Al instante

Martes de la luenga lengua: «Turismofobia», «noticias falsas» y «bitcóin»

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen pinimg.com

Fundéu BBVA

«Turismofobia», «noticias falsas» y «bitcóin» entre las candidatas a palabra del año 2017 de la Fundéu BBVA

Desde hace cinco años, la Fundación elige, de entre los muchos términos a los que dedica sus recomendaciones diarias de uso del idioma, su palabra del año

 

Turismofobianoticias falsasbitcóintrans y uberización son algunas de las candidatas a palabra del año 2017 de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).

Desde hace cinco años, la Fundación elige, de entre los muchos términos a los que dedica sus recomendaciones diarias de uso del idioma, su palabra del año.

La primera de ellas fue, en 2013, escrache, a la que siguieron selfi (2014), refugiado (2015) y populismo (2016).

Antes de la elección definitiva, que tendrá lugar el viernes 29 de diciembre, la Fundación, promovida por la Agencia EFE y BBVA, da a conocer una lista con doce candidatas que deben cumplir varios requisitos.

Por un lado, que sean términos que hayan estado, en mayor o menor medida, presentes en el debate social y en los medios de comunicación.

Por otro, que, por su formación, significado o dudas de uso, ofrezcan interés desde el punto de vista lingüísticoy hayan sido, por tanto, objeto a lo largo del año de alguna de las recomendaciones de uso del idioma que publica diariamente la Fundéu BBVA.

Finalmente, se intenta que las elegidas sean de uso general en todo el ámbito hispanohablante y no solo en algunas zonas concretas.

Con esos criterios, el equipo de la Fundación ha elegido las doce candidatas de este año que son las siguientes:

• aporofobia
• aprendibilidad
• bitcóin
• destripe
• machoexplicación
• noticias falsas
• odiador
• soñadores
• superbacteria
• trans
• turismofobia
• uberización

El lenguaje en el tiempo

Por Fernando Ávila (El Tiempo)

Navidad; nombres de las festividades se escriben con mayúsculas

Se escriben con inicial mayúscula los nombres de festividades, Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, Reyes, y los de sus protagonistas, Niño Jesús, Virgen María, Papá Noel. También los de costumbres culturales tradicionales e institucionalizadas, como Día de las Velitas, Novena de Aguinaldos, Aguinaldo Boyacense, que son nombres propios.

Los antenombres, como san y santa, van en minúscula, san José, san Nicolás, santa Ana, santa Isabel.

Los catálogos de ofertas para la cena de Navidad y Año Nuevo, abundantes por estos días, anuncian sus productos en una mezcla de idiomas, roast beef, marshmallow, pie (inglés), espresso, spaghetti, lasagna (italiano), mousse, buffet, croissant (francés), todo lo cual se puede escribir en español, rosbif, masmelo, pai, exprés, espagueti, lasaña, espuma, bufé o bufet y cruasán, tal como están registrados en el Diccionario de la lengua española, DLE, edición del 2014, y en el Diccionario de americanismos, edición del 2010. 

En el campo de los licores también abundan los extranjerismos, como champagne, brandy, cognac, cocktail, rum and coke…, todos los cuales tienen su forma en español, champaña, brandi, coñac, coctel, cubalibre…

En el caso particular de whisky (inglés) la Academia la adaptó sin ningún éxito a la forma güisqui, que nunca salió del diccionario a las cartas de licores, ni mucho menos a las etiquetas de las botellas. Conscientes de ello, los académicos propusieron en la Ortografía del 2010 la forma wiski, que empieza ya a tener alguna acogida, al menos en diccionarios y ensayos lingüísticos.

Los catálogos de ofertas de ropa son también multilingües. Cada shopping mall y cada boutique presenta sus productos fashion en la forma más sofisticada posible: jean, stretch, sneakers, lycra, nylon, sweater, blazer…, nombres que tienen su adaptación correspondiente española registrada en el DLE, 2014, y en el Diccionario panhispánico de dudas, DPD, 2005, yin o bluyín, elástico, zapatillas, licra, nailon, suéter, bléiser… El shopping mall no es otra cosa que el ‘centro comercial’; la boutique (palabra francesa), la ‘tienda’, y fashion, la ‘ropa de moda’.

En cuando a la música de diciembre, rock and roll, reggaeton, blues… se escriben en nuestra lengua rocanrol, reguetón, blus. Los dos primeros aparecen en el DLE, 2014, y los dos últimos en el Diccionario de americanismos, 2010. 

Las palabras porro y vallenato tienen registro en el Diccionario de americanismos, 2010. La primera está definida como ‘canción popular que se canta al son del acordeón y acompaña el baile del vallenato’ y ‘baile popular típico de Valledupar’. La segunda, como ‘baile folclórico de la costa caribeña de Colombia, con influencia de la cultura negra, que se realiza por parejas’.

Los libros citados son los normativos de la lengua española, OLE, 2010; DLE, 2014; DPD, 2005, y Diccionario de americanismos, 2010.

