Al instante

¡Santa Fe, campeón! Derrotó 1-0 a Tolima y logró la novena estrella

Por Pablo Romero, Diario El Tiempo, Bogotá

Foto: Héctor Fabio Zamora / CEET Santa Fe, campeón de la Liga.

El resultado global, 1-0, favoreció al conjunto dirigido por Gustavo Costas.
El hincha del león está más loco, loquito que nunca por Santa Fe –así como ellos braman–. Luego de 90 minutos de locura frente al Tolima, pudieron delirar mejor, satisfechos. La manada, su manada en la cancha, por fin respiró. Los jugadores escondieron esos colmillos desafiantes; se peinaron esa melena alborotada; guardaron las garras afiladas en todo el campeonato, y se pusieron esa corona brillante, tanto como una joya. Se proclamaron reyes, campeones de Colombia por novena vez. La afición del león, delirante, frenética, recogió del suelo el corazón angustiado y empezó a celebrar. Ahora están más locos que nunca por una enfermedad llamada Santa Fe.

Si los santafereños tenían angustia, temor, malos presentimientos, o las dudas de siempre antes de una final, estas se quebraron a los 12 minutos. Jonathan Gómez cobró un tiro de esquina que no era cualquiera; era la anticipación de los abrazos. Fue una jugada tan de ellos, tan santafereña, que no parece de memoria; parece más un ritual. El balón fue elevado, perfecto, a la cabeza de Héctor Urrego, un defensor osado, que llegó a su encuentro.

El golpe de su cabeza con la pelota fue seco, quizá se escuchó en todo El Campín mientras los hinchas hacían un silencio nervioso y fugaz; mientras se iban levantando de sus sillas a la misma velocidad que saltaba Urrego; mientras iban sacando desde el fondo del estómago ese grito inconfundible: el rugido explosivo del gol. El cielo para entonces era oscuro, negro, pero una estrella comenzó a iluminar a Bogotá: era la novena de Santa Fe, que ya no se iba a esconder.

Quedaba mucho tiempo por delante. Y ya se sabe que cuando se va ganando, la vida empieza a andar más despacio. Más cuando se convive con el sufrimiento, más cuando se trata del hincha de Santa Fe. No quedaba de otra, el equipo no podía perder la concentración y la afición no podía silenciarse. No podían dejarse llevar por el pánico que, presentían, iba a llegar.

El resto de esos minutos que antecedieron la gloria de la novena corona eran para vivirlos con drama, como se sabe, con la presión de siempre. Para que la estrella siguiera en el firmamento cardenal, al equipo le tocó sacar su mejor repertorio: el de la lucha. Y a la hinchada, el de los rezos.

Este Santa Fe no es armonía. Pero sus hinchas no se pueden quejar. Su equipo, este, es el fiel reflejo de la garra, del temple, de la batalla. Esa hinchada no fue a El Campín a ver teatro, lo sabía; fue a ver a su equipo sacar las garras, mostrar los colmillos, despeinarse la melena una y otra vez, lanzarse en jauría al contrataaque, caer en manada en los tiros libres, proclamar su territorio y defenderlo a muerte. Todo lo que el león sabe hacer para reinar.

Tolima fue la presa final, el botín. Y eso que se sacudió como una liebre que no quiere ser cazada. Dídier Delgado pudo ser el verdugo. Su remate antes de acabar el primer tiempo desplegaba candela. El arquero Leandro Castellanos voló y puso las manos, y de milagro no las perdió en el intento. Para entonces, Santa Fe ya se había olvidado de que la cancha tenía otra mitad. Se resguardó en la suya, como le gusta, sigiloso, soportando las embestidas rivales, peligrosas, constantes.

Castellanos tuvo las manos bien firmes el resto del partido para evitar, una y otra vez, que la estrella se alejara. Y cuando no fue él, fue la mala puntería o la mala suerte tolimense, como cuando Aquino metió un taconazo que debió paralizar miles de corazones en las tribunas.

