Al instante

Sergi Roberto, el éxito de un antihéroe

Por Ramón Besa, El País, Madrid

Sergi Roberto, celebra el gol de la remontada QUIQUE GARCÍA EFE

 

El lateral, que comienza el partido en el banquillo, representa el modelo de La Masia y nunca se ha quejado

Ningún jugador representa mejor la justicia poética en el fútbol del Barça que Sergi Roberto, el autor del 6-1, el gol que firmaba en la última jugada, en el minuto 95, durante el tiempo añadido, el histórico remonte azulgrana ante el PSG. “Ney me decía, entra, entra, que te la pongo, y yo dudaba porque los demás compañeros me invitaban a quedarme fuera del área, para el rechace”, contaba a la salida del campo. “Y entré, me tiró con todo, después que no llegara al balón Piqué”. El tanto recompensó más que nunca la carrera de un chico que es tan buena persona como jugador, ejemplo de La Masia, la fábrica de futbolistas del Barça. “Rafinha me decía: ‘Sergi esto no es un sueño. Esto es real”, reveló Sergi Roberto.


Sergi Roberto, el éxito de un antihéroe Luis Enrique: “Nos han dado por todos lados”

Quizá precisamente porque nunca protesta, siempre asume las decisiones del entrenador, nunca fue irrespetuoso con nadie, Sergi Roberto se cayó de la alineación de Luis Enrique. El volante de Reus era el eslabón más débil de la cadena del Barcelona. El técnico había decidido plantear un partido sin laterales y sobraban Sergi Roberto y Jordi Alba. Los azulgrana llevan desde el verano con problemas en el costado derecho por la partida de Alves y el desfonde de Rakitic. A Luis Enrique no le quedó más remedio que improvisar con Sergi Roberto, exquisito volante, seguramente el más capacitado para sustituir como medio centro a Busquets.

Asumió Sergi Roberto la defensa del lateral derecho sin rechistar, y más cuando Aleix Vidal fracasó ante el Alavés, el mismo equipo contra el que después se rehabilitó, hasta que cayó lesionado en Mendizorroza. Jugó Sergi Roberto porque es un futbolista tan completo y obediente que puede ocupar cualquier demarcación del campo –ha llegado a jugar en seis puestos distintos con Luis Enrique-, se sacrificó ante extremos que le podían buscar las vueltas en partidos muy comprometidos, como por ejemplo Draxler en París, y fue habitualmente titular hasta que el PSG se presentó en el Camp Nou.

Sergi Roberto, el éxito de un antihéroe
No entró en la cancha hasta el minuto 76, cuando sustituyó a Rafinha, suficiente para el 6-1. “Llevaba cinco minutos y ya estaba asfixiado por toda la tensión que había en el partido. Todos hemos dejado todo”, explicó Sergi Roberto, a Gerard Romero en el programa Moguts pel Barça de la Cadena Ser.A pesar de su modestia, su carrera está repleta de momentos históricos, como su debut en el Bernabéu el día que el Barça ganó en la Champions por 0-2, o cuando el año pasado, en calidad de extremo derecho, con Messi en el banquillo después de una lesión, fue capital en el 0-4 que consiguieron los azulgrana, también en Chamartín. Ninguno supera en cualquier caso el vivido ayer ante el PSG. Sergi Roberto pudo responder por fin al desafío que le puso su entrenador: “¡No metes ni un gol desde el juvenil!”.

Sergi celebra junto a Messi y Suárez

Jamás ha querido dejar al Barça a pesar de lo mucho que le ha costado asentarse, igual que Xavi o que Iniesta. Muy comedido y educado, ha aprendido Sergi Roberto de sus maestros, jugadores que pasan por ser antihéroes, futbolistas de equipo por excelencia, alejados del vedetismo, comprometidos con la familia, gente de casa, como les gusta decir a sus padres, también al de Sergi Roberto, nacido en Reus el 7 de febrero de 1992. Nadie se emocionó más ayer en el Camp Nou que el padre de Sergi Roberto.

Ir a la barra de herramientas