Al instante

Un hombre armado asesina al menos a 26 personas en una iglesia de Texas

El País, Madrid

La escena de la iglesia baptista de Sutherland Springs. NICK WAGNER (AP) / VÍDEO: REUTERS-QUALITY

Devin Kelley abrió fuego en una misa en Sutherland Springs. Las víctimas tenían entre 5 y 72 años

La pesadilla recurrente del tirador solitario ha vuelto a sumir este domingo a Estados Unidos en el horror.

Un hombre armado entró a mediodía en una iglesia baptista de Sutherland Springs, una pequeña localidad rural de Texas, de apenas 500 habitantes, a una hora en coche de la ciudad de San Antonio, y abrió fuego contra los feligreses congregados en misa dejando al menos 26 muertos y una veintena de heridos, cifra ofrecida por el gobernador del Estado, Greg Abbott, que aseguró que el número podría aumentar. Tenían entre cinco y 72 años de edad. El neón blanco y azul del templo sigue iluminado, mientras tras el cordón policial Albino Carvajal, de 37 años, uno de los dos únicos curiosos llegados a la zona, medita: “Si alguien de los que estaba en misa hubiera llevado un arma habría impedido que el asesino siguiera matando…”. A su lado, Yosie Martínez, de 47, le replica; “Albino, ¿pero quién va a ir con una pistola a misa?”.

Cuando el asesino, identificado como Devin P. Kelley, salía de la iglesia, un vecino de la localidad le persiguió y disparó con su rifle. Tras una breve persecución, el tirador, un militar expulsado, logró escapar del lugar en coche y apareció muerto en el vehículo en una carretera cercana. No se ha precisado si murió por los disparos del vecino o si se suicidó. La de Sutherland Springs es la quinta masacre con armas de fuego con más muertos en la historia de Estados Unidos y pone una vez más sobre el tapete el debate nacional en torno a la regulación del acceso de civiles a armas de fuego.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page