Al instante

Martes de la luenga lengua: “Timochenko” perdonó a los que se dejaron asesinar, violar….

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen udep.edu.pe

Quisquillas de alguna importancia

Por Efraim Osorio (La Patria, de Manizales)

Quienes afirman -periodistas de televisión, de radio y de otros medios de comunicación- que Timochenko ‘pidió perdón’ están equivocados, o ‘no ven siete sobre un asno’. Éstas, sus palabras: “…ofrezco sinceramente perdón a todas las víctimas…” (Discurso, 26/9/2016). (El Tiempo, al citarlo, sustituyó ‘ofrezco’ por ‘pido’. ¿Por qué?). Conscientemente o no, lo que expresó el guerrillero fue lo siguiente: “Estoy dispuesto a perdonar a todos aquellos que se dejaron asesinar, violar, lisiar, mutilar, secuestrar, extorsionar y despojar de sus tierras por nosotros”. El perdón, verdad de Perogrullo, lo ‘ofrecen’ y conceden los ofendidos o quien, delegado por ellos, tenga el poder de hacerlo. Es improbable que el verbo ‘ofrezco’ se le haya ‘colado inadvertidamente’ a quien redactó ese discurso, si no fue el mismo ‘orador’ quien lo hizo.
* * *
Según el redactor de ‘Supimos que’, el ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, estuvo en Salamina años atrás esparciendo su semilla. Es la única explicación que se le puede dar a la siguiente información: “El ministro Villegas arrancó diciendo que se sentía como en casa por su descendencia salamineña” (LA PATRIA, 23/9/2016). Y es la única explicación, digo, porque la ‘descendencia’ la componen solamente los hijos, los nietos, los bisnietos, los tataranietos, los choznos y… ‘Descendencia’, si esto no ha cambiado, es el “conjunto de hijos, nietos y demás generaciones sucesivas en línea recta descendente”. Evidentemente, el redactor no quiso decir esto, sino que aludía a alguno de los padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos, tíos… del señor ministro, porque ‘ascendencia’ es el “el conjunto o serie de personas de las que alguien desciende”. ¡Lo fácil que es abrir un diccionario!
* * *
‘Narrativa’. Un amigo, profesor que fue de literatura, me dijo que ya estaba saturado de la ‘narrativa’, es decir, que ya había leído su cuota -y mucho más- de novelas, novelas cortas y cuentos. Y esto lo entiendo. Lo que no comprendo es la acepción que al término le dan escritores actuales. Verbigracia, qué significa la palabreja en estos textos: “Destruir las narrativas con que todos justificaron la sevicia” (El Tiempo, Álvaro Sierra Restrepo, 23/9/2016). “¿Cómo construir una narrativa de esperanzas ante tanta tragedia?” (Ibídem, Eduardo Posada Carbó). ¿Significa, en el primero, ‘excusas’? Entonces, ¿por qué no lo expresan así? ¿O con sus sinónimos, ‘pretextos, razones, evasivas’? ¿Y en el segundo, ‘bloque, cuerpo’? No sé, pero estos dos términos son más apropiados en esas frases que ‘narrativa’. Las definiciones que presenta en la última edición de su diccionario (vigesimotercera) la Academia de la Lengua son las siguientes: “2. Género literario constituido por la novela, la novela corta y el cuento. // 3. Narración (acción de narrar). // 4. Habilidad o destreza en narrar o en contar algo. (Fulano) tiene gran narrativa”. Y el adjetivo, ‘narrativo-a’ (perteneciente a la narración). Nada más.
* * *
‘Miente’ (él) es la tercera persona de singular del presente de indicativo de ‘mentir’. Esto lo sabemos usted y yo. Lo que quizás no sepamos es que ‘mientes’, además de ser la segunda persona del mismo tiempo del mismo verbo, es el plural de ‘miente’ (‘pensamiento, voluntad’), término usado exclusivamente en algunas locuciones. De ‘mientes’ afirmaba don Sebastián de Covarrubias: “Vocablo castellano antiguo que vale advertimiento, como parar mientes”. Y esto lo escribió a comienzos del siglo XVII, en su “Tesoro de la lengua castellana” -prácticamente, el primer diccionario de nuestro idioma-, y cuando don Quijote y Sancho Panza empezaban apenas a cabalgar en busca del ‘sueño imposible’. Los diccionarios asientan los dichos (locuciones) que con ‘mientes’ se han usado: ‘Caer algo en mientes’ o ‘en las mientes’ (venir algo a la imaginación, hacerse presente en el pensamiento); ‘pasársele o venírsele a alguien algo por las mientes’ (ocurrírsele, pensar en ello); ‘traer algo a las mientes’ (recordarlo), y ‘meter mientes’, locución anticuada por ‘parar o poner mientes en algo’ (advertirlo, considerarlo, meditar y recapacitar sobre ello con particular cuidado y atención). Esta última -la más usada hoy en día- es la apropiada en la siguiente frase de don Luis Prieto Ocampo, sin la preposición ‘en’: “Sin parar en mientes en la gravedad de sus crímenes…” (LA PATRIA, 23/9/2016). “Sin parar mientes en…”, vale decir, “sin advertir la gravedad de sus crímenes, sin considerarlos, sin recapacitar cuidadosamente sobre ellos”. ¿A quiénes se refería el columnista? Adivine, adivinador

Taller del Idioma, Siglas Mantener oculto
Abel Méndez En el Diario del Otún

SIGLAS. «Mantener oculto el texto del acuerdo alcanzado con las farc en La Habana…». El Diario del Otún.
La simpatía o antipatía que un grupo humano nos inspira no debe ir contra nuestra ortografía. Para bien o para mal la sigla del movimiento llamado Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia es FARC y no farc. El error no es ocasional porque aparece a lo largo del escrito.

