Al instante

Pujols y Beltré, ¡camino a Cooperstown!

Por Antonio Andraus Burgos, Nueva York

Imagen digital.com

Los dos peloteros dominicanos tendrán la oportunidad en la temporada del béisbol de las Grandes Ligas de este 2018, de sellar sus pasaportes para esperar un nicho en el Salón de la Fama.-

Vladimir Guerrero se ungió este año como el tercer dominicano en llegar al Salón de la Fama. Pero fue el primero en conseguir el pasaporte como jugador de campo: un jardinero natural que con su potente brazo hacía respetar su condición de guardabosques, y con sus demoledores batazos, lo llevaron a la cúspide de los inmortales.

 

Los otros dos, son los inolvidables lanzadores, Juan Marichal, el gigante de Laguna Verde, y Pedro Martínez, don Pedro, el jugador al que pocas posibilidades se le otorgaban para triunfar en las Mayores, dadas sus condiciones físicas, que ciertamente no le ofrecían el respaldo que dentro de lo común y corriente, podía tener un serpentinero.

 

Pero para la elección del año 2019, no hay duda que ya hay un cupo reservado para la ciudadanía en Cooperstown, en el nombre del ilustre taponero panameño, Mariano Rivera, quien será el segundo de esa pequeña nación centroamericana en ocupar un escaño en el Salón de la Fama. Su trabajo como relevista de los Yanquis de Nueva York, lo catapultan para ser elegido en la primera ronda de las votaciones por los periodistas que hacen parte del grupo de comentaristas, críticos y analistas de la pelota organizada.

 

El otro lo es Rod Carew, aquél jugador que hizo de su presencia en los diamantes beisboleros, que su ofensiva fuera respetada por todos los lanzadores de las Grandes Ligas.

 

Si tomamos los nombres de los peloteros latinos que hacen parte de la gloria y la inmortalidad, podemos anticiparnos a señalar que otros dos sensacionales jugadores dominicanos, esculpirán con sus hazañas hacia la gloria en esta temporada del 2018, para pensar en que más temprano que tarde, obtendrán los votos necesarios para ingresar al recinto de los inolvidables del béisbol de las Grandes Ligas.

 

Pujols y Beltré

 

Nos estamos refiriendo a Albert Pujols y a Adrián Beltré, cuyos recorridos en los estadios de la Gran Carpa, les muestran un camino despejado para ser elegidos, inclusive, en la primera oportunidad en que aparezcan en la nómina de los aspirantes.

 

Pujols y Beltré tienen todo finamente elaborado para esperar que lo poco que les hace falta para pensar en el gran paso hacia la inmortalidad, es el esfuerzo final que deben hacer en la campaña que está próxima a iniciarse antes de que concluya el presente mes de marzo.

 

Ambos han desarrollado estelares carreras en las Gran Carpa. Ambos han dejado en alto el nombre de República Dominicana y del béisbol. Ambos han enaltecido el valor de los peloteros latinos en la práctica del Rey de los Deportes. Y ambos, tanto por sus consideraciones dentro de los campos de juego, como fuera de ellos, han dejado una impronta camino a obtener lo que todo gran jugador de béisbol quiere: llegar al Salón de la Fama después de 15, 16, 17 o 18 años de estar desarrollando una ardua labor y titánicas tareas para engrandecer su nombre y dejar para la historia, anécdotas, marcas, batazos, atrapadas, en la filigrana del béisbol en todo su esplendor.

 

Lo de Pujols

Imagen Diario Libre

Acababa de cumplir los 21 años, cuando Pujols llegó a las Grandes Ligas luciendo el uniforme de los Cardenales de San Luis, en aquella inolvidable temporada del año 2001, para convertirse en una de las figuras de la novena, y de paso, conquistar con su rigurosa disciplina y trabajo de tiempo completo para el béisbol, para ser uno de los peloteros más afamados y queridos del Béisbol Organizado.

 

En la primera década de juego con los Cardenales, Pujols demostró que sus cualidades y condiciones le permitirían pensar en muchas cosas importantes, y su talento le daría el respaldo para erigirse en un señor jugador de béisbol, cuyos trazos finales está ofreciendo con el uniforme de los Angelinos de California.

 

A 32 imparables de llegar a los 3.000 indiscutibles, con más de 600 ‘’bambinazos’’ despachados en su brillante carrera, con más de 1.900 carreras remolcadas, con su promedio ofensivo de más de 300 hasta la fecha de hoy, el hijo de Santo Domingo sabe que es poco lo que le hace falta para cuadrar caja y llegar al Salón de la Fama en el futuro inmediato.

 

Con sus 614 cuadrangulares alcanzados hasta la fecha, es el séptimo bateador en toda la historia en esas estadísticas, y está a 16 ‘’bambinazos’’ de igualar a Ken Griffey Jr., quien ocupa la sexta casilla, y para darle alcance a Willie Mays, el quinto de todos los tiempo, está a 46 cuadrangulares.

