Al instante

PANTALLA & DIAL: Roberto Fiorelli, “mis mejores años los pasé en Colombia”

Por Edgar Hozzman, Londonderry New Hampshire

Ilustración Roberto Fiorelli, Humberto Monroy

 

Hoy recuerda con nostalgia su paso por Colombia, evocando con cariño los anos de fantasías  en los que comenzó a interpretar la batería  cuando menos se lo imaginaba.

Su padre, Leo Fiorelli ingeniero electrónico le pidió que lo acompañara a revisar unos sofisticados equipos de sonido, estos eran los amplificadores de “Los Flippers”, agrupación que vio y escucho ensayar en la casa de Orlando Betancourt segunda guitarra de “Los Flippers”.

Ese día descubrió su vocación musical y acepto la invitación que le había hecho su vecino, Álvaro Díaz  para integrarse a la agrupación que él había creado, “The Young Beats”, con los que se proyectó he hizo realidad una fantasía que le permitió compartir escenarios con los pioneros del rock nacional e integrarse a este selecto grupo de jóvenes quijotes que con instrumentos artesanales dieron los primeros pasos e identidad al Rock and Roll criollo.

Descubrió en un bus urbano a, Fernando Córdoba un místico solitario del folk rock, interpretando un clásico de, Bob Dylan en un perfecto Inglés,  “Míster Tambourine Man “ante unos pasajeros sorprendidos que no entendían  este bello testimonio.

Fiorelli hoy recuerda el lapso vivido en Colombia como el más amable e inolvidable de su existencia. Anos irrepetibles en los que creyó en los sueños de su amigo Álvaro Díaz, con los que se comprometió y lo llevaron a conocer sus primeros logros y proyectarse como músico escalando posiciones hasta llegar a dos de los Iconos del génesis de nuestro rock, “Los Speakers” y “Time Machine “.

Ernesto Suarez, Roberto Fiorelli, Fernando Cordova, Miguel Suarez.

–¿Por qué y cuándo llegó a Colombia?

–En 1949 emigramos de Italia a la Argentina, mi padre trabajaba en Córdoba como ingeniero electrónico en la industria aeronáutica. En 1955 Olivetti lo contrató y lo envió a Bogotá.

–¿Cómo llega al modelaje?

–Antes de llegar a la música, hice teatro y cine.  Trabajando con Gabriel Camargo de laboratorios GAMA, donde se producían spot publicitarios para la TV, en 16 milímetros, blanco y negro. Estas cuñas  se hacían para compañías publicitarias,  Par Publicidad, Toro, McCann Erickson y Atlas.  Mis nexos con creativos me dieron la oportunidad de ser modelo para campañas de Nescafé, Maggi, Tokalón entre otras.

–¿Cómo descubrió su vocación musical?

–A mi padre y a mi madre  les encantaba la música clásica la que escuché  en mi adolescencia, más tarde  descubrí el Jazz y comencé a cultivar mi devoción por este género escuchando a Gerry Mulligan Dave Brubeck.

–¿Cuál fue su primer ídolo?

–Un día, oí en  mi transistor un medley de  Triny López  en el que cantaba en vivo “América”, “Dame un martillo” y “La Bamba”. El público lo acompañaba con las palmas, esto me impactó, emocionó y me dejó la inquietud de algún día hacer lo mismo.

–¿Cuál fue su nexo con los pioneros del rock colombiano?

–Cursando el bachillerato, para la inauguración de la  biblioteca del colegio, un compañero sugirió que para el evento se contratara un artista, un condiscípulo  de apellido Franco sugirió a “Los Dangers”, quienes actuaron sin ningún problema. Así conocí a los primeros que hicieron Rock and Roll en Colombia.

–¿Dónde conoció a Fernando Córdoba?

–A Fernando Córdoba lo descubrí cantando “Mr Tambourine Man” (Bob Dylan) en un bus Amarillo, ruta  Olaya – Chico. Con gran personalidad lo hacía ante el asombro y sorpresa de los pasajeros. No dudé en abordarlo e invitarlo a que se uniera a “Los Young Beat”, agrupación que habíamos creado con Álvaro Díaz. Muy puntual llegó Fernando a la cita en la casa de nuestro segunda guitarra, Ernesto Matiz donde ensayábamos.

–¿Estudio música?

–Estudié piano de los7 hasta los 13 años, por darle gusto a mi padre, este instrumento no era el mío.

–¿Cómo nacieron “Los Young Beats”?

