Al instante

No hay fenómeno Petro ni “super Fajardo”

Por Germán Manga, Revista Semana

Los más candidatos Foto static.iris.net.co
  • Aparecer tan fuertes en las encuestas en febrero puede ser “el beso de la mujer araña”, un espejismo cuyo efecto real sea desatar todas las fuerzas de oposición y resistencia en su contra, como pasó con Mockus en 2010.

Creer en la solidez del fenómeno Petro o en la consagración de Sergio Fajardo para las próximas elecciones presidenciales, porque así lo dicen las encuestas, es una temeridad, como lo certifica lo sucedido en las elecciones presidenciales de 2010 y 2014.

Hace ocho años, por estas fechas, el país estaba hechizado ante el estallido repentino del fenómeno Mockus y su “ola verde” que parecía aglutinar -desde las redes sociales- a un nuevo país –jóvenes, independientes, librepensadores, antisistema-, cuyo respaldo en todas las consultas de opinión creció como espuma. Desde abril hasta la primera vuelta -que se realizó el 30 de mayo- el exalcalde siempre superó en las encuestas a Juan Manuel Santos – 50% a 37% Ipsos Napoleón Franco, 47.9 a 42.2 Invamer Gallup, 53 a 42 Centro Nacional de Consultoría, 52 a 30.5% Datexco.  Las distancias se mantuvieron casi idénticas hasta el final, siempre en favor de Mockus pero en las elecciones Juan Manuel Santos obtuvo 6.802.043 (46,67%) de votos mientras la “ola verde” apenas 3.134.222 y se escuchimizó al 21,51% del respaldo, muy poco frente al panorama arrasador que presagiaban las encuestas.

En las elecciones de 2014 Juan Manuel Santos arrancó ganador pero la estrella ascendente era Enrique Peñalosa, quien hasta mediados de abril superó, en casi todas las encuestas a Oscar Ivan Zuluaga del Centro Democrático. Este a su vez fue creciendo pero hasta finales de mayo marcaba perdedor en la primera vuelta frente a Santos en Datexco, Cifras y Conceptos e Infometrika y ganador en Gallup e Ipsos Napoleón Franco.  En las urnas Oscar Iván obtuvo 3.769.005 votos -el 29,28%- y Santos 3.310.794 (25,72%). Esto sin mencionar desaciertos escandalosos de algunas encuestas para congreso y las de todas en el plebiscito de 2016 en las cuales el Si duplicaba al No, que fue la opción que ganó.

En Colombia muchas cosas importantes se olvidan fácilmente. La distancia –a veces abismal- entre los resultados electorales y las predicciones de las encuestas han terminado muchas veces en cataratas de reproches y protestas de candidatos y organizaciones políticas y disparatadas solicitudes de intervención o de prohibición, pero inexorablemente el país vuelve a sucumbir a sus artificios. Considerando lo que ocurrió en los certámenes anteriores, el aura triunfalista de Petro y de Fajardo podría desatar pánicos o impulsar una radicalización en su contra.

El juego político verdadero vuelve a girar en torno de las Farc, algo en lo que tampoco hemos aprendido. El país que eligió a Pastrana por el reloj de Tirofijo, a Uribe contra el Caguán de Pastrana, a Santos como continuador de Uribe y a Santos II “para salvar la paz” vuelve a decidir –como en el plebiscito- entre amigos y enemigos del proceso y quedan relegados de la agenda los temas determinantes para el futuro del país: salud, educación, justicia, desempleo -que afecta tan severamente a los jóvenes-, narcotráfico, minería criminal, devastación del territorio, informalidad, los deplorables índices de productividad, integrar la economía a las cadenas de valor mundiales, modernizar el estado, combatir la corrupción, impulsar la innovación y el emprendimiento en la sociedad del conocimiento, entre otros.

Solo el próximo mes, en las elecciones de congreso, se clarificarán las candidaturas. La coalición de la derecha tiene perfiles críticos. Pastrana y Marta Lucía Ramírez llegaron al Centro Democrático como los que van a las fiestas a dar trompadas y a lanzar botellas. Los feos ataques en medios y redes contra Iván Duque dejaron claro que no son amigos ni parte de la misma causa. Marta Lucía se siente con mejores credenciales y con más trayectoria que Duque cuya juventud y poca contaminación pueden ser sus mayores ventajas. Es verdad que Macron en Francia o Renzi en Italia tenían más horas de vuelo pero, como ellos, Duque sorprende por su conocimiento, profundidad y lucidez. Mentes turbias –que abundan en Colombia- sugieren que Pastrana, que estaba en la sepultura, tiene ahora en esa consulta, abierta a todo el electorado, en el “vota por Marta Lucía para parar a Uribe”, una oportunidad para devorar el capital político del CD.

En la consulta contra su sparring Caicedo, Petro busca captar votación que dispare su opción en la primera vuelta. Pero no está exento del riesgo del “vote por Caicedo para parar a Petro”. Las Farc ya están viendo en la calle la información que antes recibían en papel: rechazo, rencor, impopularidad.

Es un ambiente espeso que también parece minado para la guerra sucia –el caso Claudia Morales, el pasado de Humberto de la Calle con los Nule, Carlos Romero y Clara López, las malas amistades de Vargas Lleras, las basuras de Petro y el detrimento patrimonial en Bogotá.

En marzo se hará patente la debilidad o fortaleza de los candidatos en términos de congresistas elegidos. Se medirá el nivel de supervivencia de la U y del partido liberal, el tamaño real del partido conservador, el efecto de la estrategia de listas abiertas de Uribe y lo que recoja la izquierda. Puede ser la verdadera aparición en escena del ogro grande y controlado que ha sido hasta ahora Germán Vargas, mal en las encuestas pero dueño de los votos de la maquinaria.

Nada está claro ni nada definido. Tampoco hay hechos de fondo que aseguren que las encuestas estén señalando la ruta, por lo dicho: aparecer tan fuertes en febrero puede ser para Petro y para Fajardo el beso de la mujer araña. Un espejismo cuyo efecto real sea desatar todas las fuerzas de oposición y resistencia en su contra. Harían bien en preguntarle a Mockus cuánto vale y cuánto significa en votos en Colombia, la gloria inasible de puntear en las encuestas.

@germanmanga

Acerca de Revista Corrientes (1981 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas