Al instante

Martes de la luenga lengua

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen agoráis.com

Solidaridad-caridad, quien, grabado-gravado, concordancia
Efraim Osorio, La Patria, de Manizales

La “solidaridad’ y la ‘caridad’ pueden considerarse virtudes del ser humano, aunque diferentes en sus acepciones, porque la primera es “la adhesión circunstancial a la causa de otros”; la segunda, como virtud teologal en la doctrina cristiana, consiste en “amar a Dios sobre todas las cosa y al prójimo como a nosotros mismos”, pero es también ‘el sentimiento de pesar por el dolor, el sufrimiento y las desgracias ajenas’, que lo mueve a uno a tratar de aliviarlos de la mejor manera posible, por ejemplo, dando limosna, o colaborando o trabajando con las instituciones dedicadas a ese fin. Este significado, tal vez, le sirvió al rector de la Universidad de Manizales para hacer la siguiente afirmación: “…la solidaridad, ese sentimiento –contrario a la caridad, porque ésta humilla– que es horizontal y conlleva respeto por los otros…” (LA PATRIA, Guillermo Orlando Sierra, 21/4/2017). No, las obras de caridad, como las de misericordia, que, en realidad son la misma cosa, cuando se realizan desinteresadamente y con el ánimo de ayudar, no humillan. Al contrario, producen alegría y sentimientos de gratitud en los necesitados que las reciben. Es innegable, sin duda, que hay quienes, por su arrogancia y prepotencia, humillan cuando dan una limosna, caso descrito en una poesía que leí hace unos quince lustros:“Yo mismo, en cierta ocasión, / de esta escena fui testigo: / le arrojó pan a un mendigo /un niño desde un balcón. // Pero su padre, hombre humano, /le dijo: “¿No te sonroja? / La limosna no se arroja; / se besa, y se da en la mano” (Vicente Rubio).Que una obra de caridad humille o no depende del espíritu con que se haga. Nota: Me gustaría saber, además, qué es un ‘sentimiento horizontal’, pues los diccionarios dan de este adjetivo sólo dos acepciones:“Perteneciente o relativo al horizonte. // 2. Paralelo al horizonte. Y dan estos ejemplos: ‘ángulo horizontal’, ‘línea horizontal’, ‘plano horizontal’, ‘propiedad horizontal’.
* * *
El pronombre relativo ‘quien’ lleva tilde únicamente en oraciones interrogativas o exclamativas, verbigracia, “¿quién fue el culpable de este desorden?” y “¡quién lo creyera!”.No, en oraciones afirmativas, como en la siguiente del columnista César Montoya Ocampo, y que aparece, tanto en el destacado como en el texto: “Quién más, quién menos, en algún socavón esconde al torcido y maldadoso satanás” (LA PATRIA, 20/4/2017). Es ésta una oración afirmativa, en la que no hay ni pregunta ni exclamación, ni siquiera implícitas, razón por la cual el pronombre relativo ‘quien’ no lleva tilde. En las oraciones en las que las preguntas y las exclamaciones están implícitas, es conveniente analizarlas ‘con mucho juicio’ para distinguirlas acertadamente.
* * *
Son diferentes los participios pasivos ‘gravado-a’ y ‘grabado-a’: el primero se aplica a la persona o cosa a la que se le ha impuesto un gravamen, una carga, un peso’, verbigracia, “los contribuyentes fueron gravados injusta y arbitrariamente con un impuesto exagerado”; el segundo, a un ser vivo o a un objeto sobre el que se ha dibujado algo mediante una incisión u otro medio parecido. Tiene otras aplicaciones muy conocidas, como cuando decimos “ese disco fue grabado por…”, pero no es necesario hablar de ellas para glosar la siguiente frase del señor Luis Prieto Ocampo:“Esta sentencia está gravada desde tiempos inmemoriales en el intelecto de todos aquellos que vivimos…” (LA PATRIA, 21/4/2017). Aunque en esta oración se emplea figuradamente, el participio debe ser ‘grabada’, pues la idea que se quiere expresar es la de dejar algo fijo –esa sentencia– en nuestro entendimiento.
* * *
En la sección “Hace 25 años” de El Tiempo leí lo siguiente: “Ana es la segunda miembro de la casa real que decide terminar con su matrimonio” (20/4/2017). Ignoro si el encargado de dicha sección transcribe las informaciones textualmente. No importa. Lo cierto es que el error de concordancia, de entonces o de esta fecha, es evidente: el artículo tiene que concordar con los nombres que determina –adjetivo y sustantivo en el caso que nos ocupa–, nocon el sujeto de la oración –Ana–, así: “Ana es el segundo miembro de la casa real…”. Elemental

Ir a la barra de herramientas