 

Las 1918 carreras remolcadas le permiten estar en la novena casilla de todos los tiempos, pero está a 5 impulsadas para superar a Jimmie Fox; y a 21 fletadas, para desplazar a Ty Cobb, de la séptima casilla.

 

Pujols ahora mismo es el número 33 en todos los tiempos, en imparables logrados, cuando acumula 2.968, y podría colocarse entre los 25 de la historia, si despacha por lo menos 80 indiscutibles en lo que resta de su carrera, para compilar 3.048.

 

La pregunta que todo el mundo se hace es si Albert podrá mantenerse en actividad este y el próximo año, cuando eventualmente estaría dentro de sus planes, retirarse del juego.

 

Considerado quizás el más grande pelotero del nuevo milenio, incluyendo par de anillos de Series Mundiales con los Cardenales de San Luis, las lesiones que lo han maltratado en las últimas temporadas, como parte natural del desgaste físico y del juego, no le han disminuido su entusiasmo y su alegría para mantenerse en la actividad.

 

Lo de Beltré

El bateador de los Rangers Adrian Beltre en acción ante los Angelinos en el estadio Angel de Anaheim, California (EE.UU.). EFE/PAUL BUCK

Y en Adrián Beltré, Dominicana tiene otra carta ganadora para arribar al Salón de la Fama una vez se retire de la vida activa del béisbol.

 

Dejando su rodilla derecha sobre el campo de juego en la mayoría de sus turnos al bate, algo peculiar en él, y con sus batazos de marca y estilo propio, Adrián tiene un terreno abonado para esperar su arribo a Cooperstown dentro de todas las posibilidades para un pelotero de su clase y trayectoria.

 

También nacido en Santo Domingo, Beltré ya tiene registrado en su cuenta particular 3.048 imparables en su brillante carrera, 462 ‘’bambinazos’’ despachados, 1.642 carreras remolcadas y 1.475 rayitas anotadas, con promedio ofensivo de por vida de 287 hasta la fecha.

 

Está ocupando en la actualidad la casilla 25 de todos los tiempos con sus 3.048 indiscutibles, pero fácilmente puede sumar entre 100 y 120 más, antes de que concluya su carrera, lo que le permitiría pensar en que una de las quince primeras casillas de ese departamento sea ocupada por él.

 

Igualado en cuadrangulares con el venezolano Miguel Cabrera, cada uno de ellos con 462 tablazos de circuito completo, para estar adueñados de la casilla número 35 de la historia, Adrián podría esperar en que con unos 24 cuadrangulares más, lo llevarían a un sitial de honor, porque estaría superando a jugadores como Dave Winfield, que tiene 465 jonrones; a Chipper Jones, que suma 468 vuelacercas; al boricua Carlos Delgado, quien compila 473 batazos de circuito completo; y a Willie Stargell, quien suma 475 ‘’bambinazos’’, registro que comparte con el inolvidable Stan Musial.

 

A sus 38 años, Adrián sabe a conciencia que le quedan, si acaso, par de años más dentro de la actividad, o a lo mejor, este 2018 sea su última temporada en la Gran Carpa.

 

En su carrera, Beltré ha sido uno de los peloteros en donde se reúnen condiciones excepcionales, tanto a la ofensiva como a la defensiva, y con su indiscutible calidad, le ha valido conquistar 2 guantes de platinos, distinción que muy pocos peloteros capturan; 5 guantes de oro y 5 bates de plata, en sus 20 años de estar jugando en las Grandes Ligas, además de ser participante en cuatro Juegos de las Estrellas.

 

Albert Pujols y Adrián Beltré son dos peloteros que han trajinado en la Gran Carpa con clase indiscutible, con un talento natural como muy pocos, con una disciplina a toda prueba, por lo que no es difícil predecir que es poco lo que les hace falta para redondear en sus estadísticas, el envión final que les asegure un puesto entre los inmortales.

 

Los dos merecen ampliamente alcanzar un lugar en el Salón de la Fama, y República Dominicana tendrá en ellos el orgullo que les da el haber escogido al béisbol como su pasatiempo favorito, en donde sus nativos han moldeado sus nombres en letras de oro para la posteridad.

 

Y antes de que nos escriban para decirnos que nos estamos olvidando de otro grande latino que está pidiendo pista para ir al Salón de la Fama, como lo es el venezolano Miguel Cabrera, les anunciamos a nuestros amables lectores que le dedicaremos una nota especial a este distinguido pelotero que tiene méritos más que suficientes para estar en Cooperstown.

 

Albert Pujols y Adrian Beltré, dos sensacionales dominicanos, y Miguel Cabrera, un venezolano con estampa de inmortal, son verdaderos orgullos para el béisbol de América Latina que bien pronto estarán en el Salón de la Fama.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Revista Corrientes (2258 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas