Al instante

Santos: ¿Por qué lo apoya -y no lo apoya- la gente?

Por Carlos Lemoine * (razónpublica.com)

El Presidente Santos durante la conmemoración de la batalla de Boyará (Foto Razón Pública)

Una mirada experta a las encuestas dice cosas novedosas sobre por qué importa de veras la imagen de un presidente, sobre lo que los colombianos piensan de la paz, sobre cómo mejorar las comunicaciones del proceso de La Habana, y sobre los puntos fuertes y los débiles de este gobierno.

Según la más reciente encuesta del Centro Nacional de Consultoría, el 45 por ciento de los colombianos tiene una imagen positiva del presidente Santos.

Esta cifra es importante porque existe una muy alta correlación entre la imagen que se tenga del gobernante y el estado de ánimo del país.

En efecto, entre las personas que sienten que Colombia “va por buen camino”, el 92 por ciento tiene una buena opinión del presidente Santos mientras que entre quienes piensan que el país no va por un buen camino solo el 15 por ciento tiene una imagen positiva sobre él.

De manera similar, el optimismo acerca de la ciudad está altamente correlacionado con la imagen del alcalde. Por ejemplo, en Bogotá el 47 por ciento es optimista sobre el futuro de la ciudad y el 37 por ciento tiene una buena imagen del alcalde, mientras que en Medellín el 75 por ciento es optimista acerca del futuro de la ciudad y el 77 por ciento tiene una buena imagen del alcalde.

 Si un acuerdo de paz se sometiera a referendo, saldría  victorioso de manera contundente.

En ciudades pequeñas ocurre algo similar: en Ibagué solo el 38 por ciento es optimista acerca del futuro del municipio y solo 25 por ciento tiene una imagen positiva del alcalde, mientras que en Montería el 70 por ciento es optimista acerca del futuro del municipio y el 84 por ciento tiene una imagen positiva del alcalde.

Pero a su vez el estado de ánimo de las personas, de las empresas, de las instituciones, de las ciudades o de los países es decisivo porque los estados de ánimo negativos sitúan a la gente en el pasado, y como es imposible remediar el pasado pierden control sobre su vida. Recíprocamente, un estado de ánimo positivo es un juicio afirmativo acerca del futuro que predispone o invita a hacer ofertas, a invertir y a movilizarse.

Por esto debe tenerse muy en cuenta la imagen del presidente, pues ella no es apenas la satisfacción o insatisfacción del ego del mandatario de turno, sino que afecta algo de gran envergadura para el país, como es su estado de ánimo.

Puede decirse que el presidente cumple dos funciones básicas. La primera es gestionar los estados de ánimo de la población para que sean propicios a los objetivos que se ha propuesto su gobierno. La segunda es organizar las conversaciones necesarias para tramitar aquellos objetivos.

carlos_lemoine_como_va_el_pais

carlos_lemoine_imagen_positiva

 

El proceso de paz

El presidente Santos escogió la paz como su misión central para el segundo mandato.

Por eso resulta de interés examinar el estado de ánimo de la población ante la paz y su evaluación del desempeño del presidente y de Humberto De la Calle como responsables ante la opinión de los diálogos en la Habana.

Las encuestas muestran que la gente aprueba el que los diálogos se hayan iniciado (54 por ciento), pero sigue cautiva de los fracasos del pasado (solo el 33 por ciento piensa que esta vez los diálogos terminarán en la paz), y que al presidente le ha faltado capacidad para lograr que la gente perciba como factibles los beneficios que resultarían de un acuerdo que ponga fin al conflicto.

carlos_lemoine_imagen_santos_delegacion_paz

  El Presidente Santos y la delegación de paz del Gobierno Nacional. Foto: Presidencia de la República
Pero la ciudadanía sin duda ve que un acuerdo sería de gran beneficio; de hecho el 84 por ciento de los encuestados siente que se beneficiaría personalmente, y el 72 por ciento piensa que la firma de un acuerdo sería beneficia para Colombia.

De estas cifras se siguen dos consecuencias de especial interés:

Que una buena estrategia de comunicación consistiría en hacer ver que el acuerdo sí es posible, y en precisar los beneficios específicos que tendría para cada sector de la ciudadanía y para cada una de las regiones.
Que si un acuerdo de paz se sometiera a referendo, saldría victorioso de manera contundente.

carlos_lemoine_dialogos_si_le_interesa

carlos_lemoine_dialogos

 

 

 

 

 

 

carlos_lemoine_dialogos_si_se_beneficiara

 

 

 

 

 

 

 

carlos_lemoine_dialogos_si_se_beneficiara

 

 

 

 

 

 

 

Los puntos fuertes y débiles de la gestión de Santos

Lo mejor y lo peor calificado

carlos_lemoine_imagen_santos_minsalud_gaviria

                                       El Presidente Santos y el Ministro de Salud Alejandro Gaviria.   Foto: Presidencia de la República

 

Pasando a otros aspectos de la gestión del presidente Santos, cabe notar que más del 50 por ciento de la ciudadanía considera bueno su desempeño en materia de relaciones internacionales y en cuanto al desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación.

Hay una buena calificación sobre las áreas de vivienda, educación e infraestructura. En educación sobresale el programa “ser pilo paga”, con una aprobación del 86 por ciento.

Ella no es apenas la satisfacción del ego del mandatario afecta algo de gran envergadura para el país, como es su estado de ánimo.
Estas son las fortalezas del gobierno.

Pero más del 50 por ciento de los encuestados considera mala su gestión en los campos de la seguridad y la salud; su peor calificación de hecho se refiere al manejo de la seguridad ciudadana.

Estas son sus debilidades más notables.

carlos_lemoine_encuesta_santos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Director del Centro Nacional de Consultoría.

Ir a la barra de herramientas