Al instante

Una propuesta indecente a los arroceros

Grupo Editorial El Satélite Octavio Quintero/Director

Juan Guillermo Zuluaga, Ministro de Agricultura. Foto wordpress.com

El ministro de Agricultura, Juan Guillermo Zuluaga, pidió a los agricultores de los Llanos Orientales “no sembrar arroz”, según denuncia en su última edición “INFOAGRO – Colombia” que dirige el ingeniero agrónomo, Hernán Pérez Zapata.

Pedirle a los tradicionales arroceros que no siembren arroz es un adefesio monstruoso que solo se perdona en quien no conozca nada del campo, es decir, en este ministro Zuluaga que él mismo reconoció haber sido nombrado en esa cartera “de relleno” por el presidente Santos. Claro que para reemplazar al abogado, Iragorri, el enterrador del campo en los tiempos modernos, cualquier “cosa” servía, pero éste que le sucedió resultó peor de lo que se esperaba.

“¿Qué tal esa?”, como dicen: pedirle a los arroceros colombianos que no siembren arroz con el fin de abonar el pingüe negocio de los importadores que tienen inundado al país, en virtud de los incentivos económicos y tributarios que reciben sus competidores del exterior, en donde sí saben del valor estratégico de tener autonomía alimentaria.

El absurdo anuncio del Gobierno va en contra de las explotaciones del valioso grano alimenticio que comprende más de 100.000 hectáreas en Yopal, donde habló el ministro, y cerca de 500.000 hectáreas más en las principales zonas productoras de los Llanos, el Tolima, Huila, Cundinamarca, Boyacá y los Santanderes.

Ahora, con mayor razón, los dos monopolios compradores del grano ofrecerán precios de gallina vieja a los cultivadores y, simultáneamente, cogerá auge el contrabando procedente de Perú, a través de Ecuador, y por supuesto, las importaciones legales de EE.UU. Mejor dicho, lo de los arroceros colombianos es la “crónica de una muerte anunciada”, literalmente hablando.

Fin de folio.- Ahora el glifosato proviene de China y es tres veces más letal que el que nos dejaba caer desde el aire el Plan Colombia llamado ahora, Paz Colombia.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page