Al instante

Senador Uribe: ¿amigo y enemigo?

Por Carlos Caballero Argaez, Diario El Tiempo, Bogotá

Alvaro Uribe Vélez Foto Twiter

Si continúan así las cosas, no pueden augurarse buenos tiempos ni para el nuevo presidente.

Definitivamente no se sabe qué es peor: tener al expresidente Álvaro Uribe Vélez de amigo o de enemigo. Le hizo la vida imposible a Juan Manuel Santos durante ocho años y, contra lo que se esperaba, ahora, en las casi cuatro semanas transcurridas del gobierno del presidente Duque, le ha afectado la gobernabilidad. Si continúan así las cosas, no pueden augurarse buenos tiempos ni para el nuevo presidente, ni para el Gobierno ni para el país.

El boicot al Presidente comenzó desde el mismo instante de su posesión. Un video mostró a Uribe celebrando el absurdo discurso del presidente del Congreso el 7 de agosto en las horas de la tarde. En la elección del contralor hubo actitudes distintas. Vino después la posición frente a la consulta anticorrupción, en la cual también hubo divergencias. Y, para completar el cuadro, el senador Uribe Vélez presentó la semana anterior un inconveniente e inconstitucional proyecto de ley solicitando otorgar facultades extraordinarias al Presidente para elevar de manera extraordinaria el salario mínimo.

Con razón, Guillermo Perry se preguntaba en su columna del domingo pasado: “¿Qué será lo que quiere el negro?”. Porque el alza extemporánea y artificial del salario mínimo va en total contravía de lo que persigue Duque. Este ha hablado de aumentar la competitividad de la producción, lo mismo que reducir la informalidad e incrementar el empleo. Lo cual no se logra si se sube el salario mínimo en la forma propuesta por Uribe. Para no mencionar otras metas de la política económica que son claves en la actualidad, como mantener la inflación en la meta fijada por el Banco de la República y equilibrar las finanzas públicas.

Es muy difícil entender qué hay detrás de las actuaciones de Uribe. Uno esperaría que realice todos los esfuerzos posibles para que el Presidente tenga éxito. Pero esa no parece la intención.

Es muy difícil entender, entonces, qué hay detrás de las actuaciones del expresidente Uribe. Uno esperaría que realice todos los esfuerzos posibles desde el Congreso para que el Presidente tenga éxito en sus iniciativas. Pero esa no parece la intención. El presidente Betancur comenta que, en ciertos momentos durante su gobierno, les decía a sus ministros que ellos se encargaran de la técnica y a él le “dejaran la política”. Uribe podría ayudar con “la política”.

Lo lógico, lo sensato, sería que el senador Uribe se contentara con lograr la aprobación de unos proyectos de ley que son indispensables para la salud presente y futura de la economía y no son populares. Ninguna reforma tributaria lo es, y la pensional tampoco va a serlo, si es que elimina privilegios a individuos con pensiones muy altas, entre ellos los congresistas y los magistrados de las cortes.

En esa tarea, el presidente Duque, apoyado por el senador Uribe, debería buscar acuerdos políticos con las fuerzas representadas en el Congreso para pasar por el Congreso estas reformas. Mientras más rápido, mejor. Así se evitaría que otros partidos le impongan la agenda, como lo pretende el excandidato Vargas Lleras con Cambio Radical e, inclusive, el suyo propio, el Centro Democrático.

* * * *

No es aceptable que el expresidente Uribe ponga al presidente Duque contra la pared con su proyecto de elevar el salario mínimo. Lo que hizo no puede terminar bien, a no ser que se olvide del proyecto:

Si el presidente Duque no avala esta propuesta ni solicita las facultades extraordinarias, queda como el ‘malo del paseo’ y pierde apoyo de los sectores populares y sindicales. Y si estuviera de acuerdo con Uribe, no solamente renunciaría a su cargo el ministro Carrasquilla, sino que entraríamos por el camino del populismo de derecha, tan peligroso como aquel en el cual nos hubiera embarcado Gustavo Petro si hubiera ganado la elección.

¿Qué tal el senador Uribe de amigo y de enemigo al mismo tiempo? ¡Insoportable!

Acerca de Revista Corrientes (2245 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas