Al instante

Por qué voto por Petro

Por Enrique Santos Molano, Diario El Tiempo, Bogotá

Gustavo Petro, candidato presidencial. Foto El Heraldo

Creo en él, con pleno conocimiento de la bondad de sus propósitos de gobierno.

Están en el ring Colombia los dos boxeadores que han quedado en pie para pelear la final del campeonato de pesos pesados “Presidencia de la República”. De un lado, el favorito de la caverna oligárquica, Iván Duque, a quien ovacionan en las tribunas ocupadas por la élite y por varios de los responsables del desastre de Hidroituango que, Dios quiera, esperamos no pase a mayores, aunque la ONU alertó este jueves de un riesgo inminente de ruptura en la presa.

Del otro lado tenemos al demócrata y progresista liberal de Colombia Humana, Gustavo Petro Urrego, a quien aplauden las juventudes universitarias, las y los intelectuales, y un sector pensante del país, en todos sus estratos, que siente en Petro al intérprete de sus esperanzas y al único capaz de hacerlas realidad si gana por nocaut esta última pelea que el 17 de junio recibirá el fallo de los jueces: los ciudadanos de Colombia.

Las apuestas están echadas. La caverna en masa le meterá cantidades fabulosas de dinero a su campeón. Los cavernícolas más caracterizados, el senador Uribe, el clérigo Ordóñez, el oportunista Gaviria, el majagranzas Pastrana, la descabalada Cabal, ya se tomaron la foto con su pupilo al que aspiran a manejar como un títere modelo, sumiso y obediente, muñeco que repita sin chistar lo que sus ventrílocuos le dicten.

Estamos con Petro, y vamos a votar por él los que contemplamos horrorizados la impunidad con que actúan el narcotráfico, las bandas criminales, la corrupción imperante.

Con Petro vamos los miles y miles de ciudadanos de a pie que lo hemos observado desde sus debates vibrantes en el Senado para denunciar los ‘falsos positivos’; que lo apoyamos en su gestión homérica (para no decir prodigiosa) como alcalde de Bogotá; y que vemos en el proyecto de Colombia Humana el instrumento eficaz para hacer los cambios pacíficos y profundos que Colombia necesita si quiere garantizar el bienestar de todos y cada uno de los hombres y las mujeres de este país, en una “aventura de la equidad” (la llamó con acierto Carolina Sanín) que nos borre por siempre de esa lista vergonzosa en la que venimos apareciendo obstinadamente como el tercer país con más desigualdad en el mundo, para reubicarnos –por nuestras libertades democráticas y nuestros logros sociales y económicos– entre las naciones más avanzadas del siglo veintiuno.

Estamos con Petro, y vamos a votar por él los que contemplamos horrorizados la impunidad con que actúan el narcotráfico, las bandas criminales, la corrupción imperante y la forma impúdica y soez en que se violan los mandatos constitucionales, entre ellos el de la paz, se desprestigia al único presidente que ha tenido los cojones de darle pleno cumplimiento al Artículo 22 de la Constitución, se asesina de manera sistemática a los líderes sociales, con inexplicable pasividad de las autoridades militares y de policía, y la ausencia de una fiscalía que en esos crímenes parece estar de vacaciones. La Colombia Humana abordará sin timideces la lucha frontal contra el crimen organizado hasta eliminar de nuestra tierra ese flagelo.

Muchas personalidades, que no votaron por Petro en la primera vuelta, han manifestado que lo votarán en la segunda, ante la posibilidad de que el joven candidato de la caverna (qué contradicción) gane la presidencia. Ingrid Betancur viene a hacer campaña por Petro. Clara López ya le brindó su respaldo al candidato de Colombia Humana. Miles de fajardistas de la base rechazan con entereza el voto en blanco y están haciendo campaña por Petro en el país, de consuno con las bases petristas y por decisión espontánea. Quizá es la primera vez en nuestra historia, desde la revolución artesanal de 1854, que las bases actúan por su cuenta, no solo para detener una corriente cavernaria, sino para avanzar hacia las grandes transformaciones que se están dando hoy en el mundo.

Dos de nuestros más admirados y leídos columnistas, Antonio Caballero y Daniel García-Peña, que apoyaron en la primera vuelta la opción de Sergio Fajardo, han declarado que votarán por Petro en la segunda. Explican su decisión como forzosa. Votarán por Petro, aunque no les gusta (la persona de Petro) porque Duque es peor (no la persona de Duque sino el entorno tenebroso que lo rodea).
Posición respetable, y a mi modo de ver, un poquitín infantil, y deslucida, en dos escritores que han sido y son ejemplo de lucidez, madurez y sindéresis.

Mi voto por Gustavo Petro no está motivado en el temor que me puedan inspirar el doctor Iván Duque y sus temibles promotores. Voto por Petro, porque creo en él, no con la fe del carbonero, sino con pleno conocimiento de la bondad de sus propósitos de gobierno, y del realismo financiero con el que están concebidos para ser posibles. Nadie creía que el alcalde Gustavo Petro pudiera conseguir la plata de la parte correspondiente a Bogotá para financiar la primera línea del metro subterráneo, lo consideraban una fanfarronada; pero Petro consiguió oportunamente el dinero correspondiente al Distrito (30 %), como se había comprometido. Y esa plata estaba lista para arrancar la construcción de la primera línea del subterráneo, cuando llegó el señor Peñalosa a la alcaldía con el cuento del metro elevado “alto y esbelto”. Ya tendrá tiempo el alcalde Peñalosa de explicarnos cómo y por qué se esfumó el dinero que su antecesor dejó para construir la primera línea del subterráneo.

Voté por los Decentes el 11 de marzo, por Gustavo Petro el 27 de mayo, y voy a votar por Gustavo Petro y Ángela María Robledo el 17 de junio. Porque Petro cumple. Porque no es un charlatán como esa runfla de politiqueros culebreros que ofrecen de todo y salen con nada.

ENRIQUE SANTOS MOLANO
En Twitter: @esantosmolano

Acerca de Revista Corrientes (1988 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas