Al instante

PANTALLA & DIAL: “El señor Velandia”

Por Edgar Hozzman Londonderry New Hampshire

Comenzaba el programa “La barra de las doce”, venían los primeros titulares, luego, los saludos de rigor, después la señal horaria y, de pronto, la voz que rompía micrófonos, la de Alberto Piedrahita Pacheco, uno de los grandes locutores y narradores que ha tenido Colombia, se dirigía hacia su compañero de labores y le preguntaba, “Señor Velandia, ¿tiene a mano los resultados de los partidos de ayer?”.

Y el “señor Velandia” se convirtió en una bandera para el periodismo deportivo a tal punto que a William, no le volvieron a decir como lo habían bautizado sus padres, sino que todos lo llamaban como le decía Alberto Piedrahita Pacheco.

Con la autonomía para comentar con propiedad el ciclismo, por haber sido ciclista activo hoy quien fuera la mano derecha y el más leal amigo del inolvidable “Padrino”, a quien acompañó en tardes y noches de bohemia y no descansaba hasta dejarlo en su hogar, recuerda con un toque de nostalgia sus 35 años al lado de Alberto Piedrahita Pacheco, con quien al igual que su amado Millonarios, siempre estuvo en las buenas y en las malas.

William Velandia es un caballero a carta cabal.

Aclara “en mi ser no hay espacio para la ingratitud”. No la del “Padrino” sino la de su familia, la que olímpicamente desconoció el último deseo de Alberto de reconocerle lo que por Ley le correspondía al Señor Velandia. Tomando la máxima de Alberto, “la grosería no se contesta con grosería”.

William no ha hecho eco a la ingratitud con respuestas y conceptos desobligantes, por lo contrario ha sido un gentleman, un señor al referirse a su amigo, Alberto Piedrahita Pacheco, al que recuerda como un bohemio enamorado y comprometido con su pasión la radio. William es amigo de sus amigos.

Esperamos volver a escuchar y ver al señor Velandia en los medios de mayor audiencia, los que necesitan de profesionales de su talla, con ética, seriedad y erudición en ciclismo.

–¿Aún retumba en su oído la frase, “dígame señor Velandia?

–Desde luego, y en la versión original de la del “Padrino” quien dejó una marca con ese amable saludo, después de escucharlo tantos años la audiencia de La Barra de las doce, me  saluda de esa manera.

–¿Cómo recuerda a la querendona  trasnochadora y morena, Pereira?

–Una bella e inolvidable ciudad, que hace honor al título que le dio el maestro Carlos Arturo Rueda, “La querendona, trasnochadora y morena”. En mi primera edad, muy tranquila, sin trancones con su gente alegre y servicial.

–¿Por qué le gustó el ciclismo?

–Mi padre practicaba el ciclismo como una disciplina para mantenerse en forma, compartía con el este deporte y me fue gustando y me cautivó.

–¿Compitió con Rubén Darío Gómez, lo conoció?

–No competí con él es mayor que yo, lo conocí en mi adolescencia, “El Tigrillo de Pereira”  era una figura, un excelente ciclista.

–¿Cuántas Micro vueltas corrió? ¿Ganó alguna?

–No recuerdo cuántas competencias corrí, gané algunas en todo el eje cafetero…por Pereira, Armenia y Manizales, entre mis 5 y siete años.

–¿En qué año se residenció en Bogotá?

–En 1957. Me impactó fue el frio que hacía en Bogotá.

–¿Su padre a cuál ciclista admiraba?

–Al pentacampeón de la Vuelta a Colombia, Ramón Hoyos Vallejo, el ídolo y figura de nuestro ciclismo en los años cincuenta.

–¿Cuál fue el héroe de su juventud?

–En mi niñez mi primer ídolo fue Tarzán, “El rey de la selva” al que un par de años más adelante  cambie por Superman.  “El hombre de acero”. Eran mis años en Pereira.

–¿Cómo ciclista del 0 al 10 califique su rendimiento   ?

–Fui disciplinado, pero no pude cumplir con las exigencias de los entrenamientos. En mi hogar el lema era estricto, primero el estudio y los horarios del colegio me  impedían salir a la cuatro de la mañana a entrenar, para afrontar carreras de cuatro y cinco horas. Fui un ciclista de Corazón.

–¿Cuál fue la competencia ciclística más importante en que compitió?

–Las que organizaban la liga, las inter colegiados y torneos de  inter clubes.

–¿Con que ciclistas famosos corrió?

–Con Pedro Pablo Soriano, Abatuel Chitiva, Carlos Siabato, Héctor Julio Mayorga, Marco E. Larrota, entre otros más.

— ¿Por qué no se dedicó al ciclismo?

–Cuando terminé el bachillerato tuve que comenzar a trabajar para colaborar con los gastos del hogar y no tenía tiempo para el ciclismo disciplina que es muy exigente y de mucha consagración.

–¿Ud. fue mensajero de con bicicleta?

–Mi medio de transporte era el bus urbano, los mensajeros de bicicleta eran los de las droguerías y panaderías.

–¿Cómo recuerda a Jorge Tenjo?

–Jorge estudiaba en el  colegio, Antonio Gómez Restrepo cursaba un ano adelante que yo, nos hicimos amigos por el ciclismo él también lo practicaba lo que nos dio una gran identidad.

-¿Cómo comenzó en la dirigencia ciclística?

El haber truncado mi carrera de  ciclista activo, me abrió las puertas de la dirigencia deportiva en el Club deportivo Restrepo, del que fui presidente lo que me dio la oportunidad ser delegado de  la Liga de Ciclismo de Bogotá, de la que fui elegido Secretario.

–¿Cómo nació el Colegio de Jueces y cronometritos de Bogotá?

–El Comisario Internacional Hermógenes García y yo vimos la necesidad de fundar un Colegio de Jueces y cronometristas para darle un control profesional a los eventos ciclísticos. Capacitamos  personal para que estuviera a la altura de las necesidades que requerían nuestro ciclismo, así nació el Colegio de Jueces y Cronometristas  de Bogotá.

–¿A cuántas vueltas a Colombia asistió como juez y cronometristas?

–A seis como directivo y cronometrista, seis  como comentarista en moto y cuatro como coordinador y productor en estudios , esto sin contar las Clásicas y campeonatos nacionales e internacionales.

–¿El mejor ciclista de su época? ¿Por qué?

–Indiscutiblemente Martin Emilio “Cochise” Rodríguez, cuatro veces campeón de Vuelta a Colombia, campeón mundial de la Persecución individual y record mundial de la hora, además,  campeón en el Táchira, en México entre otros grandes logros nacionales e internacionales, un señor ciclista y un caballero.

–¿Cómo conoció al inolvidable “Padrino” Alberto Piedrahita Pacheco?

Por el ciclismo en el Velódromo Primero de Mayo de Bogotá, en una competencia de pista que disputaban   Cochise y Balbino Jaramillo.

–¿Por qué al referirse a usted el Padrino, lo llamaba “Señor Velandia”?

–Una deferencia para conmigo del “Padrino” Piedrahita, siempre que me presentaba en “La Barra”, así lo hacía y así me quedé, hoy así me identifican.

–¿Cómo era Alejo Villanueva propietario del Restaurante La Barra de la 22?

–Un señor excelente persona, amable, bonachón, enamorado del ciclismo, por lo que no perdía oportunidad de acompañar a los equipos españoles en las Vueltas a Colombia en que participaron.

–“Futbol el mejor espectáculo del mundo” ¿Fue su pasaporte para ingresar al periodismo deportivo?

–Si esta fue la gran oportunidad de convertirme en periodista integral, editaba el material que recibíamos del exterior, partidos, entrevistas, elaboraba los libretos, textos con alineaciones, datos de los jugadores, entrenadores y entregaba el programa listo para sus emisión en Inravisión.

–¿Recuerda en qué horario se emitía este espacio deportivo y por cuál canal?

–Se emitía en el Canal 9 a las dos de la tarde los sábados.

–¿Quiénes eran los socios propietarios de esta franquicia?

–Fernando González Pacheco, Juan Harvey Caicedo, David Cañón y Alberto Piedrahita Pacheco.

— ¿Cómo nació la Barra de las 12?

–Fue una idea de Alberto Piedrahita Pacheco, él  quería tener un espacio deportivo diario en la radio por lo que llegó a un acuerdo con Todelar y comenzamos en Radio Capital  a la semana de estar al aire y ante la aceptación del público y la buena audiencia, German Tobón decidió que el programa se emitiera por La Voz de Bogotá una frecuencia con mayor cubrimiento.

–¿Quiénes integraban el elenco periodístico de este espacio?

–Rubén Darío Arcila, Carlos Julio Guzmán, Juan Carlos González, Jaime Díaz,  Alberto Piedrahita y el suscrito, nos colaboraba,  Yolián Londoño (hermano de Pastor Londoño) quien era el editor internacional.

-¿Por qué se acabó “La Barra”?

–Caracol le vendió a William Vinasco La frecuencia 850 AM, en la que emitía originalmente, Emisoras Nuevo Mundo. Un día llegamos a hacer el programa, pero con la disculpa que nos iban a asignar otro frecuencia, nos mantuvieron en un limbo, pagándonos sin hacer programa con el único fin de que no nos fuéramos para la competencia así apagaron en Radio Caracol el programa y la vida del “Padrino”.

==========
–¿Por qué se ha marginado de la actividad periodística?

–Me mantengo activo con un programa diario, con Gaitán Publicidad y Los Tigres del Deporte transmitimos  eventos importantes en Cristalina Estéreo del Sistema Inrai y  en  Cable Imagen Televisión.

–¿Cómo era el “Padrino” cuando no estaba en cabina?

–Vivía en función de los programas que hacía, de la radio su gran pasión, tomando impresiones y conceptos de quienes lo rodeábamos, dicharachero, fiel a su mundo y núcleo. No perdía oportunidad de tomar notas en el primer papel que encontraba, por lo general servilletas.

