Al instante

Para recordar a Maria Luisa Landin

Por Jaime Rico Salazar

Maria Luisa Landín, "La reina del bolero". Foto aristeguinoticias.com

MARIA LUISA LANDIN

Su voz y su estilo romántico hicieron historia en el bolero. Ha sido una de las voces femeninas que más ha gustado en la interpretación de temas románticos, imponiendo en el sentir popular un gran número de canciones que la identifican plenamente.

María Luisa Landín Rodríguez era su nombre completo y nació en la ciudad de México el 9 de octubre de 1921. Desde muy pequeña demostró condiciones vocales admirables. Su comienzo artístico estuvo ligado a su hermana mayor Avelina con quien formó un dueto en 1936 haciendo sus primeras presentaciones en la emisora WEYS. Pero Avelina contrajo matrimonio en 1940 y el dueto se desintegró. María Luisa formó entonces un trío con las Hermanas Ana María y Aurora Mendoza del Mar y en 1943 tomó parte en una serie de conciertos que les patrocinó la empresa Coca Cola en la XEW. Luego siguió su carrera artística como solista. Continuó grabando en la RCA un repertorio de boleros que hoy mantienen su vigencia, como en sus buenos tiempos. Con la RCA grabó unos 150 temas como solista que después pasaron a formar parte de varios L.P. Uno de ellos Orquídeas Vocales, reunió sus mejores temas y tuvo una venta formidable.  Con Avelina grabó 40 boleros mas. También grabó algunos discos en el sello Peerless.

El primer tema que la llevó al estrellato fue: “Canción del alma”, que grabó por el año 1942 con el respaldo de la orquesta del autor: Rafael Hernández, logrando con este bolero verdaderos records de venta en toda Latinoamérica. Después vinieron: “Amor perdido”,(1949)  canción que la mantiene vigente con el paso de los años, “Amor ciego”, “Sé muy bien que vendrás”, “Por eso te perdono” “Será por eso”, “Desdichadamente”, “Hay que saber perder”, “Miseria”, “Verdad amarga”, “Mi último refugio”, “Dos almas”, “Que te vaya bien”, “Te espero”, “Aunque tengas razón”, “Somos diferentes”, “Ven, ven”, “Canta, canta” ,“Tu eres mi destino”… boleros que vuelven a vincularnos con su voz febril y apasionada a momentos inolvidables de nuestra vida romántica de años pasados.
Coincidió además la época de su apogeo con el surgimiento de una cantidad de compositores de primera categoría que le ofrecieron la primicia de sus boleros. Tuvo gran predilección por las canciones de Rafael Hernández, Federico Baena, Consuelo Velásquez y Miguel A. Valladares, contando además con el respaldo de magníficas orquestas en sus grabaciones entre ellas la de Rafael de Paz y la de Rafael Hernández.

Realizó muchas giras por el interior de México y en 1940 hizo su primera salida al exterior a la ciudad de La Habana. En 1949 regresó a Cuba y allí la acompañó el compositor Fernando Mulens naciendo entre ellos un gran romance que terminó en matrimonio. Hicieron una pareja artística excelente hasta 1951 cuando decidieron separar sus vidas. En Colombia, uno de los países en donde tuvo y continúa teniendo gran popularidad, estuvo en varias ocasiones. En una de ellas se enamoró de un locutor de radio: Juan Eugenio Cañavera y contrajo matrimonio con él. Enlace que duró muy poco tiempo. A María Luisa nunca le gustó que recordáramos esos pasajes de su vida.

María Luisa que llegó a ser un símbolo del bolero en Latinoamérica superó en ventas de discos a todas sus contemporáneas. A pesar de su ausencia en los escenarios artísticos, su voz la voz del alma como también se la llamó, tiene un puesto vigente en el gusto de quienes seguimos encontrando en el bolero el ritmo que mantiene el pulso del corazón…María Luisa falleció en la ciudad de México el 20 de junio de 2014. Ya tenía 93 años, pero estuvo lúcida hasta el final.

Siempre he sostenido que María Luisa Landín fue la bolerista más importante en los años dorados del bolero  y que fue la Reina del Bolero en Latinoamérica, razones por la cuales Olga Guillot me hacía broncas cada vez que nos encontrábamos.
Fotografía y datos biográficos del libro Cien años de Boleros en su SEXTA edición de Jaime Rico Salazar

 

Ir a la barra de herramientas