Al instante

Perder es ganar…un poco

Por William Giraldo Ceballos

Francisco Maturana (Foto lapelotera.com)

O mucho si la acertada frase del profesor Francisco Maturana se le aplica al  ejercicio de la política en Colombia.

Con genuina o bien simulada “ingenuidad” la ex-gobernadora, ex senadora y periodista con tarjeta profesional, Leonor Serrano de Camargo, le contó a Julio Sánchez en la W cómo se está adelantando la campaña electoral para la gobernación de Cundinamarca.

Dijo que le retiró su respaldo a la candidatura de Nancy Patricia Gutierrez, a quien apoyan todos los partidos de ese departamento, porque de la jovencita buena, bien educada y preparada ya no queda nada. “Se volvió muy creída y ahora hay que pedirle audiencia para conversar con ella”.

Y anunció a continuación su apoyo al otro candidato, Jorge Rey, “un muchacho joven y sin vicios,  quien despierta la simpatía con todo el mundo en el departamento porque en todos los 116 municipios de Cundinamarca lo conocen y tiene, además -destacó doña Leonor- el apoyo del ahora renunciado gobernador Alvaro Cruz”.

Luego, al analizar las posibilidades que tienen ambos candidatos,  puso al descubierto ante Julio y sus oyentes, que el gobernador Cruz ganará con el que gane y con el que pierda, porque “a Nancy Patricia ya le había concedido en su administración varios de los cargos más importantes en el gabinete y  Rey tiene por delante un futuro exitoso”.

En otras palabras y sin que eso sea un gran descubrimiento del juego político en las provincias colombianas, doña Leonor lo que contó fue que bajo la tutela del cacique actual, entre los tres -Cruz, Gutierrez y Rey- se repartieron el presente y el futuro de la burocracia administrativa y el presupuesto del departamento de Cundinamarca, gane o pierda cualquiera de ellos.

Porque además en la “democracia”  nacional el que pierde siempre queda con sus cuotas en el poder. El candidato y el partido que pierde en las elecciones, siempre ganan.

Ningún candidato, ningún partido se va a la oposición por haber perdido en las elecciones.

Sino, que lo digan los liberales, los conservadores, los verdes, los que Mira n, los “radicales” y todos los que tienen su cuota en el gobierno distrital de Gustavo Petro.

Y como funcionarios, todos comiendo callados.

Como partidos  ejercen “oposición” política  a carcajadas en el Concejo Distrital.

Una oposición sin credibilidad porque es  para no perder ascendencia entre sus electores ni ante  los patrocinadores de sus campañas que en su mayoría, en el gobierno de Petro, resultaron afectados por la pérdida de los cuantiosos contratos que esperaban de la alcaldía.

Si los partidos de hoy tuvieran la dignidad política que tuvieron hasta cuando se creó el Frente Nacional, irían a la oposición. Pero la dignidad es escasa en la política.

Los directorios de los partidos también callan sus derrotas para ganar puestos y presupuestos públicos.

Los debates de “control político” que se adelantan en las corporaciones de elección popular, son pantomimas en las que la última palabra la tienen los funcionarios que les hacen los favores burocráticos  a los derrotados para que “les hagan pasito”.

Oposición: Cambalache…cualquiera es un señor…

Ir a la barra de herramientas