Al instante

Optimismo RCN

Por Omar Rincón, Diario El Tiempo, Bogotá

Las campañas del optimismo nacional. Fotocomposición static.iris.net.co

El canal expresa #nos gusta verte como promesa. Postobón juega a ‘tómate’ la vida con optimismo.

#Soyoptimista es la última campaña de marca del grupo de medios RCN.

#Soyoptimista es la última campaña de la marca Postobón.

RCN, además, expresa #nos gusta verte como promesa. Postobón juega a “tómate” la vida con optimismo. RCN y Postobón, se supone, se toman la vida con optimismo.

Las campañas de los hermanos, uno medios y el otro anunciante, es muy bonita y pegajosa. Pero lo mejor, muy útil para este momento del país cuando estamos construyendo una nueva experiencia de hacer las paces entre todos y con cada uno.

La promesa es muy interesante: “Vivimos un momento especial que nos obliga a asumir lo que viene con la mejor actitud. Como compañía (Postobón), creemos que ser optimistas es una forma clara de avanzar hacia un mejor mañana”.

La idea: tener mejor actitud, mostrar testimonios para ser optimistas e inspirarnos para construir un mejor país. Y todo se basa en que se supone que el optimismo mejora la calidad de vida y que las personas optimistas se enferman menos.

Se supone mal porque parece que en Colombia el que más odie vive más sano, como que el odio sirve para catarsis en el alma nacional, parece.

Por eso, la campaña es valiente, ya que lucha contra esta desazón en que nos meten, cada día, las élites de este país: la justicia, los políticos y los empresarios jugando a la corrupción y el cinismo; los políticos atacando todo para elevarse moralmente y no hacerse cargo de la corrupción propia; el fiscal, jugando a la política; la iglesia, actuando de pobre; las universidades, de espaldas al país. Nadie da la cara, solo odian y aprietan por Twitter. ¡Qué bajo han caído nuestras élites!

Y contra ese odio y espíritu vengativo, la campaña de RCN-Postobón es ideal para estos tiempos. Y eso de “nos gusta verte” es una promesa de marca maravillosa: pasar de los políticos del odio a los ciudadanos que hacen cotidianamente este país. Tomarse la vida con optimismo es muy colombiano.

La libertad, la paz, el respeto por el otro, los derechos humanos, no robar al prójimo, no robar al colombiano con la corrupción son las bases que crean optimismo… y de eso, todavía queda mucho en Colombia.

Sobre todo en el país de abajo que le pone el cuerpo a la vida con sensatez, creyendo en la paz, haciendo la convivencia con alegría y optimismo, y que en la paz ve su oportunidad de ser estrellas de la vida pública.

La campaña es ingeniosa porque la gente está cansada de los Uribes y los Santos, quiere corruptos en la cárcel pagando condenas, exige mano dura con los de cuello blanco y solidaridad con los pobres y las víctimas.

Pero todas las buenas intenciones de #soyoptimista se estrellan contra la realidad: ‘Noticias RCN’ solo sabe odiar y ser mala leche, Postobón luchó por no pagar más impuestos. Solo ven al jefe Uribe y al jefe $$$. ¡Plop!

 

Ir a la barra de herramientas