Al instante

Martes de la luenga lengua: gerundio, abrogar-arrogar…

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen yasabe.blogspot.com

Cidís, bluyines y alabaos /Lenguaje en el tiempo

Fernando Ávila (El Tiempo)

Citas de la revista Arcadia: (1) “Conseguí en el 2011 la caja con cuatro cidís” (2) “Un hombre gordo de botas pantaneras y bluyins”, (3) “Me llevó a desarrollar la bizarra hipótesis de que el socialismo era un sistema político en el cual las gaseosas siempre estaban al clima”, (4) “Uno de los indígenas guaraní” y (5) “Esta tradición busca transmitir el simbolismo del alabado”.

Comentarios: (1) El plural cidís está validado por el Diccionario de americanismos, que presenta las formas ci-di y cidí, como adaptaciones del símbolo CD, ‘disco óptico que se graba en forma digital’. Por muchos años se insistió en que no se dijera cidí, sino cedé, al leer el símbolo CD, de la misma manera se pide que no se diga dicí, sino decé, al leer la abreviatura D. C. (Distrito Capital). Esta formalización de la Academia a las formas cidí y cidís hace lícito el hasta ahora anglicismo, y puede ser el camino para evitar el error de pluralizar CD’s, en el lenguaje escrito, que solo admitía la forma “cuatro CD”, pero ahora tiene una opción coincidente con la pronunciación más extendida, “cuatro cidís”.

(2) El Diccionario de americanismos presenta la voz pantanera como sustantivo usado en Colombia para referirse a la ‘bota de caucho para andar por el barro’, y el Panhispánico, 2005, dice que el plural de bluyín es bluyines (no bluyins).
(3) Bizarra significa ‘lucida’, ‘espléndida’, ‘generosa’, ‘valiente’, según el DLE, pero también ‘rara’, ‘extraña’, ‘insólita’, según el Diccionario de americanismos. Este último significado parece ser el que corresponde a la frase, “bizarra hipótesis” (‘insólita hipótesis’).

(4) Es frecuente que al hablar de etnias se altere la concordancia de número (sustantivo plural y adjetivo singular), “los estudiantes embera”, “los guardias nasa”, “los indígenas guaraní”. Lo correcto es “los estudiantes emberas”, “los guardias nasas”, “los indígenas guaraníes”, todo en plural. (5) El canto típico del Pacífico, de herencia africana, se llama alabao. Por ultracorrección se escribe alabado, como a veces también equivocadamente se dice currulado, Paloquemado y volteado, en vez de currulao (ritmo y baile), Paloquemao (barrio de Bogotá) y vueltiao (sombrero típico).

Complemento de tiempo

Cita: “Expresidente Uribe fue citado a indagatoria el 3 de septiembre”.
Comentario: En este titular se dice la fecha en la que tendrá lugar la indagatoria, pero, por la ausencia de algún elemento que lo aclare, parecería que se estuviera diciendo la fecha en que Uribe fue citado (podría haber sido el 3 de septiembre del 2017, pero realmente fue en julio del 2018). Si se hubiera escrito, por ejemplo, “Indagatoria al expresidente Uribe fue programada para el 3 de septiembre”, habría quedado más clara la idea.

@fernandoavila52

El gerundio, abrogar-arrogar, pronto-a, que galicado

Efraim Osorio (LA PATRIA, DE MANIZALES)

