Al instante

Descubrir a América en vez de llevar dólares al “Tio Donald”

No más Disney, por ahora. Foto cde.peru21.pe

Ante las decisiones de Donald Trump de excluir extranjeros de todas las actividades económicas en los Estados Unidos, bueno sería que los turistas de todo el mundo comiencen a descubrir toda la América que hay del Rio Grande para abajo hasta la Patagonia.

Una campaña liderada por los gobiernos y las agencias de turismo podría ser la alternativa  económica y cultural del inmediato futuro.

El cruce de los lagos en las alturas andinas de Chile y Argentina.
Foto visitchile.com

América Latina tiene todos los paisajes, las playas, llanos  y montañas cuyos pisos térmicos ofrecen el clima que quieran los turistas.

Las paradisiacas playas del caribe.
Foto freewayviajes.com

Argentinos,  colombianos, mexicanos, chilenos, panameños, peruanos, costarricenses, guatemaltecos, dominicanos, ecuatorianos, uruguayos, paraguayos y cubanos hablan el mismo idioma en  21 países de la región y sus habitantes también podrían hacer turismo, conocerse entre ellos mismos y, por ahora, dejar de llevarle los doláres al Tío Sam que tan mal los trata.

¿Para que arriesgar las vacaciones  de esta mitad de año de las familias que quieran conocer o repetir las atracciones de los parques de Disneylandia si a todos o a unos de sus miembros les pueden negar su entrada a los Estados Unidos?

Hacer el “cruce los lagos” entre Chile y Argentina, conocer las Cataratas de Iguazú, Viña del Mar, Valparaiso, el Canal de Panamá, el lago Titicaca, la Plaza Garibaldi, Cancún, El Cuzco, las playas de San Andrés o de Varadero, la histórica belleza de Cartagena, Punta Cana, es mucho más barato enriquecedor y divertido que la mirada escrutadora de los agentes de inmigración de Miami investidos ahora del antipático poder con el cual Trump pobretea a los extranjeros que tocan a las puertas gringas.

Históricas y bellas calles de Cartagena de Indias.

Alemanes, españoles, franceses, británicos, italianos y en general los europeos han comenzado a descubrir la riqueza cultural, histórica, deportiva y gastronómica que tiene la América hispana y ese es otro potencial que está despreciando el Tío Donald.

Disney sin hispanos será un sueño que se le cumpliría este mismo año a Trump y lo mismo podrán decir las organizaciones hoteleras, las compañías de renta de carros, los restaurantes y los comerciantes de los “malls” o centros comerciales gringos en donde se concentran las compras de los turistas.

 

 

 

Ir a la barra de herramientas