Al instante

OTRAPARTE: Rey de burlas

Por Oscar Domínguez Giraldo, Diario El Tiempo, Bogotá

Imagen Time
Los miembros del entorno del presidente Trump están que se sacan la hamburguesa o el perro caliente de la boca para proclamar que no escribieron el editorial sin firma que publicó The New York Times.
“A mí que me esculquen”, es el mantra que repiten los altos heliotropos de Washington.
En el artículo, Trump queda como el rey de burlas al que sus mejores alfiles no le paran bolas, le esconden el botón nuclear, no le pasan sus prepagos al teléfono y le desaparecen documentos que pondrían al mundo a cojear de muchas partes. (Mafalda diría que la tierra está enferma de Trump).

Una noche la actriz Merryl Steep, personificó de manera caricaturesca a Trump.
Foto elespañol.com

Le paran más bolas los liberales al expresidente Gaviria, los goditos a Pastrana, “la far” a Timochenko, los uribistas al presidente Duque.
Si pudieran, sus asesores le esconderían el Twitter que Trump ha convertido en púlpito para repartir nocauts. Con ese juguete, esperanto de la síntesis, ejerce las migajas de poder que le va dejando su sanedrín.
Con la zozobra de que el magnate puede cambiar de opinión en menos de 24 horas. O 24 segundos. De estas zozobras nació, seguramente, el famoso editorial.
Los reflectores apuntan hacia el vicepresidente Mike Pence quien tiene cara de no quebrar un plato. El impecable Pence que espera su turno al bate ha rechazado semejante paternidad.
Una palabreja que él suele utilizar con cierta fruición y que aparece en el escrito lo tiene entre los palos. El voquible es “lodestar” que significa norte, faro, inspiración.
En Colombia ha sido tirado identificar a los expresidentes por sus adverbios. Por orden de aparición: Turbay, evidentemente; Gaviria, ciertamente; Pastrana, claramente; Samper, “amisespaldasmente”. El presidente Duque nos debe su muletilla preferida.
Hasta la primera dama, doña Melania, ha salido a la pasarela a exigir que se desenmascare al Judas. De los trotes de su marido por otras alcobas ni un “palabro” de la bella de hielo. Ya aparecerá el Iscariote que filtre las pataletas de la pareja cuando la prensa le saca los trapitos sexuales al sol al mandamás.
Queda un recurso extremo para desentrañar el misterio: el uso del polígrafo que se supone infalible como los papas. Mark Twain sugirió no dejara morir el arte de mentir. Espero un veredicto en el que el polígrafo se apiade del mundo y notifique que el editorial es obra de todos en la Casa Blanca. Si necesitan quién se responsabilice de las comas, cuentan conmigo.
Oración por Trump 
 
(Esta oración la compuse hace varios meses. Dios no me ha parado bolas lo que me hace dudar seriamente de su existencia)
Señor, los polacos dicen que la vejez te salió mal. En lo de Trump tampoco te fue mejor. No había necesidad de incurrir en un lapsus con nombre de pato de las tiras cómicas para notificarnos que haces lo que quieres.
Sospecho que tomaste compensatorio el día que aprobaron el articulito aquel de la constitución gringa que le permite a gente como Trump ser presidente con dos millones de votos menos que Hillary. A veces tienes un sentido del humor que te envidiarían Groucho Marx y Woody Allen juntos.
Lamento positivamente (?) que me hubieras negado una voz a lo Frank Sinatra  para decirle, “a mi manera”, no a Trump en caso de invitación a que cantara en su posesión.
También lmento que me hubieras negado la condición de suculenta fémina, de caderas y puchecas hechizas hechas en el quirófano, para no darle ni la hora de la semana pasada en caso de acoso.


Si en algún momento de su mandato se te ocurre decirle: “Estás despedido”, la habrás sacado del universo.
Quién lo creyera, Señor, pero a veces pecas y empatas: Pusiste vivir en el mismo país a Walt Whitman y a Trump.
Pregunta: ¿Podrías sacar de la manga algún escandalito que nos permita ahorrarnos al señor Trump? Ya nos diste la mano con Nixon quien salió finalmente de la Casa Blanca por la puerta de atrás.
Al lado de Nixon, Trump es un aprendiz con el sartal de mentiras que suele ensartar. El caballero se tiene toda la confianza del mundo para decir “posverdades” el nuevo nombre de las mentiras. Señor,no es por molestar con jota, pero esta vez se te fue la mano en gallina. Puedes rectificar.
Menos mal Trump todavía ignora quiénes somos nosotros los del sur. En esto te damos unas cataratas del Niágara de agradecimientos.
 
¿Será que es mucho pedirte que le escondas el twitter  al hombre que se ha casado tres veces y detesta los números impares? ¿Que no puede ver inmigrantes a pesar de que su mujer vino del otro lado del charco?
Si insiste en construir el nefasto muro en la frontera con México, te sugiero repetir el episodio de la torre de Babel y confundir a los trabajadores de ese esperpento. Cuando pidan un ladrillo que les alcancen una caja de condones. O un perro caliente.
Ah, recuerda esconderle el cuarto donde bosteza el botón nuclear. (Publicada en El Tiempo) (www.oscardominguezgiraldo.com)


Libre de virus.www.avast.com
Acerca de Revista Corrientes (2926 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas