Al instante

Micro y Macro Lingotes

Por Oscar Alarcón Nuñez, Diario El Espectador, Bogotá

Externado de Colombia Imagen staticflickr.com

 

MICROLINGOTES

Paraguachón, Maduro.
…..
El ventilador está funcionando y Prieto, fresco.
…..
El dueño de Playboy murió de paro.
…..
Las candidaturas están como los pilotos de Avianca, no despegan.
……
Lo que hay en Córdoba es una pelea de Lyon… es.
…….
“Yo en la cárcel ¡qué pena!”, Ricaurte.

 

……MACROLINGOTES

 

ADIOS A LOS MAESTROS

Se van yendo sin despedirse esos maestros que nos recibieron en los primeros años de carrera en la entonces incipiente edificación del Externado del barrio Egipto. Si, poco a poco nos dejaron sus enseñanzas y tomaron su camino.

Primero fueron los magistrados inmolados en el Palacio de Justicia, Alfonso Reyes Echandia, Carlos Medellín, Manuel Gaona, José Gnecco Correa, Fabio Calderón y tantos auxiliares que desaparecieron en las llamas de ese horrible holocausto. Después se fueron otros, como el rector Fernando Hinestrosa,, el constitucionalista Carlos Restrepo Piedrahíata, Luis Enrique Aldina, Jaime Giraldo Angel, Daniel Manrique, Oswaldo Beltrán, Alfonso Soler Mantilla, Daniel Suárez, Emiro Sandoval, Gabriel Escobar Sanín, Gonzalo Vargas Rubiano, Gregorio Becerra, Manuel Cubides Romero, Luis Fernando Gómez Duque, Carlos Valencia, Galo Burbano, Alberto Hernández Esquivel y otros más. Cito de memoria, y en desorden, con la seguridad de que muchos me faltan. Si, son muchos los que se han ido. Y ahora se suma a esos maestros el inolvidable Antonio José Cancino Moreno.

El profesor Antonio Cancino (Q.E.P.D)
Foto static.iris.net.co

Cuando ingresamos a esas aulas, el profesor Reyes Echandía comenzaba a enseñar la tipicidad en el derecho penal, una escuela que innovó el tratamiento de la criminalidad entre nosotros en los años setenta. De sus muchos discípulos Luis Enrique Aldana, Jaime Bernal y Antonio Cancino se ganaron el título del ABC de la tipicidad por la manera como supieron interpretar esa nueva tendencia del derecho penal gracias a las enseñanzas se Reyes.

Ahora, cuando tanto se cuestiona el ejercicio del derecho y se pone en tela de juicio la judicatura, bueno es mirar atrás el ejemplo que nos dejaron estos maestros del derecho que supieron dejar una estela de conocimientos y de ética de que adolece hoy una profesión vilipendiada.

Lástima no estar cerca para reiterarle a Emilsen, la esposa de Antonio, y a sus hijos, la admiración y el aprecio que le profesamos a ese gran hombre, hoy gran ausente.

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page