EL SI y EL NO. Después de este plebiscito me queda una duda que debo resolver antes del próximo, si me toca: De dónde sacarían la mayoría de columnistas y periodistas que los sustantivos «sí» y «no» son nombres propios o por qué otra razón merecen la mayúscula.
GALICISMO. «Para los colombianos el próximo 2 de octubre será seguramente una batalla a ganar, el desquite de tantas batallas perdidas y el comienzo de una nueva historia». El Turbión.
La expresión «a ganar» es galicada. Lo mejor es «una batalla que se debe ganar». Pueda ser que cuando estemos leyendo esta columna el martes, Colombia haya ganado.

LOS TIQUES. «El estrés es detonante de tics nerviosos, afirma neurólogo».
Aunque la Gramática 2009 me dice en su numeral 3.4k que el plural de «tic» es «tics» y no me da espacio para más yo uso el plural «tiques» que me parece más español que el frío «tics». No los estoy incitando a la desobediencia, ustedes pueden tranquilamente tener sus tics, mientras yo tengo mis tiques. Pero veamos por qué mi desobediencia. En el mismo numeral la gramática dice que el plural de «frac» es «fracs» y tampoco da campo de juego para que yo tenga en mi vestidor algunos fraques. Ese campo de juego me lo da el Diccionario porque trae la palabra «fraque» con el mismo valor de «frac»; por supuesto que su plural es «fraques» y aunque el «tic» no tenga su «tique» nadie me puede reprochar porque por donde pasa uno, pasan dos. Además existe la palabra «tique» con su plural «tiques», aunque con significados diferentes.

UNA PEQUEÑA MISCELÁNEA. «Reflexiones como la que el Dr. Guillermo Valencia Montoya, Psicólogo Clínico, profesor del Departamento de Medicina Comunitaria de la UPT». Diario del Otún.

1. Una abreviatura es necesaria cuando el espacio es restringido cosa que no ocurre en una columna periodística. El autor debió escribir «… el doctor Guillermo Valencia Montoya…».
2. Los títulos universitarios no son nombres propios y van con minúscula: «… psicólogo clínico…».
3. La sigla de la Universidad Tecnológica de Pereira es UTP y no UPT.
SÍ y NO. Qué pena reiterar sobre lo mismo, pero pueda ser que en las noticias y comentarios de la semana recuerden que el sí y el no no son nombres propios y no necesitan mayúscula y al ser palabras que figuran en el diccionario no necesitan comillas.
taller95@yahoo.com
PLEBISCITO Y REFERÉNDUM
Fundéu BBVA

Con motivo de la celebración del plebiscito sobre el acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC, se ofrecen las siguientes claves de redacción.
1. Plebiscito y referéndum (o referendo)

En el lenguaje general, los términos plebiscito y referéndum o referendo tienen significados a menudo intercambiables. Así, conforme al Diccionario académico un plebiscito es una ‘consulta que los poderes públicos someten al voto popular directo para que apruebe o rechace una determinada propuesta sobre una cuestión política o legal’, mientras que un referéndum es el ‘procedimiento por el que se someten al voto popular leyes o decisiones políticas con carácter decisorio o consultivo’.

No obstante, en algunos países como Colombia las leyes establecen diferencias entre los dos procedimientos, de modo que los plebiscitos sirven para someter a votación decisiones del Gobierno, en tanto que los referendos se hacen para ratificar o rechazar leyes.

Así pues, en este caso se trata de un plebiscito, no de un referéndum.

2. Plebiscitario y posplebiscitario

El adjetivo adecuado para aludir a lo ‘perteneciente o relativo al plebiscito’ es plebiscitario. Para referirse al periodo que sigue a la consulta lo recomendable es emplear la palabra posplebiscitario (en una palabra y sin t), aunque también se considera válida la forma postplebiscitario. Se desaconsejan, en cambio, post-plebiscitario ypos referéndum.

3. Sí y no, sin cursivas

Los sustantivos sí y no no necesitan resaltarse ni en cursiva ni con comillas en oraciones como «En el referéndum triunfó el sí». En el caso de sí, se recuerda que al utilizarse como sustantivo se escribe con tilde diacrítica.

4. Síes y noes, plurales adecuados

El plural del sustantivo sí es síes, y el de no, noes: «Los sondeos muestran un porcentaje de síes y noes cercano al 40 %». No son adecuados los plurales sís y nos, que se ven empleados con frecuencia en los medios de comunicación.

5. Escrutinio, cómputo, recuento…

Para referirse al ‘reconocimiento y cómputo de votos’ en una consulta de este tipo pueden emplearse los términosescrutinio, cómputo, conteo y recuento, pero no cuenteo.

Ir a la barra de herramientas