Al instante

Reforma de poderes y “bancada costeña”

Por Lola Salcedo C. (El Heraldo, Barranquilla)

La "bancada costeña" (El Universal)

Una vez más, será la bancada costeña del Congreso la que apruebe o reviente una reforma fundamental para la civilidad y la democracia, como lo es la recuperación del equilibrio de poderes en el país. Esto afirmó la senadora del partido Verde, Claudia López, en El Primer Café, de Canal Capital. Constituye esta el 40 por ciento del voto decisorio, de manera que puede impulsar este ajuste urgente a la mecánica nacional o hundirlo y que sigan las cosas como ahora están. Desde luego, no quiero aburrirlos repitiendo lo que todos sabemos y, mucho menos, comentar sobre las actuaciones de nuestros representantes políticos en comisiones o plenarias.

Me interesa la figura de la ‘bancada costeña’. Seguro es mi ignorancia supina y el distanciamiento voluntario del cotarro público, pero no recuerdo que se hubiese creado un grupo o bloque de parlamentarios regionales con miras a impulsar proyectos de beneficio para todo el Caribe, distinta a la de principios del S. XX. Más bien ocurre lo contrario: ante las desigualdades feroces del centralismo, y cuando estamos ahorcados, se ‘juntan’ (caso alza descomunal de las tarifas del gas) y hacen frente común. El resto del tiempo, cada oveja con su pareja.

De modo que esa ‘bancada costeña’ es una invención cachaca, desde la misma perspectiva de creer que tenemos una idiosincrasia común y la misma cultura, un imposible si recordamos que la intercomunicación en nuestros departamentos fue inexistente hasta hace 50 años, que aún es deficiente y vivimos situaciones aberrantes, como que para ir desde Barranquilla a Valledupar o Montería por vía aérea toca viajar a Bogotá, si no se desea volar en naves ligeras porque uno es paranoico con el movimiento. Y esas aerolíneas apenas están instalándose.

Así, el toponímico costeño y las características que nos han otorgado son una construcción cachaca, a partir de las experiencias con múltiples inmigrantes de toda la región, cada cual con sus ‘cadacualunadas, que decía el filósofo. Porque, la verdad, no somos idénticos y, por el contrario, cada quien tiene su subcultura particular: nadie más distinto que un guajiro a un atlanticense, por ejemplo. Y ese costeño se diferencia del paisa notablemente: mientras en Los Andes segregaban, éstos se mezclaban y con su espíritu arriero bajaron a colonizar las tierras aledañas (El Ubérrimo es buena referencia).

Voy más allá. En Planeación Nacional son famosas las zancadillas y dentelladas que se mandan los de la ‘bancada costeña’ cuando hay que desmenuzar el presupuesto del Plan de Desarrollo y equilibrar las cargas entre ocho administraciones disparejas. No por eso desconozco el esfuerzo que hicieron alrededor del problemas del gas natural y dio tan buenos resultados. Por el contrario, los animo a actuar esta vez en real bancada apoyando la necesaria Reforma de Poderes, si quieren demostrar a los electores que los esperan en octubre –para sostener o derrotar a sus candidatos locales–, demostrar, repito, que son reales garantes de la paz. Porque la paz se firma en La Habana, pero se construye con una justicia limpia y despolitizada, tanto como un ejecutivo limitado y procesos electorales transparentes.

losalcas@hotmail.com

Ir a la barra de herramientas