Al instante

Niños “basuriegos” de Riohacha, el derrumbe social de la Guajira

Por Libardo Muñoz

(RCN Radio)

Todas las tardes, un poco después de las cuatro, van llegando grupos de niños guajiros al basurero de Riohacha, para remover sobras y desechos que puedan aliviar el hambre, o lograr unos pesos con algún objeto para el reciclaje en la reventa. Son en su mayoría Riohacheros, casi todos wayuu, de fisonomía inconfundible, el mayor no puede tener mas de 12 años de edad.

Lo irónico es que los niños mendigos de Riohacha no son desplazados, no llegaron de otra parte, se trata de un naufragio humano en tierra firme, nacieron cerca de ese montón de basura y de hedores de los que sale una columna imparable de humo, dejaron el ombligo en la misma tierra del carbon y del gas que le representa a las transnacionales de la explotación de los hidrocarburos ganancias fantásticas, que sólo caben en las pantallas de la Bolsa de Nueva York.

En el basurero de Riohacha la niñez mendicante tiene que espantar a los gallinazos, a los chivos y a las vacas que van a lo mismo, es una escaramuza diaria hasta cuando la noche empieza a caer, cuando se logró alguna adquisición, unas rodajas de pan de una hamburguesa que alguien no se comió completa, una porción de pizza mordisqueada, una caja encerada con algo de jugo, el recuerdo de un yogurt, un celular que puede ser reparado o una pantalla plana para probar en un taller, en algún lado del mercado de la esperanza. Poco a poco van retirándose del muladar a sus casas, un tugurio sin agua potable los espera.

El derrumbe social del Departamento de La Guajira en los 50 años de su creación nos habla de un pais mas parecido a un Estado inviable, porque ese cuadro de miseria se repite en las ciudades colombianas mientras se escriben estas notas. Eso es lo aterrador.

Cerca de 20 mil ninos guajiros no van a la escuela. En Riohacha se niega el Derecho Humano del acceso al agua potable, la estructura del poder político y estatal en uno de los departamentos mas jóvenes de Colombia no escucha a los mas pobres, los índices de corrupción hablan por si sólos, ex gobernadores estan presos por robo y paramilitarismo, otros huyen y mienten con la mayor desfachatez en los medios que ensalzan al modelo neoliberal de donde vienen.

Si en Riohacha no hay agua es fácil deducir lo que ocurre en el resto del departamento.
Nadie parece estar dispuesto a dar una explicación, aunque sea una mentira,de lo que se hace para la reparación de esta injusticia llamada La Guajira.

Por ahora los rebuscadores del basurero de Riohacha menores de edad son unos cuarenta, adultos también wayuu pasan de cien, asi continúa la danza de la hipocresía en las cadenas de radio y televisión con sus “realities” y sus tonterías del entretenimiento.
© 2015 Microsoft Términos Privacidad y cookies Desarrolladores Español

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page