Al instante

Mi café: Maduro y Santos el duro

Por William Giraldo C.

Eluniversal.com

La dictadura de Nicolás Maduro es tan débil que los comunicados de prensa de la oposición lo hacen orinar en los pantalones y echar mano del fusil represivo que lo sostiene.

Un comunicado publicado por la oposición en un diario para convocar a la protesta social es “la prueba” del levantamiento contra el orden institucional de la dictadura.

El jueves en transmisión por cadena obligatoria de televisión, Maduro mostró la pagina del diario para justificar la violenta detención del alcalde de Caracas Antonio Ledezma, como si se tratara de capturar al más temible delincuente de Venezuela.

El viernes el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, quien por la televisión transmitía una actitud afanada, casi angustiosa, ponía de por medio a cuatro millones de colombianos que viven en Venezuela, la mediación del gobierno venezolano en las negociaciones con las FARC y la deuda de ese país con los empresarios colombianos para restarle fuerza a la que debía  ser una clara y enérgica condena a los atropellos  de las últimas horas en Caracas.

Tampoco acertaron los asesores de Santos para que en su discurso pusiera como ejemplo las libertades de expresión de la oposición y la relativa libertad de prensa que hay en Colombia para pedir que su colega venezolano garantizara el debido proceso a la oposición.

El presidente Santos justificó así el encarcelamiento de los líderes opositores Antonio Ledezma, de Leopoldo López y de Daniel Ceballos, por organizar manifestaciones de protesta y publicar comunicados de prensa.

Los gelatinosos pronunciamientos del gobierno colombiano los capitalizó en la noche Maduro en otro discurso por televisión. Celebró las palabras de Santos como un respaldo a sus atropellos.

Contrastan estos hechos con el silencio de la mayoría de los mandatarios de la región.

Un silencio aplastante con el cual parecen reprocharle a Maduro el abuso de poder con el cual atropella a los opositores de su régimen.

Como bien lo afirmó el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, el único que está dando golpes de estado en Venezuela es Maduro con la violación sistemática de la Constitución y de los derechos de los ciudadanos.

A Capriles y a Corina Machado los deben estar esperando otras celdas en el destacamento militar de “Ramo Verde”, convertido en campo de concentración para los opositores de Maduro.

 Para hablar en nombre de los colombianos, el presidente Juan Manuel Santos debió pedir la libertad de los presos políticos en Venezuela.

 

 

 

Ir a la barra de herramientas