Al instante

Tenis: Final mujeres de Australia

Por Oscar Domínguez Giraldo (@kikirikioscar)

Foto i.eurosport.com

Una vez más quedó demostrado que los zurdos también son gente: la alemana Angelike Keiber, nueva campeona del open de Australia.

La elegancia se vistió de negro y amarillo, los colores de SWilliams para aceptar su derrota ante Angie. Qué elegancia pa perder. Chapeau.

Disfrutó más Serena el triunfo que su rival. Si la gringa se hubiera empacado el sexto open de Australia no habría estado tan feliz.

Toca decirlo con una rigurosa frase de cajón pero la nueva campeona del open canguro jugó el partido de todas sus vidas.

Viendo jugar a Serena me pregunto ¿cuánta plata prestarían por sus joyas en la prendería Ossaba de Envigado?

Los machistas de dos pesos quedamos mirando pa’l páramo con el partidazo que se jugaron la Kreber y Serena.

Los gritos de los tenistas cuando ganan un punto decisivo me recuerdan el grito de Rodrigo de Triana cuando divisó tierra en 1492.

Nadie elogia a los camarógrafos que hacen excepcional trabajo en los partidos de tenis. Hasta muestran maridos que estaban en “junta”.

Espero que no sea mucho pedir que los camarógrafos de las somníferas sesiones del Congreso vean estas transmisiones.

La Sharapova impuso el ritual de ponerse en estado zen unos segundos, de espaldas a la rival, para convocar las musas.

Más respetico con Australia: se acaban el open y la primera carrera de la fórmula uno y les decretamos el olvido por un año.

Perdón, pero me abro del parche para buscar información sobre la nueva campeona del open canguro. Angie me agarró con los calzones abajo.

.El partido Djokovic-Federer en @kikirikioscar

Morfeo no me despierta a tiempo y llego tarde al partido Djokovic-Federer.No lo puedo creer: primer set 6-1, a favor del que vino de Serbia.

Federer es la poesía en el tenis, Djokovic la prosa. Ambos juegan como quien cultiva orquídeas, como decían del fútbol de Garrincha.

Los entrenadores: Davidenko, de Federer,frio como un invierno ruso. Becker, el de Djokovic, inexpresivo como una salchicha de Frankfurt.

Quebró Novak. Esto va pa pela en tres sets.De pronto se perdió el madrugón. El canguro Rod Laver, una leyenda de corbata, no se pierde tiro.

Federer, elegante como un Rolex suizo, paisano suyo, no levanta cabeza. Sus musas tenísticas están de vacaciones. Esto va 4-1 en su contra.

Me huele que Dios no va a ser imparcial en este partido.El serbio arrasa, quiere volver ripio a Roger. Mirka, su esposa, acaba con las uñas.

Con Djokovic hoy no se puede jugar tute, póquer o futbol australiano. A través de mis nietos australianos le mando energía a Federer.

Este segundo set ya es historia. Djokovic apura, se quiere ir al sauna. O al mar en Sandy Point con mis nietos canguros. 6-2 y te ví.

Viendo tenis sufro como si tuviera que pagar los premios con mi pensión.
Si no quieres regresar a tus quesos pornográficos, pilas,Roger.

¿Será que Mirka, la esposa de Federer, me presenta a la bella suiza que está a su lado? Si no es suiza, no importa. Ojo, Federer gana 3-2.

Quebró Roger. Sonríen Mirka y la suiza de al lado. A Davidenko empieza a crecerle el pelo. Becker serio como quien se queda sin puesto.

Habemus papam, dicen en Roma al elegir nuevo pontífice. Habremus cuarto set. Roger renació y ganó 6-3. Me prepararé tinto de celador.Vuelvo.

Ordenan cierre del techo del coliseo donde se juega. Alguien en el cielo no está pagando entrada. En esta faena se van diez eternos minutos.

Ajde, Novak, se lee en una pancarta. Mi serbio me alcanza para traducir: Volvé chicuca a Roger. En inglés de Chaplin le dicen lo mismo a RF.

El ritual ordena ofrecerle al rival las bolas nuevas. Es como si el verdugo le pidiera excusas al condenado antes de decapitarlo. Saca RF.

Djokovic es único: Nadie como él aplaude las buenas jugadas de su rival. El si. Disfruta del buen tenis, asi sea el del otro.

No durará mucho la sonrisa en el rostro de Mirka. La ilusión de un quinto set se esfuma como el presupuesto en manos de corruptos.

La suerte está echada, como diría Julio César. El Julio César serbio define las cosas a su favor, 6-3. Roger regresará adonde su prole.

Como buen arribista, suelo estar con los ganadores: que viva Djokovic. Roger no estuvo en su mejor nivel. Que se venga Murray o Raonic.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page