FERNANDO ÁVILA
Experto en redacción y creación literaria@fernandoavila52

 

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA 

por Efraim Osorio López (La Patria)

 

eolo1056yahoo.com 

Bifurcarse, conectar, ferviente, auto-  

…los verbos son transitivos (piden complemento directo) o no lo son (no aceptan dicho complemento).  

‘Bifurcarse’ (“dividirse en dos ramales, brazos o puntas una cosa. Bifurcarse un ferrocarril…”) es un verbo ciento por ciento reflexivo, a saber, no es ni transitivo ni intransitivo. El experimentado escritor manizaleño Eduardo García Aguilar escribió: “Pero no fue así, y el camino bifurcó hacia el lado de los Jaramillo…” (LA PATRIA, 3/12/2017)De acuerdo con su naturaleza de pronominal y de su acepción, el verbo está mal empleado en esta frase, porque, si ‘se bifurcó’, quiere decir que el camino se convirtió en dos (el original y el que se dirigió “hacia el lado de los Jaramillo”). Por esto, me parece que el verbo adecuado en el cuento es ‘desviarse’, pronominal también en esta oración,  u otro que exprese la misma idea, a no ser que el camino original no hubiese desaparecido, caso en el cual debió expresarlo como él sabe hacerlo. Además, por regla general, los apellidos tienen plural, por lo cual debe decirse y escribirse ‘los Jaramillos’. La Academia de la Lengua exceptúa de esta norma los apellidos que representan una dinastía y, generalmente, los que terminan en ‘ese’ o ‘zeta’. *** 

En el mismo artículo, el señor García Aguilar escribió: “…y allí conectó con los tíos de luengas barbas…”. El verbo ‘conectar’ (“unir, enlazar, establecer relación, poner en comunicación”) es transitivo, pero, de acuerdo con la Academia de la Lengua, puede ser también pronominal (‘conectarse’), lo que no tiene discusión, e intransitivo (‘conectar con’). Según esto, la frase citada es correcta, con lo que no estoy de acuerdo, porque los verbos son transitivos (piden complemento directo) o no lo son (no aceptan dicho complemento). Que un verbo pueda ser transitivo o intransitivo me parece un absurdo, porque, si es transitivo, por su naturaleza, siempre pide el sujeto que realiza la acción, y, ¡cómo no!, la expresión de esta acción, por ejemplo, “Mateo conectó su celular al televisor”, frase en la que el sujeto, Mateo, ejecuta la acción de ‘conectar’Cuando la acción es ejecutada por el sujeto, pero este mismo la recibe, se  acude al reflejo ‘se’; verbigracia, “y allí se conectó con los tíos”, a saber, estableció una relación con ellos. Sucede lo mismo con el verbo ‘destacar’, que para la Academia puede ser transitivo o intransitivo, lo que, como expliqué, es incongruente. Por descontado, esto no es más que mi opinión. *** 

¿Podrá hablarse de un ‘crítico ferviente de algo’? Porque, generalmente, se emplea el adjetivo ‘ferviente’ para calificar algo positivo, verbigracia, “defensor ferviente de sus ideas’. Un acucioso lector se formula esa pregunta porque leyó la siguiente información: “Desde entonces (Michael Flynn) se convirtió en un ferviente crítico de las políticas de defensa e inteligencia de Obama” (LA PATRIA, Mundo, 2/12/2017). Según su definición (“fervoroso, entusiasta o ardoroso ejecutante de alguna cosa”) y sus muchos sinónimos (‘apasionado, fogoso, furibundo, fanático, ardoroso, arrebatado…’), en la frase de marras está bien empleado. En resumen, no siempre ese adjetivo significa ‘piadoso’ o ‘fervoroso’. *** 

El prefijo ‘auto-’, que proviene del griego, significa ‘el mismo, por sí mismo’, y se presta para la formación de innumerables palabras castizas. Pero también su abuso contribuye a la construcción de palabras o frases risibles, como ésta que asienta el señor Manuel Seco: “El trigo se autofecunda a sí mismo”, o redundantes, como lo expone muy bien la profesora Edith Angélica Bustos C.: “En cuanto al prefijo auto,me encuentro con estas expresiones: “…se autoproclamó presidente de la República.”  “…se autohirió mortalmente” y muchas más por el estilo donde sobra el prefijo auto”. (27/11/2017). La explicación es la misma que expuse en mi columna anterior, en la que me referí al reflexivo ‘se’, pronombre que cumple a cabalidad, él solo, su oficio. El prefijo ‘auto-’ se emplea para formar sustantivos (‘automóvil, autosuficiencia’), adjetivos (‘autónomo, automático’) y verbos en infinitivo (‘autoflagelarse’); debe usarse siempre pegado al nombre correspondiente, pero nunca con inflexiones verbales en las que se expresa el sujeto del verbo, como en las frases criticadas por la profesora.  

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page