¿Cómo era departir con Pacheco y Alberto Piedrahita?

–Pacheco fue siempre amable, buen contertulio, cálido pletórico en anécdotas e historias y con el infaltable toque de humor a su estilo muy personal.

–¿Hincha de que equipo de fútbol?

–Millonarios “Los embajadores” como los bautizó el maestro Carlos Arturo. Millos, en las buenas y las malas.

–¿Escucha a Rubén Darío Arcila en Caracol Televisión?

–Lo escucho y mantengo una excelente relación con el hablamos con una gran frecuencia.

–¿El mejor ciclista nacional de todos los tiempos?

–Cada decenio tuvo su gran figura, en los cincuenta Efraín Forero, Ramón Hoyos, en los sesenta, Rubén Darío Gómez,  Cochise Rodríguez, en los setenta, Rafael Antonio Nino Álvaro Pachón, en los ochenta, Fabio Parra, Herrera y hoy, Nairo, Rigoberto, Gaviria  y Esteban.  Cada época tuvo excelentes ciclistas.

–¿Los colombianos somos ingratos e injustos con Nairo?

–Injustos y desagradecidos con el Campeón del Giro, Campeón de Vuelta a España, dos veces segundo del tour y una vez tercera. Hay una serie de oportunistas que por buscar protagonismo, hablan sin conocimiento de causa. Nairo a su edad ha logrado lo que ningún ciclista en Colombia ha hecho. Es un SEÑOR Ciclista y deportista.

–¿Jorge Tenjo fue más técnico que dirigente de ciclismo?

–Su Licenciatura en Educación Física le ha dado la suficiente autonomía en la dirección técnica,  en la actualidad proyecta y dirige el ciclismo femenino.

En sus años de secretario de La Liga de Ciclismo de Bogotá ¿A qué ciclistas apoyó? ¿Cuál fue el gran evento que se realizó bajo su gestión?

–Me comprometí con campañas para ayudar a ciclistas que no tenían el apoyo regional, entre otros a  Miguel Samacá para que pudiera correr  la Vuelta a Colombia, también apoye muchos eventos de ciclismo en la Capital.

–¿Qué le impresionaba de Rafael Antonio Nino?

-Su fortaleza para escalar y al fe que se tenía.

–¿Qué momentos amables recuerda en la paz de su soledad?

–Ninguna soledad, tengo un lindo hogar, un hijo que es mi orgullo hoy piloto comercial. Mis recuerdos son gratificantes, sin rencores, con admiración y agradecimiento a mi existencia por lo vivido.

–¿“El Padrino” Piedrahita Pacheco le dio razón a su bohemia e imaginación?

-Siempre repetía, “este es mi mundo y en el moriré”, fue fiel a su lema.

–¿El Ciclismo es inspiración, la proyección del sacrificio?

–No solo sacrificio, es rudeza, devoción, mística, esfuerzo máximo y fortaleza para sufrir en medio de la inclemencia y adversidad. Es una disciplina exigente y desagradecida.

–¿Usted ha dado una sonrisa a la ingratitud?

–Tengo muy presente una máxima de, Alberto Piedrahita. “la grosería no se contesta con grosería”. Para mí la ingratitud, no tiene respuesta en mi ser.

–¿Recuerda en que emisora habló por primera vez?

–Si señor en Emisora Nuevo Continente, la primera frecuencia evangélica, sus estudios estaban en la Caracas con calle 19 – Aclaro no estaba predicando.

–¿Recuerda cuál fue su primera entrevista?

–Recuerdo las dos primeras, la primera para Todelar para el programa “La Matinata”, esta fue en con el director del Cementerio Central, para indagar los cupos que había para quienes  estábamos vivos, la según con el Director del Museo Nacional  interrogándolo sobre los deportistas en la historia de Colombia.

–¿Un narrador de Ciclismo?

–Darío Álvarez Rodríguez (QEPD) no solo como narrador de  ruta sino también de  pista.

–¿Piensa en montar un programa deportivo?

–Hoy el que quiera hacer periodismo deportivo tiene que ser vendedor y después periodista, y yo soy comunicador, no mercadotecnita.

–¿Siente soledad ahora?

–Cuando la  conciencia está tranquila no hay angustias, ni soledad, vivo feliz en la paz  y armonía de lo vivido y amado.

–¿Su banda sonora cinco temas?

–Siempre el tango ha estado ligado a mi vida, en mi hogar paterno en Pereira se escuchaba “La Comparsita”, tema favorito de  mi padre, “Caminito”, el tema de mi madre. Juan Harvey Caicedo, me decía, “mientras nos servimos el primero hay que escuchar a Julio Sosa,  “Uno”. Años más tarde llegó a mi existencia, La salsa, “Cali Pachanguero” esto gracias a Jaime Ortiz Alvear a quien escuchaba con su “Salsa con Estilo”.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page