Al instante

Martes de luenga lengua: Célibe-virgen, ardor, refranes

Por Efraim Osorio López eolo1056@yahoo.com Diario La Patria, Manizales y recopilación de Oscar Domínguez Giraldo

Imagen Life

 

Célibe-virgen, arador, refranes, mejor, tratarse de

 

Se puede ser ‘célibe’ sin ser ‘virgen’, pero no se puede ser ‘virgen’ sin ser ‘célibe’.

 

Del presbítero Alfonso Llano Escobar, no sin extrañeza, leí lo siguiente: “Célibe es el varón que renuncia libremente al matrimonio. Virgen, la mujer que hace una opción igual” (El Tiempo, 2/7/21018). No, padre, los dos escogen el ‘celibato’ (‘soltería’), estado de todos aquellos que no han contraído matrimonio, laicos o religiosos. Vírgenes o no, porque la ‘virginidad’ es el ‘estado de ‘virgen’, de quienes no han tenido relaciones sexuales. En resumen, se puede ser ‘célibe’ sin ser ‘virgen’, pero no se puede ser ‘virgen’ sin ser ‘célibe’. ***

 

En un especial de El Tiempo, dedicado a un nuevo diccionario de colombianismos (2/7/2018), una de las entradas que en él se adelantan es el nombre ‘arador’, del cual dice lo siguiente: “Arador. Región Amazónica. Ácaro muy pequeño de color rojo, que se adhiere a la piel de los mamíferos y causa mucho escozor”. ¿Colombianismo? No lo creo, pues ya existía antes de don Sebastián de Covarrubias, contemporáneo de Cervantes, y quien, en su ‘Tesoro de la lengua castellana’, dice lo siguiente: “De este aradorcito hace mención un romance viejo: ‘Con la punta del venablo / sacarán un arador’”. Hay, además, dos refranes, viejísimos también, que lo tienen como elemento de fondo de su enseñanza: El primero, “Arador de palma no le saca toda barba*”, que se encuentra en el ‘Vocabulario de refranes’, de Gonzalo Correas, también contemporáneo de Cervantes. Este refrán enseña que hay cosas difíciles, imposibles para muchos, posibles para muy pocos. El segundo, “No se saca el arador con pala de azadón”, que asienta también el Maestro Correas (“No se saca arador a pala y azadón”), y que significa lo siguiente: No se deben utilizar medios extraordinarios o desproporcionados para lograr lo que uno se propone. De dicho insecto enseña El Diccionario: Arador de la sarna. Ácaro diminuto, parásito del hombre, en el cual produce la enfermedad llamada sarna”. Don Vicente Salvá lo define así: “Insecto muy pequeño y casi redondo. Tiene ocho patas, y en la boca un arpón con el cual pica”. Entonces, ¿por qué colombianismo? ¿Por su definición? Lo dudo, pues anda por ahí también el ‘arador del queso’, del rancio, dicen. Y, de todas maneras, no soy entomólogo. *Nota: con el término ‘barba’ los antiguos designaban al varón. ***

 

En otro especial de El Tiempo, dedicado a algo que llama ‘refranes’, su encabezamiento es éste: “Si no erradicamos los refranes excluyentes, es probable que reviva el conflicto en Colombia” (Julián Vivas, 6/78/2018). Y muestra como ‘refranes’ los siguientes: “Por algo lo mataron”; “negro tenía que ser” y “hecha la ley, hecha la trampa”, que llama también ‘adagios’. Ni ‘refranes’, ni ‘adagios’. Son ‘dichos’ (“palabra o conjunto de palabras con que se expresa un concepto cabal”) que expresan, el primero, la justificación de un injustificable homicidio; el segundo, la razón por la cual alguno actúa de determinada manera, y el tercero, la explicación de la corrupción de muchos. El ‘refrán’, según la definición de El Diccionario, es “dicho agudo y sentencioso de uso común”, es decir, una ‘sentencia’ que, generalmente, contiene una enseñanza casi siempre moral. Como el ‘adagio’. Podemos decir, entonces, que todo ‘refrán’ es un ‘dicho’, pero no todo ‘dicho’ es un ‘refrán’. Las cosas, llamarlas por su nombre. ***

 

El editorialista de El Tiempo califica al Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiteque de “uno de los mejores conservados por su difícil accesibilidad” (3/7/2018). El redactor hace de un adverbio un adjetivo, en este caso, el comparativo de ‘bueno’, ‘mejor’, que, como tal, es variable en número. En la frase citada, sin embargo, ‘mejor’ es un adverbio (modifica el adjetivo ‘conservados’), por lo tanto, invariable. “…uno de los mejor conservados…”, es la construcción gramatical correcta.

 

Y un columnista del mismo diario, Gonzalo Castellanos, escribió: “Y es que precisamente de eso se trata el poder” (7/7/22018). ¡Hombre, por Dios, hombre! Repita conmigo: “Y es que precisamente eso es el poder”, y escríbalo doscientas veces…

PHUBBING

Es el acto de ignorar a la persona con la que se conversa para chequear aunque sea “rápidamente” tus mensajes o redes sociales

¿Qué es el ‘Phubbing’ y por qué daña tus relaciones personales?

Solo piensa en las veces que estas teniendo una conversación personal y esta se detiene porque tú o tu receptor sacan el celular para “checar” algo.

El “phubbing” es el acto de ignorar a la persona con la que se conversa para chequear aunque sea “rápidamente” tus mensajes o redes sociales. Parece un acto inofensivo, pero daña tus relaciones y más aún si tu receptor es inteligente, notará que no le das importancia. El “phubbing” le resta significado a una interacción cara a cara. Textear durante una conversación hace la plática menos satisfactoria comparada con gente que interactuó sin tener un teléfono cerca. El “phubbing” afecta la salud mental, pues la gente que se siente ignorada por el uso del teléfono llega a sentirse también aislada, le baja la autoestima y se siente menos importante, un caso real puede estar sucediendo en tu casa cuando tu hijo(a) te pregunta algo y tú lo ignoras o le respondes sin sentido o sin darle importancia o cuando tus padres te preguntan algo y tu ignoras o contestas mal o cualquier cosa, esto daña la autoestima y no te preguntes porque tu relación familiar se derrumba.

Los cónyuges que se sienten ignorados por el otro experimentan depresión y pobre satisfacción matrimonial.

“Si tu pareja está pendiente del teléfono mientras está contigo, significa que le da prioridad a algo más, que al momento que comparte contigo” esto te lo afirma cualquier psicólogo.

La persona que realiza el “phubbing” también resulta afectada. Las personas que usan el teléfono mientras comen con familia o amigos disfrutan sus comidas menos y se sienten menos integrados a la conversación y ya no hablemos de falta de comunicación, en realidad quien hace esto esta diagnosticado como enfermo cognitivo con déficit de atención en tercer grado.

Ahora que ya sabes que es el “phubbing”, date un break de tu teléfono y disfruta de los que tienes alrededor.

Autor: Albert Bandura

 

 

Lo siguiente es tomado de Wikipedia, julio 15 2018

 

Albert Bandura

MundareCanadá4 de diciembre de 1925, es un psicólogo canadiense cuya familia es originaria de Ucrania. Se centró en estudios de tendencia conductual-cognitiva y es profesor de la Universidad Stanford, reconocido por su trabajo sobre la teoría del aprendizaje social y su evolución al Sociocognitivismo, así como por haber postulado la categoría de autoeficacia.

 

A lo largo de una carrera de casi seis décadas, Bandura ha sido responsable de grandes contribuciones en campos muy diferentes de la psicología, incluyendo la teoría social-cognitivaterapia y psicología de la personalidad. También ha tenido una influencia decisiva en la transición entre el conductismo y la psicología cognitiva. Es conocido como el creador de la teoría de la autoeficacia, un importante contribuyente a la teoría de aprendizaje social, y responsable del experimento del muñeco Bobo sobre el comportamiento agresivo de los niños.

 

Ha recibido el título de Doctor Honoris Causa en universidades de distintos países por sus contribuciones a la psicología. Algunos de estos títulos fueron otorgados por las universidades de RomaIndianaLeidenBerlín y Salamanca.

 

Bandura fue además presidente de la American Psychological Association en el año 1974. En 1980 fue nombrado presidente de la Western Psychological Association (WPA, Asociación de Psicología de Occidente) y además en el año 1999 recibió el título de presidente honorario de la Asociación Psicológica Canadiense.

 

Una encuesta en 2002 situó a Bandura en el cuarto puesto de los psicólogos más citados de todos los tiempos, después de B. F. SkinnerSigmund Freud y Jean Piaget, y el más citado vivo, Bandura es reconocido como el más grande psicólogo actual y uno de los más influyentes de todos los tiempos.

 

 

Biografía

Bandura nació el 4 de diciembre de 1925 en Mundare, Alberta del Norte, Canadá, en un aldea pequeña de apenas cuatrocientos habitantes, como el último hijo, y único varón, en una familia con dos padres inmigrantes desde Europa del Este, su padre de Cracovia, Polonia y su madre de Ucrania. Realizó su educación primaria y secundaria en la única escuela de la aldea, la cual contaba con recursos limitados.

Bandura menciona en su autobiografía que “la carencia de recursos educativos se convirtió en un factor de capacitación que lo ha ayudado mucho, en lugar de convertirse en una deficiencia insuperable”.

El verano después de terminar la secundaria, Bandura trabajó en un campamento de base en Yukon donde rellenaba la superficie de la Autopista Alaska con grava para prevenirla de los baches. Posteriormente, Bandura afirmó que esta experiencia marcó el origen de su interés en la psicopatología humana. Posterior a esta experiencia, se matriculó en la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver, donde por casualidad, descubrió que le gustaría dedicarse a la psicología. Obtuvo su título de pregrado tras tres años de estudio en 1949 y decidió continuar sus estudios en la Universidad de Iowa, Estados Unidos, ya que su programa de psicología es considerado uno de los mejores. Bandura llegó a Estados Unidos en 1949 y obtuvo la nacionalidad en 1956.

Recibió su masterado en 1951 y su doctorado en psicología clínica en 1952. Después de realizar una pasantía postdoctoral en el Wichita Guidance Center, Bandura se unió al profesorado del departamento de psicología de la Universidad de Standford en 1953.

Se casó con Virginia Varns (1921-2011) en 1952, a quien conoció de manera fortuita en Iowa, y con la que tuvo dos hijas, Carol y Mary.

 

Investigación

Bandura fue inicialmente influenciado por el trabajo de Robert Sears sobre antecedentes familiares en el comportamiento social y el aprendizaje identificatorio. Dirigió su investigación inicial en relación con el aprendizaje social en la motivación, pensamiento y acción humanos. En colaboración con Richard Welters, su primer estudiante doctoral, desarrolló estudios de aprendizaje social y agresión.

Teoría del aprendizaje social

Durante la fase inicial de la investigación de Bandura se analizan las bases del aprendizaje humano y la disposición de niños y adultos para imitar acciones observadas en otras, particularmente la agresión.

La teoría del aprendizaje social plantea que buena parte del aprendizaje humano se da en el medio social. AI observar a los otros, la gente adquiere conocimientos, reglas, habilidades, estrategias, creencias y actitudes. Aprende acerca de la utilidad y conveniencia de diversos comportamientos fijándose en modelos y en las consecuencias de su proceder, y actúa de acuerdo con lo que cree que debe esperar como resultado de sus actos.

Esta teoría establece que hay tres sistemas reguladores que controlan las conductas:

§  Primero, los incentivos previos influyen enormemente en el momento y respuesta del comportamiento. El estímulo que se produce antes de la respuesta conductual debe ser adecuado en relación al contexto social y las personas actuantes.

§  Segundo, la reacción ante el comportamiento (conductas, valoraciones, críticas…) cumple también una función importante. Los refuerzos que siguen a una conducta, bien sea por experiencia o por observación, impactarán en gran manera en su repetición en el futuro.

§  Tercero, la importancia de las funciones cognitivas en el aprendizaje social. Por ejemplo, hay gente que se enfada fácilmente con la vista o el pensamiento de personas con quienes han tenido encuentros hostiles, de manera que se produce una conducta agresiva. Este recuerdo se adquiere a través del proceso de aprendizaje.

Agresión

 En la década de los 60, el enfoque conductual era la máxima explicación del aprendizaje, es decir, el condicionamiento tanto clásico como operante, afirmaba que las conductas se aprenden por medio del apareamiento de estímulos. Sin embargo, Albert Bandura criticaba al conductismo de B.F. Skinner por enfocarse exclusivamente a los estímulos externos. Bandura creía que además de los estímulos externos, el aprendizaje también se generaba a partir de determinantes internas y sociales. Es por esto por lo que empezó a analizar los métodos de tratar a niños excesivamente agresivos, identificando el origen de la violencia en sus vidas. Investigaciones preliminares al respecto fueron hechas en 1977 por Neal Miller y John Dollar, las mismas que fueron culminadas por Bandura en 1961, con el experimento del muñeco Bobo[11]. Estas pruebas tenían como objetivo demostrar que conductas similares eran aprendidas por individuos creándolas a partir de acciones modelos. Este experimento hacía énfasis en como individuos jóvenes son influenciados por actos de adultos. Cuando los adultos son recompensados por sus conductas violentas, los niños son más propensos a seguir golpeando al muñeco. Sin embargo, cuando los adultos eran reprendidos, los niños, consecuentemente, dejaban de golpear a muñeco. Los resultados de estas pruebas cambiaron el curso de la psicología moderna.

 Teoría de Aprendizaje Cognitivo Social (SCLT)

 

SCLT es una teoría de aprendizaje que aparece mediante la idea de que las personas aprenden observando lo que otros hacen, y que los procesos de pensamiento humano son fundamentales para entender la personalidad.

A mediados de la década de 1980, la investigación de Bandura había tomado una inclinación más holística, y sus análisis tienden a dar una visión más completa, la visión general de la cognición humana en el contexto del aprendizaje social.

La teoría que extendió la teoría del aprendizaje social pronto se conoció como teoría social cognitiva.

Esta teoría proporciona un marco para comprender, predecir y cambiar comportamiento humano.

SCLT se enfoca mucho en los conceptos cognitivos. También se enfoca en cómo niños y adultos operan cognitivamente en sus experiencias sociales y cómo estos las cogniciones luego influyen en el comportamiento y el desarrollo.

Supuestos básicos de SCLT a menudo se oponen a estar asociados con los conductistas estadounidenses principalmente porque Bandura ve su teoría como “cognitiva” y no como “conductista”.

Bandura realiza énfasis en los orígenes sociales de los procesos cognitivos ya que argumenta que los individuos aprenden tanto comportamientos como estrategias cognitivas al observar el comportamiento de otros, y estas adquisiciones se pueden aprender sin ser reforzadas directamente.

El aprendizaje es un proceso interno que puede o no dar como resultado un cambio de comportamiento; El aprendizaje puede ocurrir sin un cambio en el comportamiento ; en cuanto a este, se señala que la conducta se dirige hacia objetivos particulares; el comportamiento se autorregula; la cognición juega un papel en el aprendizaje; y finalmente, algunos estudios apoyan que el refuerzo y el castigo tienen un carácter indirecto que los efectos directos sobre el aprendizaje y el comportamiento.

Principio interno de SCLT

Según Bandura las personas son solo productos parciales de sus entornos,  crean entornos beneficiosos y luego proceden a ejercer control sobre ellos. Seleccionando ambientes cuidadosamente, Bandura explica que se puede influenciar en lo que una persona se convierte,  las elecciones de los individuos son influenciadas por sus creencias y capacidades .

Bandura propone un único principio interno compuesto de tres elementos que interactúan. Este principio es denominada reciprocidad triádica. Algunos académicos en el área de SCLT apoyan la visión de Bandura de la reciprocidad triádica que define al comportamiento del ser humano como una interacción triádica, dinámica y recíproca de; factores personales, comportamiento, y el medio ambiente En una observación más cercana, estos tres fundamentos funcionan en una naturaleza recíproca.

Terapias

 

Terapia de autocontrol

Esta técnica terapeútica incorpora las ideas bases de la autorregulación y ha sido exitosa con problemas relativamente simples de hábitos, como por ejemplo, fumar, hábitos de estudio y comer en exceso.  Dentro de esta terapia se utilizan tres recursos: tablas (registros) de conducta, planning ambiental y auto-contratos.

El primer recurso indica que para realizar auto-observación se deben anotar tipos de comportamiento, tanto antes como después de realizarlos, a través de diarios, lo que ayuda a la persona a tomar nota de los detalles del hábito, permitiéndole tener una visión más concreta de las situaciones asociadas a su hábito. Este primer recurso facilitará el siguiente paso, el planning ambiental, es decir, alterar el ambiente. Por ejemplo, evitar aquellas situaciones que conducen al comportamiento indeseado o buscar lugares que ayuden a adquirir mejores comportamientos. Finalmente, los auto-contratos, es el compromiso que realiza la persona de compensarse cuando se cumpla con su plan y de castigarse cuando no lo haga. Estos contratos deben estar bien detallados y deben ser escritos frente a un testigo.

Terapia por modelado

La terapia por modelado propuesta por Bandura sugiere que en una situación en la que se enfrente a una persona con algún trastorno psicológico contra alguien lidiando con problemas similares de manera más productiva, por imitación, el primero aprenderá del segundo. En una entrevista con Eduardo Bunge, Bandura afirma que el fin con el que se pensó esta terapia fue para propósitos preventivos. Es decir, no vender agresión, sino promover el bienestar. Es así que la primera vez que utiliza esta terapia fue en el tratamiento de fobias, específicamente la ofidiofobia. En este tratamiento, el paciente observa a través de un cristal un laboratorio, donde se encuentra nada más que una mesa, una silla, una caja con un candado sobre la mesa y una serpiente claramente visible, dentro de la misma. El paciente observa como otra persona, que es un actor, se acerca lenta y temerosamente a la caja. Esta persona, en un principio, se sacude varias veces, se dice a sí mismo que se relaje y da un paso a la vez hacia la serpiente. En este trayecto se detiene un par de veces, se retrae y vuelve a empezar.  Por último, abre la caja, coge a la serpiente, se sienta y la agarra por el cuello; simultáneamente se da instrucciones a sí mismo para relajarse. Posteriormente, se invita al paciente a intentarlo.  Como variable a la terapia, cuando conseguir el espacio, las serpientes y los actores era imposible, se utilizaron grabaciones o incluso se apeló a la imaginación del paciente, estos métodos dieron casi el mismo resultado que el original.

Acerca de Revista Corrientes (2463 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas