Al instante

Martes de la luenga lengua:Blindar, signos de puntuación, trazabilidad

por  Efraim Osorio López eolo1056@yahoo.com, Diario La Patria, Manizales

¿Por qué no ‘rastreabilidad’?

Según los conocedores, las ‘blindas’ (del alemán ‘blende’, a través del francés ‘blinde’) son “bastidores de madera compuestos de dos montantes y dos travesaños, que sirven para contener las tierras y las fajinas en las trincheras”.  Y ‘blindar’ (del alemán ‘blenden’, a través del francés ‘blinder’), “proteger exteriormente con diversos materiales, especialmente con planchas metálicas, las cosas o los lugares contra los efectos de las balas, el fuego, etc.”. // 2. Poner en un contrato laboral alguna cláusula que garantice una indemnización muy superior a la normal en caso de rescisión anticipada de aquel”. En ambos casos, y en todos aquellos en que se emplea figuradamente, el complemento de este verbo debe ser introducido por la preposición ‘contra’, como bien lo hizo el editorialista de El Tiempo en esta declaración: “…el Instituto de Medicina Legal tiene que estar blindado contra influencias externas e intereses particulares” (13/12/2018). Insisto en esto, porque quienes emplean este verbo introducen su complemento con la preposición ‘de’; a veces, ‘ante’. Muestra de ello, este titular de LA PATRIA: “Licorera busca blindarse de la politiquería” (Balance, 18/12/2018). De acuerdo con la susodicha definición, este titular, castizamente redactado, es éste: “Licorera busca blindarse contra la politiquería”. Y se lee mejor, ¿cierto? ***

Tanto las oraciones subordinadas (‘las que dependen de la principal’) como las palabras o frases incidentales (‘las que se emplean de paso, a propósito o para enfatizar lo que se expresa’) deben ir entre comas. En la muestra siguiente faltó una de las dos comas, además de la tilde del adverbio ‘cómo’: “…a todos los valientes periodistas que han ofrendado sus vidas en el cumplimiento de su deber y como no, a  los periódicos que, como LA PATRIA…”  (LA PATRIA, Voz del lector, Óscar Villada Martínez, 14/12/2018). Entonces, así: “…en el cumplimiento de su deber y, ¡cómo no!, a los periódicos…”. Cuando echo mano de esa locución, siempre le pongo los signos de admiración, porque, precisamente, es una locución admirativa, que, aun en el lenguaje oral, se puede ‘oír’, por la entonación de quien la pronuncia. Actualmente, muchos escritores suprimen esos signos ortográficos, no sé por qué –¿por desdén?–, ignorando que su inclusión hace más fácil la lectura y ayuda a la comprensión de la idea del escritor. A propósito de esto, una crónica de El Tiempo le dedicó una página al Libro de estilo de la lengua española, novísima obra de la Academia de la Lengua, en la que leí lo siguiente: “Admite, incluso, repetir signos de puntuación para otorgar más expresividad en entornos coloquiales, aunque advierte que no deben ser más de tres y debe mantenerse el mismo número a ambos lados: “¿¿¿Cuándo nos vemos???”, “¡¡¡No lo puedo creer!!!”. ¡Qué bobada! Bueno es culantro, pero no tanto. ***

En el 2006 me referí al término ‘trazabilidad’, anglicismo del cual dice el Diccionario panhispánico de dudas (2005) que “se desaconseja su uso en español, ya que el verbo ‘trazar’ (…) no posee, a diferencia del inglés ‘to trace’, el sentido de rastrear o seguir la pista’ ”. Castizamente, el señor ministro de Agricultura, Andrés Valencia Pinzón, lo emplea en esta frase: “También facilita la trazabilidad como factor clave para la inocuidad de los alimentos…” (El Tiempo, 15/12/2018). ‘Castizamente’, digo, porque ya la Academia de la Lengua, a pesar de lo expresado en el mencionado diccionario, dio su brazo a torcer, pues, en la última edición de su diccionario (2014), tiene como entrada el término ‘trazabilidad’, que define así: “(Adaptación del inglés ‘traceability’, derivado de ‘to trace’, rastrear). f. Posibilidad de identificar el origen y las diferentes etapas de un proceso de producción y distribución de bienes de un producto”. ¿Por qué no ‘rastreabilidad’? Inexplicablemente, y a pesar de que desde hace mucho tiempo existe el verbo ‘rastrear’ (‘seguir el rastro, una pista’), El Diccionario no incluye en sus entradas este sustantivo. En su última edición aparece ya el adjetivo ‘rastreable’, ignorado en las anteriores. Si existen ‘rastrear, rastreable, rastreador-a’, tiene que existir ‘rastreabilidad’, más castellano que ‘trazabilidad’. 

Acerca de Revista Corrientes (3176 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas