Al instante

No es hora de aguas tibias

Por Fabio Becerra Ruiz*

Imagen excelsiocom

A escasos cinco días de la contienda electoral final que este 17 de junio decidirá el futuro de Colombia para los próximos cuatro años y quizá más, es hora de reflexionar sobre la importancia del voto, y la necesidad de adoptar una posición política definida, que nos permita vivir en paz con  nosotros mismos y ser consecuente con el destino de Colombia.

No es hora de dubitaciones ni de indecisiones, que solo conducen a eludir la responsabilidad que, con nuestro voto, tenemos con el país, con el futuro de nuestros hijos, y con nuestra conciencia.

Algunos excandidatos presidenciales, pensando más en su futuro electoral o quizá en su futuro personal, anuncian  que votarán en blanco, posición gaseosa, fría y despreciativa con sus propios electores, a quienes deben una orientación clara de su intención de voto, igual que la de  los indecisos y  los promotores del voto en blanco, los cuales  sostienen que como ninguno de los dos  candidatos  en contienda los convencen, votarán en blanco, lo que es actitud irresponsable e igual a la del  padre de familia  que recorriendo una selva inhóspita y  viendo sus pequeños hijos en peligro ante el inminente ataque de un salvaje y  feroz tigre a un lado de su camino, y simultáneamente de un  quizá peligroso  perro al otro extremo de su recorrido, decide abandonarlos abruptamente   y huir presuroso  continuando su ruta solo y  despreocupado por lo que les pasará  a sus pequeños, sin   intentar prevenir el mal irreparable  que les puede causar  su desidia, y   su forma de actuar   ambigua  e irresponsable.

Es la misma actitud de defensa de sus hijos, en este caso sus electores,  la que deben asumir los dirigentes que  recibieron la confianza de sus electores en los pasados comicios, así como los colombianos que pretenden con su voto en blanco eludir su responsabilidad ante el país y  ante su conciencia,  ya que su obligación moral es  orientar y dar ejemplo asumiendo y anunciando su propio  voto en favor de quien consideren un mal menor para la patria, por encima de consideraciones oportunistas,  de intereses partidistas o  de mezquinas intenciones de interés  electoral a futuro, para ellos mismos.

El voto es secreto para el elector corriente, pero para algunos dirigentes  políticos como Fajardo y De La Calle no es hora de aguas tibias, ni de eludir responsabilidades con la patria…Es hora de asumir con seriedad una posición clara al respecto, y  de  votar y orientar el voto de sus correligionarios y amigos que le depositaron su confianza el pasado 27 de mayo en la primera vuelta, apoyando con su decisión de voto sin vacilaciones   ni oportunismo político este próximo domingo, a   quien mejor represente los intereses de la patria.

De La Calle ya se auto eliminó para futuras contiendas con sus pobres resultados electorales, y Fajardo perderá el voto de  opinión de cientos de miles de sus simpatizantes, con su posición ambigua y de aguas tibias, pues al  menos ya perdió mi voto.

Director Ejecutivo Corporación Colegio Nacional de Abogados-CONALBOS-

Acerca de Revista Corrientes (1431 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas