desde la vigésima primera edición (1992) la fuente citada desecha el verbo ‘añusgar’ y lo reemplaza con ‘añusgarse’ –término más lógico, porque es un verbo netamente pronominal– con las mismas definiciones, aunque a la primera le añade una explicación, así: “Atragantarse, estrecharse el tragadero como si le hubieran hecho un nudo”. O un ‘ñudo’, grafía castiza que explica la ‘eñe’ del verbo tratado, que procede del latino ‘innodare’ (‘anudar, atar, ligar sólidamente’), a través de ‘innodicare’ (‘añudar, anudar’). Y éste es todo el cuento, doctor Gustavo Adolfo Taborda. ***

 

“BOGOTÁ PARA TODOS Y PARA TODAS”. ¡Qué enormidad! Voy doble a sencillo a que el congresista Alirio Uribe Muñoz y el juez que lo secundó en este disparate desconocen la diferencia que hay entre una conjunción y una interjección, y entre un verbo y un adverbio. Ignoran también la que hay entre gramática y anatomía. Porque si lo supiesen no habrían cometido tamaña gramatical estupidez. E ignoran también estos ‘genios’ las consecuencias nefastas que tal decisión puede causar, por ejemplo, para el eslogan de café Águila Roja, que, textualmente, dice: “Los colombianos son como mi café Águila Roja”, porque puede llegar otro juez deschavetado que ordene añadirle “los colombianos y las colombianas…”, y que disponga agregarle ‘colombianas’ a las palabras del Libertador: “Colombianos y colombianas, si mi muerte contribuye…”. Etcétera, etcétera, etcétera. El lenguaje incluyente es ‘farragoso, nocivo, inútil y traicionero’. ***

 

Aunque lo dudo, pudo ser un error de digitación, porque un escritor veterano no puede confundir los verbos ‘perseverar’ y ‘preservar’. El columnista de El Tiempo Cristian Valencia escribió: “Porque enfrentados ellos a irse del ‘statu quo’ que toda esa élite política quiere perseverar por sécula seculorum” (El Tiempo, Cristian Valencia, 12/12/2017). Este verbo, ‘perseverar’ (‘persistir, porfiar’) es intransitivo, por lo que está fuera de lugar en esa frase, o mal utilizado. ‘Preservar’ (‘conservar, guardar’), transitivo, es el adecuado en ella, pues ‘la preservación de ese statu quo’ es la idea que pretendió expresar el redactor.

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page