Al instante

Micro y Macrolingotes

Por Oscar Alarcón Nuñez, Diario El Espectador, Bogotá

Duelen y despeinan esas ideas. Foto lapatria.com

Microlingotes

Las Farc se desarman y Uribe dispara.

……

El fiscal anticorrupción resultó un paquete… con dólares

……

Como es de la U, Juan Carlos Pinzón dio la vuelta… en fast-track.

…..

Volvió la aftosa. La trajeron de la Unión Soviética.

…….

Todo lo que es con Pastrana es como el diccionario lo define: mal hecho.

……

A Maduro lo están combatiendo por los cinco puntos cardinales.

…….

 

Macrolingotes

REVOCATORIAS DEL CONGRESO

Todo hace indicar que el dictador Maduro revocará la Asamblea Legislativa elegida por el pueblo venezolano para convocar una Constituyente que haga una constitución más de bolsillo (por lo pequeña) que la que hoy existe.

Como me recuerda Alfonso Gómez Méndez, los constituyentes del 91 en Colombia también revocaron al Congreso, no obstante haber sido elegidos con menos votos y a pesar de que el fallo de la Corte Suprema de Justicia de entonces, que permitió la convocatoria, hablaba de la “intangibilidad de los períodos”.

La decisión de revocar el Congreso fue resultado de largas conversaciones del más alto nivel, propuesta de la que fueron enemigos inicialmente los expresidentes Misael Pastrana Borrero y Alfonso López Michelsen. Finalmente ello se logró con la contraprestación de que los constituyentes quedaban inhabilitados para aspirar al Congreso. Por ese motivo Pastrana renunció de la Constituyente.

Antonio Navarro Wolff, uno de los más acérrimos defensores de la propuesta, dijo en una de las tantas reuniones previas a la decisión: “Nosotros ya hicimos un sacrificio grande cuando abandonamos la idea de prohibir la reelección de los congresistas. Ahora quiero decirles que no cederemos en la revocatoria pero estamos dispuestos a aprobar una inhabilidad general para todos los constituyentes y otros funcionarios”.

Según contó un observador de esa reunión, Álvaro Gómez tenía su mano tendida sobre el descansabrazo de un mueble. Los ojos, esos ojos que siempre estaban bien abiertos, parecieron abrirse más. Tensó el puño hasta el límite de su fuerza. Las uñas apretaron el pulgar. Hizo un ademán en el tronco, como si fuera a incorporarse para lanzar un ataque fulminante. Guardó silencio y su espalda regresó al respaldo del sofá. “Está bien”, fueron las dos únicas palabras que pronunció.

Ahí las dos cámaras del Congreso quedaron en cámara ardiente. ¿Qué pasará en Venezuela?

 

 

 

 

 

Ir a la barra de herramientas