Al instante

Sin odios, por favor

Por Guillermo Romero Salamanca

EL COLOMBIANO QUE ES RESPONSABLE DE LAS VISITAS PAPALES

Monseñor Mauricio Rueda Beltz es egresado de bachiller del bogotano Gimnasio Moderno, obtuvo su doctorado en Derecho Canónico en la Universidad de la Santa Cruz en Roma y tiene bajo su responsabilidad los viajes internacionales del Papa Francisco.

Él  tiene el compromiso de  visitar el país o región antes de que el Papa viaje allí, evaluar recorridos para los traslados, detectar amenazas, analizar posibles riesgos y citas, realizar inspecciones en el terreno y reunirse con políticos, agencias de inteligencia y autoridades policiales.

Monseñor Rueda ya estuvo en Colombia hablando con los encargados en nuestro país de la visita del Papa Francisco y hará parte de la comitiva en septiembre.

Asumió su cargo en enero de 2016 y reemplazó a Alberto Gasbarro, quien por edad decidió dar un paso al costado. Monseñor Rueda trabajó en las nunciaturas de Jordania, Chile y Estados Unidos.  

SANAR NUESTROS CORAZONES DE RESENTIMIENTOS Y ODIOS

Monseñor Luis Adriano Piedrahita Sandoval, Obispo de Santa Marta dijo que “el Papa viene a animarnos y a confirmarnos en la fe”.

“Como mensajero de la paz, el Papa viene a invitarnos a hacer decididamente de la necesidad de la paz en nuestro país un anhelo ferviente que nos lleve a sanar nuestros corazones  de resentimientos y odios, y a construir una sociedad en la justicia, en la equidad, en la reconciliación, en el perdón, en el respeto mutuo, en el amor fraterno. Sabemos que constituirnos todos “en artesanos de la paz” es la tarea que de manera especial nos apremia como Iglesia en Colombia, y la Palabra del Santo Padre nos traerá sosiego, serenidad, alegría, esperanza, para emprender dicho camino”, comentó Monseñor Piedrahita.

“Como lo dice el lema de la visita, el Papa Francisco viene a invitarnos a “dar con él el primer paso”, a colocarnos en camino hacia algo nuevo, decidiéndonos a hacer crecer y madurar la semilla de su Palabra eficaz y creadora que ya el Señor ha sembrado, para que cosechemos unas personas, unos hogares, unas comunidades, unas instituciones, una Iglesia, renovados y renovadas para bien de todos los colombianos”, agregó.

“HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE”

El papa viene a recordarnos el valor que tienen el matrimonio y de la familia y el padre Ómar Benítez presenta una historia digna de leer y de seguir.

Se trata de un testimonio novelado de gran viveza, muy agradable de leer. Está lleno de anécdotas y situaciones que ilustran todo lo que supone el amor entre dos esposos que comparten la ilusión por sacar adelante su familia y su amor mutuo, pero que se diferencian en el modo de enfrentar los retos que se les van presentando. Viene a ser vivo retrato de la aventura que supone sacar adelante un matrimonio. Es, así mismo, un aleccionador itinerario de aciertos y desaciertos que han dejado huella en los protagonistas y que, sin duda, cuestionarán al lector.

Una obra de lectura obligada para quien reconozca que no se las sabe todas en el arte de amar y de hacer familia. No hay duda de que decir sí ante un altar no hace a nadie experto en matrimonio. A veces, se cometen graves errores por la sola inercia.

Cuando un hombre intenta ganarse el corazón de una mujer, la estudia, se aprende sus gustos, sus costumbres… Pero cuando la consigue y se casan, a menudo deja de aprender sobre ella. Si el aprendizaje, antes de casarse, se compara con el título de educación secundaria, debería seguir aprendiendo, hasta que se saque la licenciatura, luego el postgrado y, finalmente, el doctorado. Es un viaje que dura toda la vida, y que lo une cada vez más a ella.

Ir a la barra de herramientas