Al instante

OTRAPARTE: Una silla en el Jardín

Por Oscar Domínguez Giraldo, Diario El Tiempo, Bogotá

Oleo de la silla: Gloria Luz Duque O.

Cuando llego al Jardín Botánico se activa un caprichoso GPS que me conduce al mismo recoveco: el sitio, entrando a mano izquierda, donde me espera mi doble, una silla de cemento.

Siempre que estoy en Bogotá le hago visita de médico.  Me reconoce. Nos entendemos porque ambos tenemos superávit de almanaques, acusamos fatiga de metal.

Nos saludamos como viejos camaradas: ¿Qué tal todos en casa?, ¿y el gato?, ¿cómo marcha la próstata?, ¿cambiaste de enemigos?

Lo nuestro fue otro caso de amor a primera vista. Desde siempre la considero mi alma gemela, mi media naranja. Somos la mascota del otro.

Tiene respuestas para todas mis preguntas. Tan pronto ve aparecer esta cara, dice, con mirada de siquiatra: ¡Otra vez este locato por acá!

Tengo fotos y óleo de la silla. Cuelga donde antes estaría el Corazón de Jesús. Es una especie de ángel de la guarda profano.

Repasamos el poema de Rogelio Echavarría “La mesa de los jubilados”. Aunque no aceptaríamos ser integrantes de un club que nos acepte entre sus miembros (gracias, Groucho Marx), nos sentimos de la cofradía.

Tan pronto nos vemos, nos contamos arrugas, pategallinas, le pasamos revista al código de barras. Se ríe de los que usamos mostacho para ocultar ese código. Es como tapar el sol con el meñique, notifica desde su incierta sonrisa de Monalisa bogotana.

Como los guachimanes sospechan que me gustaría robarme la silla me hunden la mirada en la nuca.

Si mi estado anímico está a la altura del betún, pienso en la silla y quedo cero kilómetros. Es como si me hubiera engullido tres veces el salmo 23. O algún soneto de Quevedo.

La silla se burla sin piedad de los soñadores que arrojamos monedas a un estanque cercano para convocar la buena suerte.

Me da licencia para visitar otros climas. Por ejemplo, donde nacen y mueren las rosas que hacen todo para no perder su esplendor ante pavos reales que desfilan por ahí.

“Mi” silla es una especie de palimsesto de caderas que se sientan a manera de despedida definitiva. ¿Despedida de qué? “De los días que unos tras otros son la vida”. (Como es la primera vez en todas mis vidas que utilizo el voquible palimsesto, espero haber acertado).

Como en el verso de Robledo Ortiz, nos separamos como dos extraños cuando toda la sangre nos une.

 

Acerca de Revista Corrientes (867 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas