Al instante

MI CAFÉ: Elección presidencial sin fuerzas políticas

Por William Giraldo Ceballos

¿Cuál de ellos? Foto caracolradio.com.co

La “polarización”  está en los medios de comunicación que presentan a Petro como el coco amenazante de una izquierda atomizada  y a Duque como el salvador de un castro-chavismo que no tiene seguidores en Colombia.

En esta pre-democracia solo falta elegir al repartidor del presupuesto nacional de acuerdo a las cuotas establecidas el 11 de marzo por la mitad menos uno de los electores.

Un empate “democratico” sin ideologías que a cada partido y grupo político,  le obsequió  su pedazo para que  reclame al próximo presidente su representación burocrática y su participación en el reparto del  Presupuesto Nacional alimentado con la agobiante  imposición de impuestos, tasas, sobretasas y todo tipo de pagos parafiscales a los cuales se suman ahora peajes hasta para viajar en avión.

En Venezuela no hay alimentos y en Colombia se cobra a la gente  el impuesto al consumo para poder comer.

El once de marzo se repitió el fenómeno:  perdieron los abstencionistas porque gracias a ellos no hay cambios, no hay candidatos de verdad ni propuestas nuevas de gobierno. Son ellos, los abastencionistas, los que han facilitado que todo siga igual y que los “elegidos”  al poder sean los mismos.

Los medios de comunicación cumplen y seguirán cumpliendo su papel de idiotas útiles asignado por sus dueños. Directores y reporteros están en la mismo nivel: son empleados con diferente escala salarial. No dejarán de depender de los dueños y los canales de televisión, las cadenas radiales y los grandes periódicos seguirán como el apéndice de  conglomerados empresariales  que les marcan sus contenidos informativos de acompañamiento al poder político para garantizar la adjudicación de  contratos a las otras empresas de sus grupos económicos.

Todos los candidatos presidenciales ya ganaron porque sus capitanes electorales fueron elegidos al Congreso de la República por minorías a las cuales no es necesario rendirles cuentas.

No habrá nada nuevo el próximo 7 de agosto. Esta de Colombia, es una pre-democracia sin oposición.

Ningún Presidente de la República excluye del gobierno a sus rivales. Al contrario los atrae repartiéndoles “representación” en los Ministerios, en las entidades y empresas descentralizadas. Asignando altos cargos aquí y en el exterior  a los que directa o indirectamente financiaron sus campañas para que recuperen con creces  los dineros “invertidos ” por sus empresas.

Y no hay oposición en el  Congreso porque para sacar adelante todos los proyectos de ley está el diabético presupuesto nacional y las plazas de trabajo en la recientemente creadas agencias  estatales que reemplazaron la inoperancia de los ministerios: Agencia Nacional de Vías, Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Agencia Nacional de Hidrocarburos, Agencia de.. etc. etc.

Si los de izquierda que llegaron por primera vez al  Congreso pretenden en el futuro cercano oponerse a algunas iniciativas legislativas o proyectos de ley provenientes del poder ejecutivo, no pasarán de ser  una minoría  derrotada por el clientelismo y el ausentismo en los debates.

Todos empatados, todos ganaron. Ninguno perderá en las elecciones presidenciales.

 

 

 

 

Acerca de Revista Corrientes (2463 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas