Al instante

MI CAFÉ: Mejor hacer cuentas

Por William Giraldo Ceballos

Antigua Clínica San Pedro Claver del ISS en Bogotá. Foto electives.net

Si se hacen bien las cuentas, los colombianos alimentan con sus impuestos un Estado que ni es social ni respeta el derecho.

A los pensionados se les están cobrando más de cuatro veces los servicios de salud que ya pagaron. Mientras fueron trabajadores activos, ellos y sus empleadores aportaron el 12 por ciento del valor de la nómina al sistema de seguridad social, salud  y pensiones.

El gobierno jamás honró el compromiso del Estado de destinar un porcentaje del presupuesto general de la Nación al Instituto de Seguros Sociales,  el organismo tripartido creado en los años 50  del siglo XX para garantizar la seguridad social de los trabajadores.

Antes de la campaña de desprestigio contra el ISS orquestada por los gobiernos que lo administraban y desviaban las reservas económicas de las pensiones a inversiones desconocidas y a la construcción de viviendas y costosas burocracias administrativas, los servicios de salud y de odontología eran prestados a la población laboral a través de clínicas, consultorios y laboratorios de propiedad de ese organismo.

Con las reformas introducidas desde el Congreso mediante proyectos de ley impulsados por los ministros de salud, se le dio la estocada final al ISS y se les trasladó a los trabajadores la responsabilidad de afiliarse a las EPS para obtener los servicios que ya habían pagado para poder obtener la pensión y, adicionalmente “aportar” el 12 por ciento  de sus mesadas a un  Fondo General de Pensiones  cuyas cuentas nadie conoce.

Con ese descuento del 12 por ciento, los pensionados están recibiendo como mesada  mucho menos de lo que originalmente la ley les asignaba como Ingreso Base  de Liquidación, IBL, o promedio  de los salarios sobre los cuales habían cotizado durante los últimos 10 años anteriores al reconocimiento de ese derecho. Es decir el promedio de las pensiones  oscila entre el 65 y el 79 por ciento de los salarios que recibía como trabajador activo y a eso hay que restarle el 12 por ciento para el Fondo y, adicionalmente, pagar  a la EPS para poder recibir la raquítica mesada.

Y ¿a dónde fueron a para los activos del ISS? ¿Por cuánto dinero fueron vendidos lotes, clínicas, edificios de oficinas, laboratorios, consultorios, ambulancias equipos quirúrgicos y los dispensarios de medicamentos?

¿La Contraloría General de la República podrá decir quienes son ahora los dueños  del patrimonio construido por trabajadores y empresarios colombianos durante los más de 5o años de existencia del ISS?

 

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page