Al instante

Periodistas digitales informan a pesar de censura y amenazas

Por Silvia Higuera y Teresa Mioli (Journalism in the Americas)

Journalism in the Americas

Periodistas digitales continúan informando a ciudadanos a pesar de amenazas de censura y violencia: panelistas durante ISOJ

Valientes, cabezas duras, persistentes, y con un buen sentido del humor. Esas son las características que comparten los ochos periodistas internacionales quienes hablaron sobre los retos que enfrentan al tratar de informar al público, dijo María Teresa Ronderos, directora del programa de Periodismo Independiente de Open Society Foundations.

Gopal Guragain, Tamas Bodoky, Haris Dedovic, Anim van Wyk, Laura Weffer, Gregory Shvedov, Mike Runey y Jahanzaib Haque durante ISOJ 2015. Foto: Gabriel C. Pérez/Centro Knight.

Ronderos moderó el panel ‘Una ronda por el mundo: cómo los periodistas están utilizando internet en su lucha por la democracia, derechos humanos y libertad de prensa alrededor del mundo’ que tuvo lugar el sábado 18 de abril durante el Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ por sus siglas en inglés).

El panel contó con la presencia de Tamas Bodoky, director de Atlatszo (Hungría); Haris Dedovi, editor en jefe de Karibe (Bosnia y Herzegovina); Gopal Guaragain, CEO de Ujyaalo Multimedia (Nepal); Jahanzaib Haque, editor de Dawn (Pakistán); Mike Runey, director de programación de Meydan TV (Azerbaiyán); Gregroy Shevdov, editor en jefe de Caucasian Knot (Rusia); Laura Weffer, editora de Efecto Cocuyo (Venezuela); y Anim van Wyk, subeditora de Africa Check (Suráfrica).

Y es que cuando se vive en países con cifras de violación a derechos humanos y con gobiernos con poca tolerancia a la libertad de expresión, ofrecer información confiable, oportuna y relevante se convierte en una función principal del periodismo.

Así por ejemplo, Bodoky de Atlatszo – cuyo nombre significa “transparente” – señaló que cada vez más el gobierno de Hungría tiene un giro hacia el autoritarismo con una fuerte inclinación por “eliminar las voces críticas”. Es por esta razón, que Atlatszo, que nació en 2011 como una plataforma independiente de periodismo investigativo, también ha tomado una especie de activismo por la libertad de información.

Una situación similar a la que se vive en Venezuela, según lo expuso Weffer durante su presentación. Según la periodista, en el país suramericano se vive un bloqueo informativo que no le permite a la población tener información sobre lo que está pasando. De allí que el significado del nombre de su medio – Efecto Cocuyo – tenga que ver con el objetivo de “traer luz a la oscuridad” que vive Venezuela.

El caso de Meydan TV – que significa “plaza pública” – ejemplifica las medidas extremas a las que deben llegar los periodistas con el propósito de publicar en países en los que de manera activa se restringe el flujo de información. El medio, que reporta sobre Azerbaiyán, ha relocalizado sus instalaciones en Berlín, Alemania. Su objetivo es publicar sobre temas que no son transmitidos en otros medios: investigaciones de casos de corrupción, nepotismo, derechos de la comunidad LGTBI así como de personas en situación de discapacidad.

“Es un estado totalitario”, señala Runey sobre Azerbaiyán. “Ha mandado a todo el mundo a la cárcel. No solo a periodistas, sino a personas de la sociedad civil”, razón por la que sus colaboradores se encuentran en diferentes países.

Aunque estos medios y sitios digitales han visto en la tecnología un beneficio para sus proyectos, también entienden que se trata de un factor diferenciador de acuerdo a la región en la que se encuentren trabajando.

Shevdov, de Caucasian Knot, un medio que reporta sobre violaciones de derechos humanos en Rusia, le recordó a la audiencia de ISOJ que hay partes del mundo en la que la tecnología móvil aún no es tan prevalente, o en donde el acceso online no es tan ubicuo.

Por esta razón dijo que su organización le dice a su audiencia que no dependan exclusivamente de los periodistas, sino que también los ayuden a informar al público sobre lo que está sucediendo en la región.

“Les pedimos que nos informen a través de mensajes de texto”, dijo Shevdov. “Les decimos que nos informen y nosotros ampliaremos su voz”.

El periodista entiende que la tecnología también puede ser utilizada fácilmente por el Estado o por otros grupos para restringir la libertad de expresión, un punto en el que sus compañeros periodistas estuvieron de acuerdo.

Haque dijo que internet como un espacio libre está siendo amenazado en Pakistán, y que nueva legislación que está siendo presentada permitiría el procesamiento de cualquier contenido anti-islámico y anti-estado encontrado en línea.

Además, debido a las acciones del Estado Islámico en el Medio Oriente, los militantes locales han aumentado sus capacidades digitales al comentar en las notas de Dawn utilizando Twitter, aseguró el periodista.

“Es un ambiente peligroso y toda esta idea de la vigilancia de un lado es realmente preocupante”, dijo Haque.

A pesar de que se encuentran una situación extremadamente difícil, entienden que es precisamente en esos momentos cuando más se necesita del periodismo.

“Cualquier gobierno quiere controlar los medios. Eso no es nuevo”, dijo Dedovi, de Karike en Bosnia y Herzegovina. “Los obstáculos son diferentes desde distintas posiciones. Pero es una lucha que necesita ser peleada”.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page