‘Simultaneidad’. Mucho, lo que hay para decir sobre el ‘gerundio’, pero ese elemento, el de la ‘simultaneidad con otra acción’, es uno de los más importantes en su construcción. Así, cuando a alguno se le pregunta sobre su paradero, puede responder, por ejemplo, “estaba trabajando en mi proyecto”, respuesta en la cual hay dos acciones simultáneas, la de ‘estar’ y la de ‘trabajar’. En la siguiente muestra, tomada de la columna del doctor Jaime Alzate Palacios, falta esa condición, por lo que su gerundio está fuera de lugar: “….entonces no podemos pretender que tengamos una sociedad rayando en el último extremo de la grosería” (LA PATRIA, 28/7/2018). Castizamente, el gerundio debe ser reemplazado por el pronombre relativo ‘que’ y el verbo en presente de indicativo, en este caso, así: “…una sociedad que raya en el último extremo…”. O, buscándole la comba al palo, acudir a otros giros, verbigracia, “…una sociedad rayana en (o con) el último extremo de la grosería”. El gerundio, bien empleado, es armonioso; mal, disonante, como en el ejemplo clásico, “un huacal conteniendo manzanas”.
* * *
‘Infringir’ e ‘infligir’*, ‘abrogar’ y arrogar’ son dos pares de voces que algunos redactores confunden con frecuencia. En la confusión de la segunda pareja cayó el columnista de LA PATRIA Flavio Restrepo Gómez en esta oración: “No importa que para ser candidato haya mentido sobre sus estudios, abrogándose 2 especializaciones que no tenía…” (2/8/2018). Aunque muy diferentes, por su sonido, esas parejas de verbos pueden considerarse ‘términos parónimos’, a saber, “vocablos que tienen entre sí relación o semejanza, por su etimología o solamente por su forma o sonido”. El verbo ‘abrogar’ significa ‘abolir, derogar’, por ejemplo, ‘abrogar una ley’, que no fue lo que dice el redactor que hizo el presidente Duque. ‘Arrogar’ sí expresa la idea del señor Restrepo Gómez, porque este verbo, con su naturaleza de pronominal, quiere decir “apropiarse indebida o exageradamente de cosas inmateriales, como facultades, derechos u honores”. *La ‘encima’: ‘Infringir’, “quebrantar leyes, órdenes, etc.”; ‘infligir’, “causar dolor, imponer un castigo”.
* * *
Algunas dudas me asaltaron antes de decidirme a redactar la glosa de la siguiente frase de un editorial de LA PATRIA sobre los problemas del Catatumbo: “…como única manera de hallar la tranquilidad pronta en ese lugar” (1/8/2018). Leída por primera vez, me quedó la impresión de que con el adjetivo ‘pronta’ no se puede calificar una situación de tranquilidad (término abstracto), porque ésta es pasiva, es decir, se recibe de muchas maneras. Y el adjetivo ‘pronto-a’ es eminentemente activo, de acuerdo con las dos primeras definiciones que de él da El Diccionario: “Veloz, acelerado, ligero. // 2. Dispuesto, aparejado para la ejecución de algo”. Pensé, entonces, en la expresión ‘justicia pronta’, que me hizo dudar de mi parecer. Sin embargo, analizada con detenimiento, en ella el adjetivo está bien empleado, pues expresa ‘una justicia que se aplicará con prontitud’. No así en ‘tranquilidad pronta’, por la susodicha connotación pasiva. Este adjetivo viene del latino ‘promptus’ (‘pronto, presto, expedito, preparado, dispuesto, aparejado’). Sus sinónimos también me confirmaron en mi apreciación y disiparon mis dudas. La frase de marras, concluí, debió ser redactada así: “….la única manera de hallar prontamente la tranquilidad…”. ¿Estaré equivocado?
* * *
Ejemplo clarísimo del ‘que galicado’: “Así es que funcionan islas y concesiones” (El Tiempo, titular, Informe sectorial, 28/7/2018). En el colegio nos enseñaron que el ‘que galicado’ consiste en la contraposición de la partícula ‘que’ al verbo ‘ser’. En el ‘botón’ del susodicho titular, la partícula ‘que’ debe ser reemplazada por el adverbio de modo ‘como’, de esta manera: “Así es como funcionan…”. Cuando la idea es de tiempo, esa partícula se sustituye por ‘cuando’ (adverbio de tiempo), verbigracia, “fue entonces cuando”; si de lugar, por ‘donde’ (adverbio de lugar), por ejemplo, “fue en esa esquina donde ocurrió el milagro”. Lenguaje culto y castizo.

Taller del Idioma, el nivel

 

Abel Méndez (EL DIARIO, DE PEREIRA)

EL NIVEL. «Desde distintos sectores a nivel nacional se destaca la sincronía con la que se trabaja entre sector público y privado en Risaralda, la misma que ha permitido impactar positivamente indicadores económicos. La invitación ahora es a replicar ese trabajo mancomunado a nivel regional y llegar mas lejos». El Diario.

Ya he perdido la cuenta de las veces que en veintitrés años de esta columna he dicho que la expresión «a nivel» no existe en nuestro idioma y que lo más parecido a ella es «a un nivel», cuyo significado consiste en que dos cosas están a un mismo nivel de una referencia determinada. «Tu apartamento y el mío están a un nivel». Hoy me decidí a estudiar mejor el asunto y encontré que en arquitectura existe un arco a nivel que significa ‘un arco adintelado, que viene a degenerar en línea recta’. Quedé gringo. Si en la sala hay algún arquitecto que me lo explique le quedaré agradecido por el resto de mis días. Pero que exista un arco adintelado nada tiene que ver con el «nivel nacional» ni el regional, ni similares. Otro error de menor cuantía es la falta de tilde del adverbio de cantidad «más».

FELIZ CUMPLEAÑOS. «El Diario: 35 años de noticias y credibilidad». El Diario.
Felicitaciones por el cumple de treinta y cinco de los cuales he compartido y he aprendido en los veintitrés últimos. Feliz Cumpleaños.

LAS CIFRAS. «Según cifras de la Policía Metropolitana de Pereira, de las más de tres millones de llamadas recibidas en 2017, alrededor del 60 % fueron llamadas falsas o inadecuadas». El Diario.
Mi cuento tiene que ver con las cifras, pues la única cantidad que significa la palabra «cifra» es la cantidad de dinero: «Ese carro costaba noventa millones de pesos, pero yo no tenía esa cifra».

Fuera de frases como esta ninguna otra cantidad, significa «cifras». La frase debió ser: «Según datos de la Policía Metropolitana…». Dejé el párrafo completo para que los que no leyeron El Diario de ayer, se enteren de que la Policía está preocupada porque sea mayor el número de bromas que el de anuncios verdaderos. ¡Cojan oficio, desocupados!

Agencia EFEFundéu - BBVAFUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE
Alto Comisionado, en mayúscula la institución y en minúscula la persona Recomendación urgente del día

La expresión Alto Comisionado se escribe con iniciales mayúsculas y en masculino cuando se refiere a la institución, mientras que, si alude a quien la dirige, se escribe en minúscula, y en masculino o femenino según la persona en concreto que ocupe el cargo: el alto comisionado / la alta comisionada.

Con motivo de la nominación y previsible elección hoy de la expresidentade Chile para la Oficina del Alto Comisionado de la ONU, en los medios pueden verse frases como «La ONU nomina a Bachelet para el alto comisionado de Derechos Humanos», «Bachelet será Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU» o «Naciones Unidas propone a Michelle Bachelet para el cargo de Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos».

De acuerdo con la Ortografía de la lengua española, las palabras significativas que forman parte del nombre de instituciones se escriben con mayúscula inicial, por lo que lo apropiado es Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (para los Derechos Humanos), a menudo abreviada como ACNUDH (mejor que OHCHR, que corresponde a la sigla inglesa).

En cambio, los cargos se escriben con minúscula: presidenteministro y, en este caso, alto comisionado, cuyo femenino es alta comisionada, igual que el femenino de alto representante es alta representante.

Por tanto, en los ejemplos iniciales lo adecuado habría sido escribir «La ONU nomina a Bachelet para el Alto Comisionado de Derechos Humanos», «Bachelet será alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU» y «Naciones Unidas propone a Michelle Bachelet para el cargo de alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos».

Acerca de Revista Corrientes (2245 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas