Al instante

Puerta en el suelo

Por Carlos Alberto Ospina M.

Imagen espaciosaludable.com

Otra forma de abandono estatal consiste en el subregistro de los individuos que padecen depresión. Aparte de ignorar las causas de los dolores corporales y la somatización del trastorno, la inconfesable soledad interior, ahonda los efectos negativos en miles de jóvenes, mujeres y gente de la tercera edad. Al menos en el plano horizontal, el Sistema General de Seguridad Social en Salud, no tiene definida la secuencia para el análisis ni la caracterización de la enfermedad. Casos clínicos moderados reciben el tratamiento erróneo de “alteración del ánimo y respuesta emocional” a situaciones cotidianas. El 50% de los afectados no cuentan con los medios adecuados para aliviar las perturbaciones psíquicas.

Más de 322 millones de personas en el mundo sufren de depresión, siendo la principal razón de discapacidad en el ámbito mundial y la segunda causa de suicido entre 15 y 29 años de edad. Este síndrome adquiere características pandémicas con cerca de 800 mil suicidios cada año, según lo reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS). A causa del miedo que produce la posibilidad de estigmatización, numerosos sujetos no le hallan sentido a la existencia y en especial, algunos adolescentes prefieren quitarse la vida a buscar ayuda profesional, soporte emocional y apertura a la discusión de la enfermedad a nivel del grupo escolar, familiar e institucional. 

Esa especie de afrenta, también, la sobrellevan miles de adultos despojados de los bienes materiales, abandonados e inmovilizados bajo condiciones infames y violatorias de los derechos humanos.  Desentenderse de los achaques, el letargo neuronal y las diferentes enfermedades que trae la edad, no solo encarna el inadmisible pragmatismo, sino que altera los indicadores sobre el aumento del abandono de las personas mayores. El deterioro paulatino de las condiciones físicas y mentales se traduce en la abusiva exclusión al ser considerados un estorbo para la sociedad. Al mismo tiempo, ¿cuántos maltratadores destrozan el premonitorio espejo de lo que será su futuro? 

La OMS cuestiona la falta de personal capacitado con el objetivo de efectuar el oportuno y certero diagnóstico de la depresión, lo que conduce a procedimientos desafortunados, a gestiones descoordinadas por parte del sistema de salud y a la ingesta irresponsable de antidepresivos. Varios médicos resuelven los síntomas de la ansiedad y el trastorno mental con la formulación de medicamentos siquiátricos genéricos sin llevar a cabo la trazabilidad con el respectivo especialista ni prever los efectos adversos de las pócimas. Por esto, la Organización exige particular cuidado en la prescripción a niños y adolescentes.

El aumento de las expectativas de vida de la población mundial va a la par del incremento del número de episodios maníacos y depresivos de características leves, moderadas o graves. Cualesquiera de esas enfermedades pueden ser crónicas o reaparecer después de cierto tiempo. 10% de la población mundial está afectada y en la última década ha aumentado un 18,5 por ciento la prevalencia de la depresión u otras alteraciones del comportamiento.

En Colombia el desfinanciado Sistema de Seguridad Social en Salud está en mora de abordar el análisis de los beneficios económicos que produce la inversión en programas de prevención de las enfermedades más frecuentes. De acuerdo con el estudio realizado en 2016 por el Banco Mundial y la OMS “cada US$ 1 invertido en la ampliación del tratamiento de la depresión y la ansiedad rinde US$ 4 en mejora de la salud y la capacidad de trabajo” *; es decir, los beneficios sanitarios son del 400% dentro del costo universal aproximado de 1 billón de dólares al año. (*La inversión en el tratamiento de la depresión y la ansiedad. Organización Mundial de la Salud. 13 de abril de 2016 Comunicado de prensa Washington DC, EE.UU.)

Esta perspectiva económica global apunta a reducir la carga del 30% que representan los trastornos mentales. Una visión integral del género humano examinaría el mejoramiento de la productividad en el marco de la felicidad organizacional, la salud espiritual, la asesoría, las opciones terapéuticas, el bienestar laboral, social y familiar. No obstante, el raciocinio económico del Presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, ratifica la posición pragmática: «Pese a que en el mundo hay cientos de millones de personas con trastornos mentales, la salud mental ha permanecido en la sombra… No se trata de una cuestión únicamente de salud pública, sino también de desarrollo. Tenemos que actuar ya porque la pérdida de productividad es algo que la economía mundial no se puede permitir.» La calidad de vida, la dignidad, la prosperidad, el amor, los sentimientos y las emociones riñen con los postulados financieros y monetarios de la institución multinacional. Para reducir la pobreza es necesario trabajar en la pérdida de la salud mental. Así dejará de ser mala sombra.

Enfoque crítico – pie de página. “La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente, y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

La depresión es un trastorno que se puede diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por no especialistas en el ámbito de la atención primaria”. (Salud Mental. Organización Mundial de la Salud. 2018) ‘Del puede ser´ trascender al Deber Ser como primera obligación de la OMS.

Acerca de Revista Corrientes (2504 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas