Al instante

Operación gubernamental de salvamento minero

Por Jorge Eliecer Castellanos

Foto contagioradio.com
El sector minero y la producción petrolífera en el mundo parece que han ido de la mano por mucho tiempo. Ambos han experimentado bajas ostensibles de precios en los últimos años. Nunca se esperaron estos tiempos dramáticos.
En los últimos cinco años como balance favorable para el país se tiene que el sector de minero energético ha aportado para inversión, en este periodo, 118 billones de pesos (39.881 millones de dólares estadounidenses).
 
Precisamente, en este sentido, durante los cinco últimos años en materia mineroenergética, Colombia logró mantener la producción de un millón de barriles diarios de petróleo, no obstante que el precio  bajó a niveles de U$ 43 dólares en que se encuentra actualmente.
 
La caída del carbón, por supuesto, no se dejó esperar y el periodo de recesión que se creía seria de 6 meses ya lleva 36 y parece no tener término de finalización, por ahora.
 
El precio del combustible fósil, ni hablar, pues vale más una tonelada de piedra o de arena que de este mineral. Medidas de alivio y apoyo a carboneros: ninguna. La situación del sector carbonífero en Colombia, está hoy como el color del mineral: negro.
La locomotora mineroenergética no ayuda para nada a manejar la crisis, pues nunca arrancó, dicen los expertos.
 
Valdría la pena que se revise el tema por parte del Ministerio de Minas y Energía,  pues un sector que produce tantas divisas debe recíprocamente tener más apoyos crediticios y planes de salvamento financiero, rebajas de cánones superficiarios y medidas de rescate, en virtud de que si se recupera la producción minero energética correlativamente se recuperan muchísimos más dólares que ingresarán al país fortunosamente ante este tiempo de vacas flacas y apretón del cinturón fiscal pregonado por Minhacienda.
 
De otra parte, en Colombia, la salud ocupacional y la seguridad industrial minera necesarias para garantizar la óptima extracción han mejorado en los socavones e inclinados, progresivamente, empero, se requieren mejores niveles de eficacia, siempre y cuando se comprometan tanto el gobierno como el sector minero, de manera conjunta, dado que adelantar procesos mineros ha derivado, per se e históricamente, demasiadas muertes.
 
 
Nadie puede negar que los procesos de laboreo en el subsuelo son realmente riesgosos.
Ahora bien, el sector minero ante la dificultad que soporta, a bien tiene contemplar, por estos días, también las angustias que viven los trabajadores de las minas dentro de los socavones, en la cinta que Banderas protagoniza con desempeño excepcional.
Ciertamente, la situación angustiosa de los 33 mineros de Chile llevada al cine, resulta una operación milagrosa de salvamento, gracias a la enorme movilización mundial que produjo el insuceso. Magnifico film.
 
Ojalá se produzca una operación de salvamento económico-financiero para los mineros colombianos, que esperan el milagro de parte de las autoridades nacionales mineras y del gobierno en general. Amanecerá y veremos. 
Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page