–“Los Young Beats” nacieron por iniciativa de Álvaro Díaz, con quien coincidimos en un ensayo de “Los Flippers’. Mi padre les había llevado un parlante para el bajo e iba a revisar los equipos. Álvaro, me comento que estaba formando un grupo y me invito a unirme a su proyecto, como  baterista. El problema era que no era baterista, ni tenía el instrumento. Un par de meses más tarde me llama Álvaro para informarme que me estaban esperando, que la   batería el la conseguiría.

–¿Cuál era el modelo a seguir del grupo?

–En ese momento, estamos en las postrimerías de 1966.  The Speakers- The Flippers-The Ampex” y “Los Yetis” eran las agrupaciones  que mandaban. Cuando comenzamos a montar el repertorio nos dimos cuenta que había que buscar algo que marcara  la diferencia y  la hacía el sonido de “Los Animals”, “Kinks”, “Rolling Stones” y Bob Dylan.

–¿Cómo llegó Ferdy Fernández a la agrupación?

–Cuando llegó Ferdy el grupo ya estaba ensamblado, Fernando Córdoba con su excelente inglés, una guitarra Framus de 12 cuerdas, Miguel Suárez, bajo, Ernesto Suárez, guitarra líder y yo en la batería. Álvaro Díaz se había  retirado para atender las obligaciones de su nuevo hogar,  se había casado y el trabajo no le permitía continuar en el grupo.

Quien llevó a Ferdy a “Los Young Beats” fue Fernando lo descubrió buscando una oportunidad para integrarse a un grupo, acababa de llegar de Cali. Lo escuchamos  y encontramos un buen guitarrista y cantante. Su problema: no tenía guitarra. Mi padre Leo, nos prestó el dinero necesario para adquirir en La Casa Musical de Jaime Blanco, un bajo Eko, para Miguel, la Guitarra Giannini, para Ferdy e importamos de Miami un amplificador Buckingam Vox, donde conectábamos guitarras y voces con un mixer de 6 canales!!!

–¿Los Young Beat, fueron los más anarquistas del génesis del rock colombiano?

–Y&B, no fueron “Anarquistas” se hicieron conocer por un repertorio, meditado y porque teníamos lo que los gringos llaman “Stage Act” muy llamativo, creo que lo de anarquistas se debe a  la percepción que tuvieron quienes leyeron la  entrevista para “Ilusión” que nos hizo Fanny Buitrago.

–¿Recuerda en que estudio se grabó el álbum de “Los Young Beat”?

–El álbum que nos produjo Discos Bambuco. Se grabó en Suramericana de grabaciones calle 18 con carrera 9. El ingeniero de sonido fue Armando Benavides. El máster que enviaron a Miami para remasterizarlo no sirvió, por lo que tuvimos que volver a grabarlo. En este lapso se retiró Ernesto Suárez, sin embargo él aparece en las fotos que ilustraron la carátula, las que fueron tomas por Hernán Díaz.

–¿Por qué se acabaron “Los Young Beat”?

–Después de la salida del LP, el grupo estuvo trabajando bastante bien hasta que comenzaron los problemas con Ferdy, gran guitarrista excelente músico y cantante, pero como todo “genio” privado de visión y actitudes prácticas, no se sabía dónde vivía, donde encontrarlo, no tenía teléfono (los celulares no habían sido inventados) o sea nos tocaba rechazar trabajo porque no lo localizábamos para cumplir con los compromisos. Afortunadamente en la  última etapa del grupo llegó Fred Sampson, gran guitarrista y amigo.

–¿Fue Time Machine la mejor agrupación de los sesenta?

–Con Fernando Córdoba logramos una gran identidad y afinidad musical. Admirábamos a Oscar Lasprilla y a Yamel Uribe, guitarrista y bajista de “Los Ampex”. Por lo que nos pusimos de acuerdo con Fernando para proponerles que conformáramos un grupo vanguardista, con un concepto musical diferente en el que primara la calidad y no el sonido comercial. Así nació, “Time Machine” el que fue un icono para finales de los años sesenta y su tiempo

–¿Cómo recuerda su experiencia con esta agrupación?

–“Time Machine “a pesar de su calidad, no era una agrupación para discotecas nuestro público era bohemio, idealista  e intelectual, se reunía en torno de nosotros para escucharnos, no para bailar. Llego el  déficit de trabajo, entendimos que con satisfacciones profesionales no se podía vivir.

–¿Su llegada a “Los Speakers” fue un logro para su actividad musical?

–Mi llegada a “The Speakers” , fue un poco “sufrida” porque las ideas  de Óscar y mías, estaban orientadas a la producción de un sonido propio. Logramos venderle esta idea a Humberto Monroy y a Rodrigo García la que quedó plasmada en un Álbum que produjimos para Discos Bambuco, el cuarto de esta agrupación,  el tercero con Discos Bambuco. Además realizamos la primera gira internacional de una banda de Rock colombiana.

–¿Cómo recuerda su paso por esta agrupación?

–Cuando Óscar decidió, viajar a  Europa,  Humberto, Rodrigo y yo decimos continuar como trío e integrar a Fernando Córdoba en nuestras presentaciones en vivo. Mis nexos con la bohemia, pintores, fotógrafos e intelectuales fue definitivo. Ellos aportaron su talento y creatividad en la ilustración del Álbum, “El maravilloso mundo de Ingeson”  el que ha sido catalogado por autores de páginas dedicadas a la música “conceptual” como uno de los discos que mejor representa ese GÉNERO.

–¿Cómo recuerda a Humberto Monroy?

–Humberto era una de las personas más altruistas y desinteresadas que he conocido, gran amigo, siempre dispuesto a colaborar en situaciones riesgosas como lo fue  “Siglo Cero”, agrupación que  comenzó como trío:  Fernando Córdoba, voz, armónica, Ferdy Fernández, voz y guitarra líder y yo en la percusión, después de algunos ensayos, decidimos llamar a Humberto Monroy, quien se integró feliz. Así nació “Siglo Cero”, con el que grabamos un Álbum producido por nosotros. Nuestro reportorio  eran “suites” improvisadas,  las que duraban 30/40 minutos cada una, con una impostación  típica de base “jazzística”.

–¿Quiénes intervinieron en la grabación de Siglo Cero?

–En la grabación del álbum intervinieron Humberto Monroy, bajo y voz- Manuel Galindo,  guitarra-Jaime Rodríguez, órgano hammond, guitarra y voz-Mario Renee, saxo- Edgar Restrepo, percusión-y yo batería y voz. Fue grabado en un solo “take” en Ingeson.

–¿Con quién estuvo en el festival de Ancón?

–Estuvimos en el festival de Ancón en Medellín, invitados por Humberto Caballero, quien era nuestro representante, actuamos gratis,  nos pagaron el alquiler de un Land Rover, que nos transportó de ida y regreso. Fueron tres días de música. Viajamos: Marco Giraldo bajo, Jaime Rodríguez, guitarra y yo voz y percusión.

–¿Quién lo llevó a los estudios como músico de planta?

–Cuando creí que todo había terminado hablando de rock, me entró  lo que hoy llaman la  “depre”. No me interesaba ningún proyecto, una mañana se apareció en mi apartamento, Jaime Rodríguez,  me dijo, “usted no puede estar aquí sin hacer nada, vamos, coja la batería y venga conmigo que lo que hay es trabajo” .Me llevo a los estudios de grabación y me integro a los grupos de base con los que no pare de trabajar, fueron cuatro años durante los cuales intervinimos en  la gran mayoría de producciones para las disqueras colombianas.

–¿Cómo nació “Columna de Fuego”?

–“Columna de fuego” nace en el Castillo de Chapultepec, donde actuamos al lado de un grupo de bailes autóctonos del litoral pacífico. El grupo que acompañaba este ballet era muy original, con gran sentido del ritmo y mucho gusto en la interpretación. Este sonido nos motivó a Jaime, Marcos y a mí, para fusionar esta música con el rock. Hicimos una versión de, “Joricamba”, tema que nos dio Esteban Cabezas, esposo de Leonor González Mina.

–¿Cómo recuerda a Jaime Rodríguez?

–Gran guitarrista, bajista, arreglista  un excelente profesional, buen amigo y compañero. Con él trabaje en “Siglo Cero”, y “Columna de Fuego”.

–¿Por qué regresó a Italia?

–A “Columna de Fuego” como banda con sección de vientos, para acompañar a  Leonor Gonzales Mina en su gira a la ex Unión Soviética, la que se extendió por otros países se Europa. A nuestra llegada a España,  tuvimos algunos problemas con el sindicato de músicos de ese país, por lo que no pudimos trabajar. Fueron nueve meses improductivos, por lo que decido volver a Italia.

–¿Cómo recuerda su paso por Colombia?

–Colombia es y será siempre para mí, el lugar donde viví los MEJORES 20 años de mi existencia, inolvidables, esplendidos, uno no sabe lo que tienen hasta que no los pierden!!!!

–¿Brando Ortiz fue un buen maestro y músico?

Hildebrando Ortiz, gran músico,  organizador de eventos, etc. No fue un guitarrista de rock, fue un músico versátil, integral. Trabaje con él en estudios de grabación, en shows, actuamos en Los Juegos Panamericanos de Cali en 1972, a nuestras presentaciones acudían los atletas americanos  quienes se subían a cantar con nosotros, “La tierra de las mil danzas: “Sex machine” fue una experiencia inolvidable.

ehozzman1@yahoo.com

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page