Eso de que Santa Fe gana con el corazón en la mano no es verso. Es como si toda su hazaña requiriera siempre de la tragedia latente. La afición cardenal está curtida, sabe, presiente que le tocará sufrir, y más en una final. Ya es un mal crónico. Esta final, después del 0-0 de Ibagué, fue una nueva versión de sus angustias eternas. Cuando Tolima tenía la pelota, el estadio palpitaba al unísono de esos corazones nerviosos que se querían salir del pecho.

 

Fue cuando el pueblo reclamó reacción. El claxon famoso de la tribuna oriental tuvo que bramar para despertar a esa manada confundida en la cancha. La hinchada, entre temerosa y rabiosa, tuvo que animarse a levantar sus coros. A rugir, a contagiar. Esos minutos finales, como era de esperarse, fueron dramáticos. Cualquier cosa podía pasar. Y Tolima seguía con la pelota, en predios cardenales, pateándole al imbatible Castellanos.

Esas jugadas tolimenses que pudieron ser y no fueron ya son puras anécdotas, un solo olvido; los intentos fallidos de un rival que no desfalleció.

Hasta que por fin sonó el silbatazo final, y ese sonido debió ser como música para los oídos santafereños. El defensor José Moya, exhausto, se tiró al pasto sagrado y lo besó, arrodillado; Castellanos caminó como un héroe solitario, como incrédulo; el DT Gustavo Costas, el líder de la manada, saltó como poseído, como un niño estrenando balón, como un león recién liberado, como un técnico que repite estrella en el mismo club. Entonces, el cielo bogotano se cubrió de pólvora roja. Los héroes batalladores se encontraron en un abrazo feliz, interminable. Los leones conquistadores alzaron la copa por la que lucharon, por la que se batieron a muerte en la grama.

Por los parlantes empezó a sonar ese ritmo frenético que ya parece un himno cardenal: “loquito por ti / loco, loco / loquito por ti / por ti, por ti…”, y la afición delirante, la que pasó otra prueba a su locura, empezó a cantar, a festejar su sufrida novena estrella.

Síntesis

Santa Fe: Leandro Castellanos; José Moya, William Tesillo, Héctor Urrego; Juan Daniel Roa, Sebastián Salazar, Yeison Gordillo, Leyvin Balanta, Jonatan Gómez, Humberto Osorio, Ánderson Plata.

Cambios: Omar Pérez por Humberto Osorio Botello (32 ST), Jhon Freddy Salazar por Jonatan Gómez (42 ST) y Javier López por Ánderson Plata (45+2 ST).
D.T.: Gustavo Costas.

Deportes Tolima: Joel Silva; Víctor Giraldo, Fáiner Torijano, Sergio Mosquera, Danovis Banguero; Gabriel Gómez, Luis Paz, Didier Delgado, Deinner Quiñones, Cléider Alzate; y Ángelo Rodríguez.

Cambios: Víctor Aquino por Cléider Alzate (1 ST), Jader O’Brian por Didier Delgado (20 ST) y Marco Pérez por Gabriel Gómez (37 ST).
D.T.: Alberto Gamero.

Goles: Héctor Urrego (11 PT) por Santa Fe.

Amonestados: Sebastián Salazar (19 PT), Jonatan Gómez (35 PT) por Santa Fe. Cléider Alzate (27 PT), Luis Paz (30 ST), Gabriel Gómez (34 ST) Fáiner Torijano (38 ST), Víctor Giraldo (41 ST). por Tolima.

Expulsados: Sergio Mosquera (44 ST), en Tolima.

Figura: Héctor Urrego (7).

Estadio: El Campín.

Asistencia: 34.000 mil espectadores, aproximadamente.

Taquilla: no fue suministrada.

Árbitro: Wílmar Roldán (7).

Partido: regular.

PABLO ROMERO
Redactor de DEPORTES
Twitter: @PabloromeroET

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page